13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ramiro nació en Alicante en 1972 para ser, junto a su hermano Pablo, el número uno de la industria porno donde ha convertido en estrellas a sus novias

La historia de Apolonia, la chica de Albacete, y la saga de los Lapiedra: Los Grimaldi del porno

Ramiro y Apolonia Lapiedra.
Ramiro y Apolonia Lapiedra.
Apolonia Lapiedra (Albacete, 1992), la actriz porno mejor pagada del cine X español, ha anunciado su retirada por sorpresa de este sector cinemátográfico. Esta joven es el último descubrimiento de su novio, Ramiro Lapiedra, uno de las personajes más singulares del entretenimiento para adultos de nuestro país. Nacido en Alicante en 1972 es el niño terrible del cine X y todo un creador de estrellas. Todas sus exparejas han sido pornostars y hoy vuelan solas: Celia Blanco, Lucía y María Lapiedra.

Tiene casi millón y medio de seguidores en Instagram y más de tres han visto su entrevista en el programa televisivo La Resistencia de David Broncano. Estas cifras dicen mucho de lo que ha logrado Apolonia Lapiedra. Hoy en día es casi más una inluencer que una pornostar, aunque en el terreno del cine X ha llegado a ser la mejor pagada de la industria.

Ahora, cada vez más, le ofrecen trabajos ya lejos del porno. Así, ha participado en videoclips de Mago de Oz y de Omar Montes. Con este último personaje televisivo dijo tener un affaire, lo que le abrió las puertas del mundo rosa. Ahora Samantha Morales Sánchez Martínez, como se llama realmente, nacida en la localidad albaceteña de Hellín en 1992, repite una historia ya vivida por las anteriores mujeres de Ramiro Lapiedra. Saltar al ruedo de la fama gracias al cine para adultos para luego volar lejos de su mentor y novio.

Apolonia es el último eslabón de una cadena. El nombre artístico de Lapiedra es desde hace dos décadas un apellido con raigambre propia en el cine X patrio. Fue en los noventa cuando Ramiro Lapiedra (Alicante, 1972) se unió a su novia de entonces Celia Blanco (nombre artístico de Cecilia Gessa, nacida en Madrid en 1977) para rodar una serie de cortometrajes de sexo real, pero que en sus pretensiones artísticas iban mucho más allá de la industria pornográfica convencional.

Con referencias, reales o pretendidas, a Buñuel, Jacques Tourier o el expresionismo, Ramiro y su hermano Pablo se convirtieron en productores de cine X independientes. La orina y el relámpago fue su obra maldita. Se quedó fuera de los cauces de exhibición del cine para adultos y, por su puesto, del cine convencional. Más obsesionado con parecerse a Kubrik que a Nacho Vidal, Ramiro Lapiedra acabó abandonando la industria a finales de la década de los dos mil y se vengó de la misma en un libro, Epifanía. Un rodaje porno (2009), donde desvelaba las miserias de la misma.

Celia Blanco, primera novia de Ramiro Lapiedra. 

Para entonces, Celia Blanco, la única de sus ex que no utilizó su apellido, ya había volado lejos de él para ser un nombre propio en el cine porno primero y en el convencional después. Hoy, y desde 2010, es pareja del actor Carlos Bardem.

Su siguiente pareja fue la vallecana Miriam Sánchez rebautizada como Lucía Lapiedra. Ramiro era su representante y productor. Juntos se convirtieron en los mejores pagados del cine porno nacional. Sin embargo, pronto Lucía abandonó al productor al conocer al periodista José Manuel Pipi Estrada.

Ramiro unió fuerzas entonces al actor porno cubano Rafa García (hermano de Dinio) para iniciar una guerra contra la nueva pareja en los platós. Lucía dio el salto a los programas y consiguió volver a ser Miriam Sánchez tras ganar Supervivientes en 2009, donde sorprendió por una amistad inesperada, la de la periodista Cuca García de Vinuesa. No obstante, su gran valedor en el mundo rosa es su amiga la periodista Karmele Marchante. 

Lucía Lapiedra, apodo de Mirian Sánchez.

Desde entonces, Miriam se convirtió en un personaje televisivo y participó en El programa de Ana Rosa y Hombres, mujeres y viceversa. Tras una sonada ruptura con Pipi Estrada con el que tuvo una hija, se apartó de los medios. Reapareció el pasado verano en Sábado Deluxe con una imagen muy cambiada para hablar de sus problemas personales y sus adicciones.

La tercera pareja de Ramiero fue quién más rendimiento sacó al apellido. María Pasqual (Lérida, 1984) se convirtió en María Lapiedra y es la única que aún mantiene el apellido de su mentor para seguir haciendo caja. Se conocieron en 2007 y se casaron 2008 para divorciarse un año después. El matrimonio acabó entre acusaciones de malos tratos, aunque luego en el programa DEC les dejaron a los pies de los caballos al demostrar que detrás se ocultaba un montaje.

Boda de María y Ramiro Lapiedra. 

Desde entonces la carrera de María en el mundo del corazón ha sido un no papar. Relaciones con Joan Laporta, Kiko Rivera, y hasta un conato de boda con el actor homosexual Enric Escudé, llenaron horas de televisión y portadas de las revistas. En la actualidad, María está unida al periodista fotográfico Gustavo González. Su affaire ha sido uno de los temas estrella de Sálvame en los últimos años.

Gracias a Apolonia Lapiedra, su último descubrimiento, Ramiro ha vuelto al porno como productor y representante. Una vez más su apellido es sinónimo de éxito rápido y se ha vuelto a unir a una mujer que, hasta ahora, sigue junto a él pero ya ha empezado a volar sola. La historia se repite.

COMPARTIR: