20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actriz vive ahora en Suiza, se ha casado con un importante empresario y prepara una fundación para ayudar a familias con hijos prematuros

Marcia, la ex de Kiko Rivera: "Es un cachondo, me dijo que podía llamarle Paquirrín y seducía por lo dulce que es"

La española de origen italiano Marcia llegó a los medios de comunicación hace una década gracias a su historia de amor con Kiko Rivera. Durante un tiempo su nombre acaparó la información rosa. Sin embargo, la Marcia actual poco tiene que ver con la anterior Marica televisiva. El nacimiento de forma prematura de su hijo tras seis meses de gestación ha hecho que se replantee sus intereses y sueña con crear una fundación para ayudar a familias que han pasado por la misma situación.

La actriz Marcia Bertoni se convirtió en 2009 en un personaje fundamental en el mundo del corazón gracias a su relación sentimental con Kiko Rivera. Su historia con el hijo de Isabel Pantoja le convirtió en nombre imprescindible de los programas rosas y en reclamo de las revistas del corazón. Marcia, artista de vocación, aprovechó el tirón e, incluso, llegó a versionar un tema de la que fuera su suegra, Se me enamora el alma, con el que recorrió con mucho éxito todas las discotecas españolas.

Sin embargo, la Marcia actual poco tiene que ver con la imagen frívola que transmitieron de ella los medios de comunicación hace unos años. La hispano-italiana vive afincada en Lugano (Suiza) tras su reciente matrimonio con el empresario Roberto Villasanta y dar a luz a Marco Aurelio VIllasanta.

El nacimiento de su hijo Marco Aurelio hizo que sus objetivos vitales cambiasen. Su hijo nació de forma prematura a los seis meses de embarazo. Su interés ahora es crear una fundación para ayudar a familias que han pasado por la misma situación que ella. Ahora vemos a una Marcia más madura y apoyada en la fe, y perfectamente instalada en Suiza, donde tiene como vecinos a la jet set de Lugano entre ellos a la Baronesa Thyssen con la que coincide a veces en galas benéfica, pero Marcia no olvida su vínculo con el mundo del espectáculo en España y ya prepara su debut próximamente como directora de cine con un cortometraje autobiográfico.  

Marcia llegando con su marido Roberto Villasanta a su boda en el Hotel Príncipe Leopoldo de Lugano.

 ¿Cómo te ha cambiado la vida en los últimos años Marcia?

Me cambié de país y de ciudad por eso en España me han perdido la pista. Ahora vivo en un sitio maravilloso, Lugano en Suiza. Aquí conocí a mi marido y hace dos años tuvimos un bebé que nació prematuro y que pesó sólo 530 gramos. Mi vida después de nacer mi hijo ha cambiado totalmente. Mi bebé come cada cuatro horas y tengo que llevar unos horarios muy estrictos. Al nacer de seis meses prematuramente tuvo problemas en el intestino ya se ha sometido a siete cirugías, llegando a extirpar 75 cm de su intestino. No tengo nada que ver con la anterior Marcia que vosotros recordáis de los medios, ahora a los medios ya no les interesa una Marcia madre con una vida sana y positiva.

Te has casado con el padre de tu hijo recientemente. ¿Cómo fue la ceremonia?

Me casé el 17 de septiembre en un lugar único, el Hotel príncipe Leopoldo. Es uno de los dos más lujosos de Lugano. Fue una ceremonia íntima con apenas diez personas. Yo era la única mujer. La única pena es que mi padre que padece alzheimer no pudo acudir. Además, me casé de negro.

¿De negro?

Sí, aunque fue una boda religiosa. El negro me parece muy elegante y es un color que siempre me ha abierto puertas. Me trae suerte.

Marcia y Roberto el día de su boda con el pequeño Marco Aurelio. 

Háblame de tu marido.

Se llama Roberto Villasanta y es descendiente de una importante familia de Cerdeña, los "Villasanta", sus antepasados tenían un gran castillo en esa región. Nuestro hijo, Marco Aurelio, se llama así por su tío Aurelio que fue un gran político italiano. Roberto es el amor de mi vida y a mi me gustan mucho los hombres más mayores que yo porque son más caballerosos y educados. Es más fácil aprender de una persona mayor que tú. Te aportan más. Ahora soy muy feliz con mi esposo. Nos amamos mutuamente.

¿La situación que has vivido con tu hijo te ha animado a crear una fundación para ayudar a familias con niños prematuros?

Sí. Mi querido gran amigo Ángel Nieto que en paz descanse , ya en vida me animó a hacer la fundación. Me dijo: “Si esto te ha pasado es por algo”. La voy crear en Marbella donde veraneo desde hace 5 años y en donde residimos en verano. La fundación se llamará "Fundación Bertoni". Bertoni es mi segundo apellido.

Te defines como una mujer creyente. ¿Cómo te ha ayudado la fe?

Dios le salvó la vida a mi hijo. Los médicos me dijeron que sólo Dios podría ayudar a mi hijo. Estuve incluso en Fátima. Rezaba todos los días. Con Dios todo es posible.Los milagros si existen y Dios hizo uno muy grande con mi hijo Marco Aurelio.

Tu nombre inevitablemente va unido a Kiko Rivera con el que viviste una mediática relación. ¿Qué recuerdo guardas de él?

Es un chico muy divertido y muy familiar. Siempre escuchaba música de su madre y tenía de fondo de pantalla del móvil una foto de su padre, Paquirri. Siempre he dicho que es un cachondo. A mí me dijo que podía llamarle Paquirrín. Conquistaba por lo dulce que es. Ahora creo que está más centrado gracias a su mujer, Irene Rosales. Yo no tuve paciencia. El problema que tenía es que se descentraba mucho. Se dejaba guiar por algunos amigos. Le pasaba como a Dinio que la noche le confundía. Le deseo mucha felicidad.

 ¿Qué relación tuviste con Isabel Pantoja?

La vi muy pocas veces. A sus conciertos me llevaba mi amigo José Manuel Parada. No puedo decir nada malo de ella. Yo no fui como otras que se acercaron a Kiko. Yo no me dediqué a hablar mal de los Pantoja ni para vender desnudos. Yo utilicé la fama para mis fines artísticos.

El mundo del corazón, ¿te ayudó en tu carrera como actriz o te perjudicó?

No me ayudó nada. Desaparecí del mundo del cine y el teatro. Por una parte, me permitió ganar dinero. Hice muchos bolos cuando grabé la canción de Isabel Pantoja, Se me enamora el alma, pero luego en los castings me decían que no. Siempre que salía algo, pesaba más la imagen frívola que habían dado los medios de mí. Nadie se acordaba de que había trabajado con Juanjo Alonso Millán y que había hecho teatro con Rosa Valenty y mi participación en El cónsul de Sodoma con Jordi Mollá.

Marcia con algunos invitados a su boda. 

Además del proyecto de tu fundación estás preparando tu vuelta al mundo del espectáculo con tu primer cortometraje como directora. ¿Cómo es el proyecto?

Esa es mi verdadera ilusión mi primer cortometraje como directora. La voy a llevar a cabo gracias a la ayuda de mi marido Roberto y a muy buenos amigos. Voy a contar la historia de una chica que llega a Madrid para triunfar como actriz y modelo y sus avatares para conseguirlo. La historia puede resultar parecida a la mía porque sí tiene algo de autobiográfico, aunque no sea exactamente igual. Van a participar José Manuel Parada y Jenny Llada que son mis grandes amigos. Parada siempre ha estado ahí, no como otros personajes de la tele, que es un mundo muy frívolo y con relaciones superficiales. Jenny es una gran actriz y fue la que me llevó al mundo del teatro. También iba a colaborar Eduardo Gómez, gran actor y maravillosa persona, pero por desgracia murió hace poco

COMPARTIR: