28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La ex del Duque de Feria fue una modelo de éxito internacional, musa de Valentino y Óscar de la Renta y la primera española en rodar con Woody Allen

Todo sobre Naty Abascal: Así es la madre de Luis Medina, protagonista del escándalo del 'Caso Mascarillas'

Luis Medina y su madre, Naty Abascal.
Luis Medina y su madre, Naty Abascal.
Naty Abascal vuelve a la actualidad a través de su hijo pequeño Luis Medina, en el ojo del huracán tras ser imputado por tres delitos supuestamente cometidos al actuar de intermediario en la venta de mascarillas al Ayuntamiento de Madrid en los primeros meses de la pandemia del coronavirus. Naty Abascal a fue una modelo de éxito internacional, musa de Valentino y Óscar de la Rente y la primera española en rodar con Woody Allen.

Luis Medina Abascal se ha convertido en protagonista de la actualidad social y política por su imputación en el cobro de comisiones en la venta de mascarillas al Ayuntamiento de Madrid durante los primeros meses de la pandemia. Luis es el más joven de los dos hijos de Naty Abascal, considerada todo un icono de elegancia en nuestro país. 

Gracias a su madre, el empresario entró en el mundo de la moda pero la relación entre ellos no siempre fue cercana. Vivieron unos años de lejanía tras el suicidio de su padre, el Duque de Feria. Dicen que a la exmodelo no le ha sentado nada bien el escándalo de su hijo. Pero ¿Quién es realmente Naty Abascal? 

Natividad Abascal Romero-Toro nació en Sevilla el 1 de abril de 1943 y se la puede considerar la primera top-model española. Hasta su llegada, en nuestro país no existía la profesión de modelo. Se las llamaba maniquíes y desfilaban en los talleres de los modistos para lucir sus creaciones ante las posibles clientas. Naty era hija de un importante abogado y su madre fue la primera mujer en abrir una boutique en Sevilla. 

En octubre de 1961 ocupó la portada de la revista Semana en su serie Bellezas españolas que anteriormente habían ocupado mujeres famosas como la Duquesa de Alba o Sara Montiel. Esta aparición hizo que fotógrafos y modistos se fijaran en la joven sevillana. Uno de ellos fue Elio Berhayer, que la convirtió en una de sus musas. El modisto tomó la decisión de contratarla a ella y a su hermana gemela, Ana María, para que luciesen sus modelos en el pabellón de España en la Exposición Universal que en 1964 tuvo lugar en Nueva York. El franquismo utilizó esta evento para dar una idea modernidad y vanguardia de nuestro país. 

Naty ocupando la portada de 'Harper's Bazaar'. 

Durante este evento se fija en ella el fotógrafo Richard Avedon, que decide convertir a Naty en protagonista de un reportaje fotográfico guionizado titulado El brillo de España que apareció en la portada del Harper's Bazaar en enero de 1965. En él, Naty visitaba los lugares más turísticos de España desde Ibiza hasta Madrid o Barcelona. Este reportaje le abrió las puertas de la industria de la moda neoyorkina. 

En mayo ya ocupaba por sí misma la portada de la misma publicación. Naty vive intensamente esos años en Nueva York. Una época en que el mundo del arte vive una revolución, con pintores como Andy Warhol o grupos musicales como The Velvet Underground. También la moda se ve influida por esta revolución cultural y Óscar de la Renta es uno de los revolucionarios del sector. 

Naty se convertirá en la musa del diseñador dominicano que, en mayo de 1966, presentó su colección en pleno Central Park, bajo una fiesta inspirada en la Feria de Abril de Sevilla, donde no faltó Naty vestida de flamenca e, inevitablemente, montada en calesa. En esos momentos, la española ya se miraba de tú a tú con Twiggy y Marisa Berenson, las modelos más famosas del mundo. 

Tras conquistar Nueva York, Naty pretende dar un paso más en su carrera y se plantea dar el salto al cine. Como evento promocional, en julio de 1971, posó para Playboy. Obviamente, la revista estaba prohibida en España pero años después se vendieron los números antiguos en nuestro país, cuando Naty ya se había convertido en aristócrata. 

El texto que acompañaba a sus fotos desnudas lo firmaba Woody Allen, que escogió a la española para protagonizar su segunda película como director, Bananas (1971). Naty fue así la primera española en rodar con el neoyorkino y no Penélope Cruz como se ha dicho en numerosas ocasiones.

No fue el único trabajo audiovisual de Naty en los primeros setenta. En 1974 es contratada por la farmacéutica Bayer para protagonizar, junto a Salvador Dalí, un spot para promocionar Alka-Seltzer en Estados Unidos. En el anuncio, el pintor de Cadaqués utilizaba el cuerpo de Naty como lienzo para, al final, colocar la famosa píldora en el ombligo de la Sevillana. El comercial fue retirado de las pantallas americanas por la protesta de una espectadora de Ohio que aseguró que era demasiado violento. 

En esos años de éxito, Naty se casó por primera vez. Fue con el escocés Murray Livingstone Smith. Un matrimonio del que se desconocen muchos datos. La propia Naty ha asegurado en alguna ocasión que se divorciaron en 1975 y que este fracaso sentimental le generó una depresión que hizo que tomara la decisión de trasladarse a Sevilla junto a su familia. Allí se reencontró con un antiguo novio de juventud, Rafael Medina, Duque de Feria e hijo de la Duquesa de Medinaceli. 

Duquesa de Feria

Se casaron en agosto de 1977 en la Ermita del Rocío ante la sorpresa de la aristocracia que no entendía que un Grande España se casara con una modelo. Naty y Rafael tendrían dos hijos, Rafael (1978) y Luis (1980). La exmodelo pasó de moverse con pintores y fotógrafos a alternar con la cerrada sociedad sevillana. Sólo aceptaba trabajos puntuales a pesar de lo cual, fue elegida en 1982 la mujer más elegante del mundo junto a Diana de Gales

Aunque en las revistas daban una imagen de unidad, el matrimonio de los Duques de Feria se rompió en medio de un gran escándalo social. En el verano de 1988 el matrimonio compartía unos días en el yate de Ramón Mendoza, entonces presidente del Real Madrid. La pareja de éste, Jeannine Girod, primera esposa del Marqués de Griñón, sorprendió al mandatario merengue y a Naty dándose un beso y saltó el escándalo. 

Tras su divorcio, tardó en confirmar públicamente su relación con Mendoza. Una historia que se rompió a principios de 1990 cuando éste decidió volver con Girod. Naty amenazó con demandarlo por incumplimiento de promesas y unos meses más tarde la revista Panorama publicó unas facturas que demostraban que Mendoza seguía pagando la casa de Naty en el centro de Madrid para enfado de Jeannine, que descubrió que durante un tiempo había simultaneado a ambas mujeres. 

El escándalo del Duque de Feria

Cuando se apagaron los ecos de este escándalo sentimental llegó el varapalo más duro para Naty y sus hijos. El 4 de marzo de 1993 el Duque de Feria fue detenido y, tras tomársele declaración en la Jefatura Superior de Policía, ingresó en el Centro Penitenciario Sevilla 1.

Los hechos que le llevaron a prisión dejaron a todo el país impactado. Según la investigación policial, la tarde de ese mismo 4 de marzo, Ana María, una niña de seis años, jugaba en un parque en la hispalense plaza de Santa Teresa de Jesús junto a otras crías. Sandra Álvarez, una joven de 17 años con problemas de toxicomanía, con el pretexto de ofrecerle caramelos se llevó a la niña en brazos. Un vecino del barrio se sorprendió de la escena y avisó a la madre de la niña, Flora.

Flora acudió a denunciar el secuestro de su hija y en la misma comisaría se presentó el taxista que había trasladado a la pequeña y a Sandra hasta el número 2 de la Plaza López Pintado. Allí se encontraba el apartamento del Duque de Feria. Justo a espaldas del Palacio de Pilatos, el buque insignia de los Medinaceli.

Naty Abascal y el Duque de Feria estuvieron unidos en matrimonio once años. 

La Policía encontró allí al Duque, a la niña y a otra joven, Mercedes Almeida, a la que el Duque presentó como su secretaria. La Policía encontró también fotos de la niña desnuda, papelinas de cocaína e instantáneas de otras niñas.

El escándalo fue mayúsculo y el Duque de Feria nunca se recuperó de lo que le vino encima. La aristocracia en pleno le hizo el vacío. Incluida su madre, la Duquesa de Medinaceli. Su exmujer, Naty Abascal, llegó a denunciarle por el daño moral que este asunto pudo causar a sus hijos, a los que envió a estudiar a Estados Unidos para evitar que el escándalo pudiera salpicarles.

El 25 de marzo de 1994 el Duque de Feria fue condenado a 18 meses de prisión por corrupción de menores y tráfico de drogas. Tras obtener el tercer grado, Rafael de Medina fue hallado muerto en su casa sevillana en agosto de 2001. Nunca se confirmó oficialmente que se tratara de un suicidio.

Desde entonces, Naty se ha centrado en su trabajo como estilista en la revista ¡Hola! y gracias a ella vemos a famosas de tercera lucir como si fueran estrellas del Hollywood clásico. Durante años fue muy comentada su amistad con Jaime de Marichalar, con el que asistía a los desfiles de moda. En los últimos años ha optado por un perfil mucho más bajo. Una discreción que el escándalo de las comisiones de su hijo ha roto. 

COMPARTIR: