03 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estuvo en la segunda edición del reality e inició una relación con el periodista político Alfonso Merlos en 2019 trabajando juntos en un magazine

'Gran Hermano' cumple veinte años con una de sus estrellas Marta López en plena actualidad

Marta López en 'Gran Hermano 2'.
Marta López en 'Gran Hermano 2'.
El 23 de abril de 2000 se inició en España la emisión de un reality show, 'Gran Hermano', que cambiaría para siempre la forma de hacer televisión en el país. Desde entonces se crearon variaciones de la misma idea: El Bus, Supervivientes, Operación Triunfo, Hotel Glam, El Castillo de las Mentes Prodigiosas.Dos décadas después de su primera emisión una de sus exconcursantes,Marta López, vuelve a ser actualidad gracias a su mediática ruptura con el periodista de información política Alfonso Merlos.

Fue hace veinte años cuando Telecinco dio a luz en sus pantallas un formato que revolucionaria la televisión y cambiaría sus códigos hasta tal punto que hoy, incluso los programas más alejados de éstos contenidos, viven del lenguaje narrativo creado por la telerealidad. Gran Hermano, de ‘orweliano’ nombre, llegó para quedarse y dos décadas después todavía sus formas y algunos de sus nombres siguen coleando.

En el momento de escribir estas líneas Marta López, primera expulsada de la segunda edición en 2001, es el tema favorito de muchos medios digitales y analógicos. Un vídeo viral de su hasta ahora novio Alfonso Merlos en el que aparecía por detrás una mujer semidesnuda, dejaba al descubierto la infidelidad de éste con el consiguiente ruido mediático.

Marta López, nacida en enero de 1974 en Benavente (Zamora), saltó a la popularidad participando en la segunda edición del reality. Sólo duró dos semanas en el concurso. En ese momento apareció en los medios su amistad con Óscar Gil, hijo del Jesús Gil y Gil, en esos momentos presidente del Atlético de Madrid y alcalde de Marbella (Málaga).

Marta López y Alfonso Merlos. 

Desde entonces, y hasta ahora, Marta López ha sido una habitual de los programas de televisión y las portadas del corazón. Fue la primera ‘granhermana’ en aparecer voluntariamente en Interviú, un gesto que creó escuela entre las exconcursantes del programa convirtiéndose casi en una tradición de que todas las más famosas, después de su paso por la casa de Guadalix de la Sierra, posaran sin ropa en la recordada revista del Grupo Z.  Desde entonces se ganó un hueco en los programas de televisión gracias a su forma directa de hablar y la sinceridad que transmitía en sus intervenciones televisivas. 

Marta López se casó en 2007 con el futbolista Jorge Cabeza, que jugó en varios equipos entre ellos el Leganés, con el que tuvo dos hijos, Jorge y Hugo. El matrimonio acabó en 2012 y después tendría una larga relación con Javier, un empresario extremeño con el que sería madre por tercera vez al tener otro niño. La relación con el empresario también terminó, pero en esta ocasión además bastante mal.

En esos años probó suerte con ‘Marta López novias’, una tienda de ropa instalada en Talavera de la Reina (Toledo). Hace menos de un año se recontró en los platós de Telecinco con el periodista Alfonso Merlos, siendo ambos colaboradores de programa de Telecinco Ya es mediodía presentado por Sonsoles Ónega. A Merlos lo conoció diez años antes en otro programa de televisión de la cadena 'De buena Ley'. Pero ahora sí comenzaron un romance sonoro.

Tras el descubrimiento de una infidelidad de su "novio" en directo, Marta López ha decidido poner las cosas claras con pruebas rotundas de un aparente infidelidad, mientras Merlos ha optado, por el momento, en dar una respuesta concisa: "Desde hace ya días no eramos nada, esa relación se rompió". Por ahora, la 'exgranhermana' parece ganar la batalla mediática. 

Veinte años de un fenómeno

La historia de Marta López es la última de un formato televisivo que se convirtió en todo un fenómeno sin precedentes. El 23 de abril de 2000 se emitió por primera vez un programa que convertía en famosos a auténticos desconocidos. Por primera vez la televisión ponías sus objetivos sobre personajes sacados de la realidad pura y dura. La gente de la calle era literalmente trasportada a un plató de televisión permanente en forma de casa.

Hasta entonces la pequeña pantalla se nutría de personajes nacidos del cine, la música, el deporte, la moda o las revistas del corazón. Eso cambió con la aparición del reality presentado por Mercedes Milá. Por primera vez, la televisión creaba sus propios personajes en una factoría inagotable.

La primera edición se saldó con el triunfo de Ismael Beiro, pero en los años siguientes la nómina de concursantes y ganadores iba creciendo, pasando unos al olvido y otros convirtiéndose en protagonistas constantes: Kiko Hernández, Amor Romeira, Iván Madrazo, Almudena ‘Chiqui’, Carlos Navarro 'El Yoyas', Bea ‘la Legionaria’, Natacha Jaitt, etc.

El impacto del programa ha durado hasta hoy creando una escuela. De su primera edición incluso hubo una versión cinematográfica El Gran Marciano, que pasó desapercibida. Desde entonces se crearon variaciones de la misma idea: El Bus, Supervivientes, Operación Triunfo, Hotel Glam, El castillo de las mentes prodigiosas…

Sin embargo, lo más duradero de este programa fue que su estilo de convertir la más cotidiana realidad en espectáculo televisivo quedaría instalado entre nosotros para siempre. Y, de hecho, hasta las negociaciones para formar Gobierno se contaban al minuto en un cruce entre programas televisivos ya históricos: Minuto y resultado y este Gran Hermano, que cambió la forma en la que miramos y deconstruimos la realidad.

COMPARTIR: