17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tanto el diestro como su joven novia almeriense han tomado la decisión de cerrar sus cuentas de Instagram después de exhibirse de una manera llamativa

Un año del triángulo amoroso Ana Soria, Enrique Ponce y Paloma Cuevas: Lejos de las redes y sin firmar el divorcio

Ana Soria y Enrique Ponce.
Ana Soria y Enrique Ponce. / Instagram
Hace un año, Enrique Ponce y Paloma Cuevas sorprendieron a todo el país anunciado su ruptura matrimonial, después de un cuarto de siglo de unión y dos hijas en común. Por si fuera poco, el diestro inició una relación con una mujer mucho más joven que él, Ana Soria. Estudiante de derecho con la que inició un romance que les llevó a las portadas de las revistas del corazón y que ellos se encargaron de hacer pública en redes. Algo que hoy, 12 meses después, ha cambiado.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas formaban una de esas parejas aparentemente indivisibles. De esas que, aparentemente perfectas, sonreían desde las páginas del ¡Hola!. Sin embargo, a inicios del verano de 2020 la pareja sorprendía a todos anunciando su separación. Por si fuera poco, había una tercera persona: una mujer mucho más joven que el diestro, Ana Soria, una veinteañera almeriense estudiante de derecho. 

La historia impactó y el triángulo Ponce-Cuevas-Soria se convirtió en la noticia más interesante en la España post-confinada. El torero se convirtió en un personaje perseguido por la prensa día y noche. Un interés mediático que tanto él como Ana Soria retroalimentaban en las redes sociales donde llegaron a tener un nivel de exposición que no gustaba nada en los círculos taurinos, a pesar de cerrar Ponce la temporada, la más extraña de la historia desde la Guerra Civil, estando en el número uno del escalafón y siendo el que más corridas ha toreado. 

Sin embargo, un año después parece que la cosa va por otros derroteros. Por un lado, tanto Ponce como Anita han cerrado sus cuentas de Instagram y han decidido poner un freno a tanto exhibicionismo que, según algunas fuentes, molestaba especialmente a las hijas del torero con Paloma Cuevas. 

Por otro lado, el mundo del toro, siempre tan estricto con sus ritos, y a pesar de los éxitos en el albero del diestro valenciano, no veía con buenos ojos tanto exhibicionismo ni que Ponce  protagonizara escenas como escribir las iniciales de Ana en la arena de distintas plazas. Aunque Ponce siempre gustó de extravagancias como hacer el paseíllo con la banda sonora de La Misión

Enrique Ponce y Paloma Cuevas. 

Prueba de cómo sentó la llegada de Ana Soria a la vida de Enrique Ponce en el mundo taurino fue el hecho de que un portal muy influyente entre los seguidores de la llamada fiesta nacional llegara a insinuar una posible reconciliación entre Ponce y Cuevas. En el texto se describía la relación entre el diestro y la joven almeriense estudiante de derecho como una especie de arrebato puntual de Ponce. Unos rumores de vuelta que la propia Paloma Cuevas no tardó en desmentir. 

Un divorcio sin firmar

Un año después de conocerse el romance que tantos comentarios ha generado, lo cierto es que, a nivel legal, Paloma Cuevas y Enrique Ponce siguen casados ya que el diestro no ha firmado el divorcio de común acuerdo del que tanto se habló cuando se anunció la separación. 

¿A qué se debe tanto retraso? Durante meses, desde el entorno del torero, se han apuntado teorías un tanto peregrinas. Que Ponce quería esperar el fin de la temporada taurina o que el todavía matrimonio había consensuado esperar al fin del año fiscal. 

Nada más lejos de la realidad. Según fuentes consultadas por Elcierredigital.com, Ponce estaría mediatizado por la familia de su novia, muy vinculada al mundo del derecho y que le habría recomendado no firmar un divorcio que interpretarían como demasiado ventajoso para Paloma Cuevas.  

Enrique Ponce. 

Lo cierto es que los tres vértices de este triángulo han decidido no decir ni pío sobre su futuro y cuándo se formalizará el divorcio. Ana Soria se prepara para hacer sus prácticas de derecho en el despacho de su padrino, Baltasar Garzón. Ponce se centra en su exitosa trayectoria taurina y Paloma Cuevas, fiel a su estilo, no ha concedido la esperada entrevista sobre el fin de su matrimonio. La hija de Victoriano Valencia sólo ha realizado unos pocos trabajos publicitarios y alguna portada compartida con otras socialités. Tampoco quiso entrar al trapo del rumor que aseguraba que había rehecho su vida con el doctor Ángel Villamor, conocido por haber intervenido quirúrgicamente al Rey Juan Carlos I.  Un silencio medido, el de Paloma, al que ahora se suman su ex y la joven Ana Soria. 

COMPARTIR: