04 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La hermana mayor de Juan Carlos I vivió su infancia y adolescencia en el exilio y es madre de cinco hijos, fruto de su matrimonio con Luis Gómez-Acebo

La Infanta Pilar ingresada de nuevo por neumonía: Así es la vida de la tía deportista y con más genio de Felipe VI

Pilar de Borbón.
Pilar de Borbón.
Pilar de Borbón sigue ingresada desde el domingo cinco de enero en el Hospital Ruber de Madrid. La Duquesa de Badajoz, de 83 años, sufre un cáncer de colon, que la llevó a pasar por el quirófano el pasado mes de febrero y a someterse a un tratamiento de quimioterapia. Sin embargo, fuentes cercanas a la familia han confesado que se trata de una bronquitis la afección que ha llevado de nuevo a la infanta Pilar a ser atendida por los profesionales médicos.

La Infanta Pilar de Borbón, hermana mayor del Rey Emérito Juan Carlos I, está ingresada en una clínica de Madrid desde este domingo. La Duquesa de Badajoz, de 83 años, sufre un cáncer de colon, que la llevó a pasar por el quirófano el pasado mes de febrero y a someterse a un tratamiento de quimioterapia. Sin embargo, fuentes cercanas a la familia han confesado a Informalia que se trata de una bronquitis la afección que ha llevado de nuevo a la infanta Pilar a ser atendida por los profesionales médicos.

Pilar de Borbón ingresó en la noche del domingo 5 de enero en el Hospital Ruber Internacional, en el mismo centro sanitario en el que fue intervenida. Por el momento, el hospital no ha facilitado información del estado de salud de la tía de Felipe VI.

Pilar de Borbón y Don Juan en su puesta de largo. 

La última vez que se vio en público a la Infanta Pilar fue durante la inauguración del tradicional rastrillo Nuevo Futuro el pasado mes de diciembre donde aseguró que se encontraba “divinamente” a pesar de que se la veía muy desmejoraba físicamente.

El pasado mes de septiembre volvió a estar ingresada varios días en una clínica de Mallorca debido a una bajada de defensas, pero a los pocos días recibió el alta, aunque su imagen saliendo del centro en silla de ruedas puso de relieve su bajón físico.

Boda de la Infanta Pilar y Luis Gómez Acebo en 1967. 

Doña Pilar se ha mantenido fiel a su costumbre de intentar pasar lo más desapercibida posible. Vino al mundo el 30 de julio de 1936 en Cannes (Francia) en pleno exilio de la Familia Real y, apenas unos días después de que estallara la Guerra Civil en España. Sus primeros años estuvieron marcados por el continuo cambio de residencia en distintos países y por el enfrentamiento de su padre, Juan de Borbón, Rey en el exilio, con la dictadura de Francisco Franco.

En su adolescencia destacaba por su afición a los deportes, que nunca perdió, y por ser cómplice de las travesuras de su hermano Juanito. Don Juan siempre criticó que su hija se comportara como un “chicazo” y no mostrara interés por los hombres cuando entró en edad casadera.

En 1954, su padre la enroló en el famoso crucero Agamenón en Grecia organizado por la Reina Federica para que los jóvenes cachorros de la realeza europea se conocieran y surgiera algún compromiso entre ellos, a la vez que se promocionaba el turismo en el país. Sin embargo, Pilar no quería ni bailar con los chicos ni flirtear con ellos. En ese viaje se pintó los labios por primera vez obligada por su padre.

Pilar de Borbón con Letizia Ortiz. 

El primer intento importante para que se casara fue intentando que surgiera el flechazo con el Rey Balduino de Bélgica. “La Infanta estará dispuesta al sacrificio, como las bien educadas” explicó el Conde de Barcelona. “Llévate a la amiga más fea que tengas” le aconsejó su abuela la Reina Victoria Eugenia. Haciéndola caso se hizo acompañar por Fabiola de Mora y Aragón. Que enamoró a Balduino.

En los años cincuenta comenzó a estudiar enfermería y puericultura en Portugal y tras el accidente de la estación Cais do Sodré se centró durante días en atender a los heridos y sus familiares lo que le hizo muy popular entre el pueblo luso y le hizo ser galardonada por el dictador Salazar.

En 1967 se casó en el Monasterio de los Jerónimo de Lisboa con Luis Gómez Acebo, Duque de Estrada. La boda se convirtió en un acto de adhesión a la figura de don Juan. Tras el enlace se trasladó a vivir a Madrid, donde llevó una vida discreta, criando a sus cinco hijos.

Durante los años del reinado de su hermano vivió alejada de la vida oficial, manteniendo una relación cortés pero tensa con su cuñada doña Sofía. Sin embargo, no se libró de polémicas por las relaciones profesionales de su marido con el Barón Thyssen y, sobre todo, con el Banesto de Mario Conde.

Con su amiga Tita Cervera. 

El deporte siempre fue su gran afición fuera de la vida familiar, llegando a ser presidenta de la Federación Ecuestre Internacional (1994-2005) y miembro del Comité Olímpico Español e Internacional.

Conocida por su trato, en ocasiones, despectivo con los medios de comunicación, la Infanta Pilar nunca ha querido pronunciarse sobre los temas y escándalos que en los últimos años han marcado la Casa Real.

COMPARTIR: