17 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Salomé Pavón, nieta del cantaor, no está conforme con las acusaciones de violencia que éste habría ejercido contra 'La Faraona'

La familia de Manolo Caracol enfadada con la serie de Movistar+ sobre Lola Flores

Manolo Caracol y Lola Flores.
Manolo Caracol y Lola Flores.
La serie de Lola Flores en Movistar ha sido un unánime éxito de crítica y público. Sin embargo, la familia de Manolo Caracol, que formó pareja artística y sentimental con Lola en los años cuarenta, no está conforme con la manera en la que se retrata la historia de la pareja. La propia Lola recordó que la violencia presidió parte de su historia con el cantaor. Ahora, la nieta de Caracol, Salomé Pavón, ha emitido un comunicado dando su versión sobre el asunto.

La serie Lola de Movistar ha vuelto a traer a la actualidad la figura de Lola Flores, una de las artistas más carismáticas y populares del siglo XX. Un proyecto documental que ha contado con el favor del público y la crítica, y en el que participan artistas que se han inspirado en Lola como C. Tangana, Miguel Poveda o Rosalía, así como amigos y familiares de 'La Faraona' como sus hijas Lolita y Rosario, su nieta Elena Furiase o su hermana Carmen Flores

Sin embargo, no a todo el mundo parece haberle gustado el documental. Es el caso de la familia de Manolo Caracol. El célebre cantaor, fallecido en 1973, formó en los años 40 pareja artística y sentimental con Lola Flores dando lugar a una de las uniones más populares de la España de la posguerra. 

La cantaora Soledad Pavón, hija de la tonadillera Luisa Ortega y nieta de Manolo Caracol, ha emitido un comunicado protestando por el retrato que se perfila de su abuelo en la citada serie. Según Pavón, el repaso que la serie hace de la relación entre Lola y Manolo está plagada de “injurias y difamaciones", sobre todo en lo referente a la violencia que, según la serie y basado en testimonios de la propia Lola, habría presidido la relación entre los dos artistas. 

La producción de Movistar bebe en gran parte de la serie autobiográfica que la propia Lola Flores protagonizó en 1994 en Antena 3. Una producción de Luis Sanz titulada El coraje de vivir, en el que la propia Lola repasaba su vida artística y sentimental. Un producto que recuerda a las memorias filmadas que hoy están de moda con artistas como Luis Miguel. Una vez más, Lola se adelantó a todos. 

En el comunicado, Salomé Pavón asegura que después de esa emisión en Antena 3, su madre, Luisa Ortega, se puso en contacto con Lola para pedirle explicaciones y ésta "le pidió perdón y le rogó que no denunciase porque estaba enferma de cáncer y necesitaba el dinero"

"Cuanto más pasa el tiempo, más me doy cuenta de que no responder a esas acusaciones fue un error”, continúa Pavón. En su comunicado recuerda que no hay ninguna denuncia de Lola Flores hacia Manolo Caracol por la violencia que hubiera podido ejercer contra ella el cantaor ya que, según ella, la violencia hacia la mujer siempre ha estado perseguida por la ley y “para acogerse a ella no hacía falta que muriera Franco o apareciera el covid". 

Además, recuerda que “tanto Lola como su marido [Antonio González, ‘el Pescaílla’] fueron clientes de la sala de fiestas Caracol, y tuvieron con él una relación muy cordial" y que su abuelo "sacó casi de la nada a Lola para convertirla en famosa, que no necesitaba de truculencias para ser reconocida".

Luisa Ortega. 

Así mismo, también recuerda que su madre ya desmintió la versión de Lola Flores en intervenciones televisivas en 2005 y 2007 en el programa ¿Dónde estás corazón? de Antena 3,  “pero es muy fácil difamar a los muertos que no se pueden defender”. 
 

Manolo Caracol y Lola Flores mantuvieron un idilio profesional y artístico entre 1944 y 1951. Se convirtieron en la pareja más popular de la España de la posguerra. Llenaban los teatros y su éxito se trasladó al cine, protagonizando Embrujo (1947) y La niña de la venta (1951). Durante el rodaje de esta cinta rompieron sus relaciones y Lola firmó un muy comentado contrato con el productor cinematográfico Cesáreo González. Un contrato por el que cobró seis millones de pesetas, toda una fortuna de la época. Lola rodó diez películas entre España y América y se convirtió un mito más allá de su unión con Caracol. 

COMPARTIR: