11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

En esta posesión del Duque del Arco situada en El Pardo, cerca de Zarzuela, celebraba sus audiencias el Rey Emérito cuando era príncipe

El palacio de La Quinta se baraja para el 'exilio' de Juan Carlos I, mientras Corinna volverá a España como imputada

La Quinta del Duque.
La Quinta del Duque.
El primer fin de semana de agosto podría ser la fecha elegida por Zarzuela para dar la noticia de que el Rey Emérito Juan Carlos I traslada su residencia habitual a la Quinta del Duque, en El Pardo, según las últimas especulaciones. Mientras tanto, un juez de la Audiencia Nacional acaba de imputar a Corinna Larsen en la pieza Carol de la causa Tándem que se sigue contra el comisario Villarejo, a consecuencia de lo que la examiga del Emérito tendrá que acudir a declarar a España en septiembre.

El futuro de Juan Carlos I sigue en el aire. El periodista Fernando Rayón, conocedor de la Casa Real, fue el primero en apuntar cuál podría ser el destino que se está barajando para ‘sacar’ al Rey Emérito de Zarzuela: la Quinta del Duque muy cerca de la residencia oficial de los Reyes de España.

Sin embargo, la tensión que en las últimas semanas era inaguantable por el goteo de informaciones parece haberse relajado. Moncloa ya no ve necesario que el anuncio de las medidas a tomar por Felipe VI necesite ser inminente y, desde Zarzuela no dan pistas de cuándo podría anunciarse.

El primer fin de semana de agosto, tradicionalmente de poca intensidad informativa y que coincide con el inicio de las vacaciones de verano de gran parte de los españoles, podría ser la fecha escogida para el anuncio intento que el impacto noticiable sea menor como sucedió con la renuncia del Rey a la herencia de su padre, algo que se anunció con el inicio del Estado de Alarma por el coronavirus.

La Quinta del Duque del Arco, conocida simplemente como la Quinta de El Pardo, y está ubicada en el sudeste del monte de El Pardo y reconocido por sus jardines de estilo francés. La Quinta fue construida en 1717 sobre la finca denominada Valrodrigo por Alonso Manrique de Lara y Silva, Duque del Arco, y hombre de confianza de Felipe V, el primer Borbón que reinó en España.

Jardines de La Quinta.

El Duque encargó la construcción al arquitecto Juan Gómez de Mora. Los jardines, de influencia francesa en su origen incorporaron años más tarde elementos italianos que se achacan a Francisco Sabatini, pero nunca se ha sabido con certeza. De hecho, también se adjudica la autoría al francés Claude Truchet.

A la muerte del Duque en 1737, su viuda donó la Quinta a Felipe V que al incluyó en sus reales lugares. Ese momento la finca tenía poco más de 50 hectáreas de terreno. Los Reyes encargaron reformas en el lugar llevadas a cabo por los arquitectos Juan Ruiz de Medrano, Manuel López Corona y Manuel de Molina.

En la Quinta encontramos en la actualidad dos edificaciones importantes: el Palacio y enfrente la Casa de Oficios. En medio hay plaza. Al jardín se accede por la parte de atrás. En el jardín encontramos cuatro terrazas.

Durante siglos la Quinta perteneció al Patrimonio de la Corona. Sin embargo, en 1931, con la llegada de la II República todas estas propiedades pasaron a formar parte del Patrimonio de la República, origen del actual Patrimonio Nacional. El Palacio de la Quinta era visitado habitualmente por Fernando VII e Isabel II. En el siglo XX, quien más partido le sacó fue el Príncipe de Asturias Alfonso, el hijo mayor de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, que aquejado de leucemia prefería vivir allí rodeado de gallinas y otros animales y sin mucha participación en la vida de la Corte.

Durante la Guerra Civil el palacio quedó especialmente dañado y, al acabar la contienda, Franco lo reconstruyó y lo cedió a la Sección Femenina de la Falange que dirigía Pilar Primo de Rivera. La Quinta se dedicó entonces que los distintos grupos de la Sección Femenina ensayaran bailes y canciones folclóricas, los famosos Coros y Danzas que la poderosa hermana de José Antonio Primo de Rivera tanto fomentaba.

Cuando los Príncipes de España, el título que Franco creó para Juan Carlos y Sofía, se instalaron en la Zarzuela, en alguna ocasión visitaron, invitados por Pilar Primo de Rivera la Quinta. En 1974 cuando Juan Carlos sustituyó a Franco de forma interina en la Jefatura del Estado por la flebitis que apartó el dictador del poder, utilizó la Quinta para las audiencias. Un lugar al que ahora puede volver para ser su residencia definitiva. 

Corinna volverá a España como imputada

Este mismo lunes se ha conocido un auto del juez Manuel García Castellón en sobre la causa Tándem que investiga las actividades del excomisario Villarejo y en concreto referido la pieza "Carol", en la Audiencia Nacional.

El juez explica que con posterioridad al auto de sobreseimiento de 7 de septiembre de 2018 el juzgado ha recibido diversos oficios policiales en los que se han analizado el material intervenido en los domicilios de los investigados en esta pieza y la solicitud de cooperación judicial remitida por la Fiscalía suiza en relación con estos hechos, por los que el Ministerio Público de aquel país interesaba la colaboración del Juzgado de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional por la conexión entre los hechos de ambas investigaciones.

En concreto, la reapertura se dirige para esclarecer la posible existencia de un encargo por parte de la señora Corinna Larsen al señor Villarejo, encargo que vendría referido a la obtención en España de unos datos correspondientes a una persona de nacionalidad española, así como recabar todas las circunstancias que pudieron rodear este hecho, “sin perjuicio de que ello nos pueda llevar a otros tipos de infracciones”. 

  Corinna Larsen.

El instructor detalla una de las conversiones mantenidas entre Villarejo y Corinna Larsen en la que ésta le expone al comisario sus inquietudes respecto a una asistente personal española que pudiera estar filtrando información sobre su vida privada. Villarejo le vendió sus servicios explicando que tenía "los mejores especialistas del mundo". En ese sentido, el juez considera que debe esclarecerse si el encargo llegó a materializarse y si se abonó cantidad por ello, lo que podría constituir delitos de cohecho activo y pasivo en los que podrían haber intervenido los investigados por los delitos cometidos en España.

Dado que el juez y el Ministerio Público han mantenido una discrepancia sobre la conexión entre los hechos investigados en Suiza y España, el magistrado acuerda dar traslado al Ministerio Público a fin de que informe sobre la posible existencia de conexión delictiva, así como sobre la competencia de la jurisdicción española para el conocimientos de los hechos. 

El magistrado argumenta en su escrito que los hechos analizados pueden acreditar la existencia de una posible actuación concertada dirigida por un funcionario público en activo, Villarrejo, que se lucra recibiendo importante cantidades para la ejecución de diferentes encargos, para los que se valía de su condición de policía.

En el marco de esta actuación criminal, añade García Castellón, “pudiera haber se producido algún tipo de encomienda por parte de Corina Larsen a José Manuel Villarejo, para que, a través de las sociedades que integraban el llamado Grupo Cenyt, procediera a la obtención ilícita de determinada información”.

El juez recuerda que la investigación que dio lugar a la presente pieza separada arranca del hallazgo de unos archivos, de los que se desprenden diferentes y variados hechos que revisten la apariencia de infracción penal. El magistrado hace referencia al registro por parte de Villarejo de una conversación de índole privada en un domicilio particular y añade que se desconoce si los intervinientes en la misma eran conscientes de que estaban siendo grabados. Del contenido de tales conversaciones parecen inferirse, explica el juez, una serie de infracciones penales del relato expuesto por Corinna en los audios. El magistrado cita a Villarejo y Redondo el día 7 de septiembre a las 10 horas y al día siguiente, 8 de septiembre, a la misma hora a Corina Larsen y a Villalonga.

COMPARTIR: