15 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Gobierno también pretende hacer desaparecer 36 tíutlos nobiliarios concedidos entre 1948 y 1977, incluido el de Duquesa de Franco

Pedro Sánchez sigue su lucha contra la familia Franco: anuncia cerrar temporalmente el Valle de los Caídos por actos fascistas

Valle de los Caídos
Valle de los Caídos
La guerra entre Pedro Sánchez y la familia Franco parece decantarse por el momento a favor de los descendientes del dictador. Aunque hace una año prometió sacar el cuerpo de Franco del Valle de los Caídos esto aún no se ha conseguido y el Tribunal Supremo lo ha dejado en stand by. Ahora, el Gobierno anuncia un Proyecto de Ley para evitar los exaltamientos franquistas y prohibir los títulos nobiliarios que hagan alusión a la dictadura, teniendo como objetivo el Ducado de Franco.

Hace un año Pedro Sánchez prometió que en menos de un mes los restos mortales del dictador Francisco Franco saldrían de la cripta de la basílica del Valle de los Caídos. Sin embargo, 12 meses después el cuerpo del Caudillo sigue en su sitio.

Este año de Gobierno de Sánchez ha estado marcado por una guerra sin cuartel contra los descendientes del dictador que ahora se dirime en varios en campos de batalla. El rédito electoral de esto no ha pasado desapercibido. Hasta Unidas Podemos en su enfriamiento con Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha visto un interés electoralista en esto.

Lo último en esta guerra contra los nietos de Francisco Franco es el proyecto de reforma de la Ley de Memoria Histórica de 2007. Este nuevo proyecto propone un cambio de nombre de la Ley que sería de Memoria Histórica y Democrática y que pretende endurecer las penas.

Carmen Martínez-Bordiú, II Duquesa de Franco. 

Esta Ley en su artículo 16, anuncia sanciones a "locales o establecimientos públicos donde se realicen actos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración [...] del dictador Francisco Franco". Entre las sanciones que se anuncian están el “cierre temporal” de los citados lugares en un período entre seis meses y dos años. Esto afectaría al Valle de los Caídos donde habitualmente, y en especial los 20 de noviembre, se celebran actos religiosos para homenajear la figura de Francisco Franco. Según el partido del Gobierno, el objetivo de esta Ley es “desterrar definitivamente de nuestra sociedad el franquismo”.

El otro campo de batalla actual contra los Franco son los títulos nobiliarios en especial el de Duquesa de Franco que ya puede ser usado por Carmen Martínez-Bordiú, la nieta mayor del dictador. El Gobierno hará una reforma legal para suprimir los títulos nobiliarios que pongan en valor la dictadura. Entre estos títulos está el Ducado de Franco que actualmente se encuentra en posesión de Carmen Martínez-Bordiú.

En esta lista se incluirán "títulos nobiliarios concedidos entre 1948 y 1977, así como de concesión posterior, que representen la exaltación de la Guerra Civil y Dictadura, y se procederá a su supresión".

Más de 30 títulos nobiliarios vigentes se verán afectados como los de la condesa del Jarama, marqués de Dávila, duque de Calvo Sotelo o conde del Alcázar de Toledo. No se ha conocido mucho sobre esta futura ley porque el PSOE está cuidando esta proposición para incluir el Ducado de Franco por las circunstancias peculiares de este título. Fue concedido por Juan Carlos I, mediante un decreto el 26 de noviembre de 1975, y no por Franco. El título se le dio a la hija del dictador, Carmen Franco Polo. En la iniciativa socialista cabe la posibilidad de suprimir los títulos concedidos por el dictador y engloba el periodo hasta 1977, dos años después de la muerte de Franco y de la proclamación del Rey Emérito. Dos características que hacen que el Ducado de Franco entre dentro de la lista.

El problema con el polémico título de Duquesa de Franco es que éste, al igual que el Señoría de Meirás, fueron concedidos por el Rey Juan Carlos I y no por el dictador. Felipe VI ya ha firmado la transmisión del título a Carmen Martínez-Bordiú y la nueva decisión de Sánchez puede suponer un enfrentamiento con la Casa Real. Un problema que Pedro Sánchez no se puede permitir, pero, nunca se sabe en su loca carrera contra los Franco.

COMPARTIR: