06 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A lo largo de 44 páginas se acusa a los Grandes Duques María Teresa y Enrique de contratar y despedir por capricho a funcionarios

Así es el Informe Waringo que ha provocado el mayor escándalo en la Casa Real de Luxemburgo

Los Grandes Duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa.
Los Grandes Duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa.
La casa real luxemburguesa es una de las más opacas de las diez monarquías europeas. Por primera vez se les ha puesto en la picota pública. Un funcionario, Jeannot Waringo, en un informe sobre cómo se contrata y se mantiene al personal que trabaja en el Palacio Real ha señalado a la Gran Duquesa María Teresa como una mujer caprichosa y discrecional a la hora de dirigir el funcionariado real. Aunque el Gobierno aún no ha hablado, el Gran Duque les culpa de todo generando una crisis institucional

La casa real luxemburguesa es una de las más herméticas de las diez monarquías europeas. Sin embargo, el viernes 31 de enero se hizo público un informe considerado infame por muchos medios, el conocido como Waringo. Por primera vez el funcionamiento interno de la casa de los Grandes Duques de Luxemburgo se expone.

A lo largo de 44 páginas, el redactor del informe Jeannot Waringo presenta un panorama marcado por la discrecionalidad en el trato y la contratación del personal público y de confianza. El Consejo de Gobierno del país centroeuropeo haciéndolo público da un tirón de orejas ante todo el mundo a su familia real.

Jeannot Waringo.

Entre los datos que contiene el informe gubernamental algunos han provocado perplejidad y se han convertido en tema de crítica y hasta parodia tanto en Luxemburgo como en otros países como Francia o Alemania. Según Waringo, es la Gran Duquesa Teresa quién decide sobre el reclutamiento, los despidos o la asignación económica, sin consultar al Jefe de la Casa y sin tener en cuenta la legislación laboral del país en el que reina su marido el Gran Duque Enrique.

El informe confirma que 51 miemgros de un personal total de 110 renunciaron o fueron despedidos en el período de tiempo entre 2014 y 2019. Se dijo que 16 de ellos fueron despedidos, mientras que 16 renunciaron y otros se mudaron a diferentes administraciones.

Waringo describe una atmósfera de miedo entre el personal y propone que todo reclutamiento futuro sea firmado por el Primer Ministro. Describe también la comunicación interna como casi inexistente, explicando que los gerentes administrativos se comunicaban de forma escasa, lo que significa que el personal apenas estaba informado sobre el desarrollo del funcionamiento dentro de la Corte.

Waringo es muy claro sobre la necesidad de un cambio a este respecto, advirtiendo que el clima de convivencia en palacio acabaría estallando de seguir así. Se habla de personal que se acoge a bajas para no acudir a palacio, de personas que luchan contra la ansiedad de tener que trabajar para los Grandes Duques. Según Waringo le ha costado un año que los trabajadores se abran con él y le confiesen sus problemas. Hasta ahora tenían miedo a hablar.

El Primer Ministro de Luxemburgo Xavier Bettel. 

Por último, Waringo sugiere que el Palacio podría tomar nota de otras monarquías al dividir el personal requerido para las funciones oficiales, y aquellos requeridos para los asuntos particulares de la familia real.

Harto de las críticas, Enrique de Luxemburgo emitió un comunicado defendiendo la figura de su esposa. La declaración provocó críticas del sindicato de periodistas de Luxemburgo. Así mismo, el Príncipe heredero Guillermo guarda silencio y el resto de la familia culpa al Gobierno de ser poco cuidadoso con la figura del Jefe de Estado. Por otro lado, la oposición y los partidos de izquierda requieren más información sobre el uso de los fondos de los contribuyentes asignados a la Corte.

El Primer Ministro Xavier Bettel, del Partido Democrático de tendencia liberal, ha dicho que desea discutir el informe dentro de la Cámara antes de hacer cualquier declaración. El informe se presentará a los miembros del Comité de Instituciones y Revisión Constitucional de la Cámara de Diputados el miércoles 5 de febrero de 2020. A pesar de este silencio, es evidente para todos que la crisis institucional en Luxemburgo es ya imparable.

Una cubana reinando en la vieja Europa

La Gran Duquesa María Teresa, hija de José Antonio Mestre y Maria Teresa Batista Falla, nació en La Habana (Cuba) el 22 de marzo de 1956. En 1959, María Teresa salió de Cuba con sus padres durante la revolución. La familia se mudó a Nueva York. Estudió en la French School of New York desde 1961. En junio de 1965 sus padres se mudaron por unos pocos meses a Santander antes de establecerse finalmente en Ginebra (Suiza). En la universidad conoció al Príncipe Enrique y, al mismo tiempo que Su Alteza Real, ella se graduó en ciencias políticas en 1980.

Teresa de Luxemburgo. 

Se casaron el 14 de febrero de 1981 y María Teresa tomó el título de princesa. Desde el 7 de octubre de 2000, ella y su marido son los Grandes Duques de Luxemburgo. Se convirtió en la primera hispanoamericana en sentarse en un trono de la vieja Europa, adelantándose a la argentina Máxima Zorreguieta, hoy Reina consorte de los Países Bajos. María Teresa es ahora el centro de todas las miradas y críticas de una monarquía, la luxemburguesa, que siempre ha estado dominada por la ley del silencio administrativo.

COMPARTIR: