09 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hace una semana el Rey Abdullah II ordenó detener a su hermanastro el Príncipe Hamzah acusándole de preparar un Golpe de Estado

Juego de Tronos en Jordania: Un Príncipe encarcelado y el odio entre las Reinas Noor y Rania

Rania y Noor de Jordania.
Rania y Noor de Jordania.
Durante décadas la 'Guerra Fría' entre las Reinas Noor y Rainia de Jordania ha sido un asunto que puntualmente aparecía en las crónicas del corazón. Sin embargo, nunca el enfrentamiento familiar había llegado tan lejos. Hace una semana el Rey Abdullah II ordenó detener a su hermanastro el Príncipe Hamzah acusándole de preparar un Golpe de Estado. El origen hay que buscarlo en la sucesión del Rey Hussein, marido de Noor, y fallecido en 1999, que alteró la línea de sucesión jordana.

Jaime Peñafiel en su libro Reinas y princesas sufridoras (2015) contaba cómo la Reina Noor, consorte de Hussein de Jordania entre 1979 y 1999, recibió la muerte de su esposo el monarca hachemita casi como una liberación ya que el matrimonio se encontraba en una crisis y al borde del divorcio. La estadounidense, que acabó siendo la reina jordana, se lo confesó así al periodista español durante sus primeros meses viviendo en Londres.

Para muchos el traslado de Noor a la capital británica era un suerte de exilio no reconocido. La nueva Reina consorte del país árabe, Rania, esposa de Abdullah, no quería a su predecesora cerca. Las espadas estaban en alto entre las dos Reinas pero nunca se enfrentaron públicamente. Tras la muerte de Hussein en 1999 algunos medios internacionales apuntaron a que Noor intentaba 'mover ficha' a favor de su hijo Hamzah para que éste accediera al trono jordano y no su hijastro Abdullah. 

Ahora, en los últimos siete días, el conflicto familiar se ha convertido en un asunto de Estado, aunque lo sucedido exactamente sigue sin estar claro. Según Abdullah II, de 59 años, el príncipe Hamzah bin al-Hussein, de 41 años y crítico con la dirección política del país desde hace año, encabezó un plan respaldado por potencias extranjeras para "promover la sedición" con el objetivo de "desestabilizar la seguridad de Jordania". Es decir, una especie de Golpe de Estado. 

Abdullah II de Jordania.

En respuesta, el régimen arrestó a Hamzah y a otras 17 personas el sábado pasado para frustrar lo que supuestamente habían planeado. "La trama está totalmente contenida", anunció el domingo Ayman Safadi, Ministro de Relaciones Exteriores y Viceprimer Ministro de Jordania.

Pero Hamzah, bajo arresto domiciliario en su palacio, envió un vídeo a los medios en el que negó haber liderado una conspiración elaborada y criticó aún más el liderazgo de Abdullah II.  “Incluso criticar un pequeño aspecto de una política conduce al arresto y abuso por parte de los servicios de seguridad”, afirmó. “Se ha llegado al punto en que nadie puede hablar o expresar una opinión sobre nada sin ser intimidado, arrestado, acosado y amenazado ", denunció. 

La Reina Noor tuiteó unas horas más tarde que "la verdad y la justicia prevalecerán para todas las víctimas inocentes de esta malvada calumnia". En un tuit, luego eliminado, la Princesa Firyal, tía de Abdullah y Hamzah, respondió diciendo que la "ambición aparentemente ciega" de "la reina Noor y sus hijos" es "delirante, inútil, e inmerecida". “Crezcan muchachos”, agregó.

Dos hermanos y una corona

El enfrentamiento entre el hijo de Noor y el marido de Rania viene de lejos. El Rey Hussein, que reinó desde 1952, optó por no nombrar a su hermano Hassan como el próximo monarca de la nación. Esa decisión fue un shock para la mayoría, porque el príncipe heredero Hassan había sido el heredero designado durante 34 años. Es habitual en las monarquías árabes esta forma. Sin embargo, Hussein europeizaba así su dinastía como ya había hecho Hassan II en Marruecos

Hamzah de Jordania.

Para este cambio, Hussein dijo que su hermano había tratado de ejercer influencia sobre las Fuerzas Armadas de Jordania y se había negado al deseo del Rey de que uno de los hijos del rey sucediera a Hassan y que, por ello, había decido cambiar para siempre la forma hereditaria del trono. 

El rey recurrió a su hijo Abdullah, el mayor, para reemplazarlo. Pero esa decisión también fue una sorpresa. Eso es porque muchos observadores creían que si Hassan no iba a ser rey, seguramente sería el hijo pequeño del rey, Hamzah, nacido de su última esposa, la bella norteamericana Noor. Hamzah estaba a menudo al lado de su padre durante el tratamiento del cáncer del Rey y era visto como el favorito del monarca moribundo.

El problema era que Hamzah tenía solo 18 años en ese momento, y Hussein sentía que ser rey era demasiada responsabilidad para un adolescente. Abdullah, además popular entre los jordanos y los militares, también tenía la ventaja de ser 18 años mayor.

Abdullah asumió el trono dos semanas después de la muerte de su padre y rápidamente nombró a Hamzah como Príncipe heredero, volviendo a la tradición árabe, cumpliendo así el deseo de su padre. Sin embargo, cinco años después, en 2004, Abdullah despojó abruptamente a Hamzah de su designación de heredero al trono. En una carta a Hamzah, Abdullah dijo que príncipe heredero era solo un título "honorario" y que poseerlo "restringía su libertad y nos impedía confiarle ciertas responsabilidades para las que está completamente calificado para asumir". Abdullah no nombró de inmediato al reemplazo de Hamzah, pero el Rey finalmente le dio el título a su propio hijo, el príncipe Hussein, en 2009.

Muchos vieron aquí la sombra de la Reina Rania. En ese momento Noor ya se encontraba fuera del país donde el protocolo no tenía papel para ella a pesar de lo cual no dejó de ser considerada una de las mujeres más elegantes del mundo y ser invitada a todo tipo de eventos de la realeza europea donde, en ocasiones, se encontraba con su 'enemiga' Rania.  Ahora las tensiones dentro de la monarquía se han tornado mucho más peligrosas para la política jordana y el culebrón político y familiar continúa. 

COMPARTIR: