08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La exnovia de Kiko Rivera afincada en Suiza desmiente cualquier relación sentimental con el hasta ahora novio de la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada

La verdad de Marcia Di Lele tras ser sorprendida en unas imágenes junto a Luis Miguel Rodríguez

Marcia Di Lele con su marido Roberto Vilasanta.
Marcia Di Lele con su marido Roberto Vilasanta. / El Cierre Digital
Marcia Di Lele se ha convertido en el personaje del momento en el mundo del corazón, después de ser fotografiada en actitud cariñosa con el empresario de la chatarra Luis Miguel Rodríguez en Madrid. Estas imágenes la han puesto de nuevo de moda. Sin embargo, el pasado mes de octubre 'Elcierredigital.com' ya entrevistó a la actriz brasileña que desveló en exclusiva su nueva vida alejada de los medios de comunicación, tras casarse con el millonario italo-suizo Roberto Vilasanta.

Las fotografías de la actriz Marcia Di Lele con el empresario Luis Miguel Rodríguez, conocido como ‘el chatarrero’, han tenido una repercusión que nadie esperaba. De hecho, según fuentes cercanas, la reacción de la pareja oficial del empresario, la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada,  ha sido la expulsíon de ‘El Chatarrero’ de su casa, la cual compartían hasya ahora juntos en la zona del Paseo de la Castellana, de la capital de España. El empresario se ha instalado en la finca que pose en propiedad en una localidad de Toledo, muy cercana a la localidad de Parla (Madrid), donde tiene sus negocios de la chatarra .

Un escándalo al que, en teoría, han sido ajenos los protagonistas de las imágenes. Fotográmas que aparecieron en la revista Lecturas. Según ha declarado Marcia Di Lele a elcierredigital.com,  "toda esta historia es una desagradable sorpresa. Creo que esto nos ha supuesto un daño. Solo fue un encuentro con un viejo amigo como Luismi Rodríguez, porque acaba de llegar de Suiza a España. Fueron solo unos besos y arrechuchones de amigos", señala la actriz.

Tal y como explica Marcia, su viaje a la capital de España, donde se alojó en el hotel Meliá Castilla, tenía como motivo organizar su nuevo proyecto profesional. Se trata de su debut como directora de cine a través de un cortometraje. "Aproveché también miu viaje para reencontrarse con amigas como la actriz Jenny Llada o Marlene Morreau,  que participaran también en dicho cortometraje. Y a esta cena también acudió Luismi Rodríguez, que esa amigo de todas", aseñala para elcierredigital.com. 

“Mi relación con él viene desde hace ya años. Lo conocí cuando nos invitó el célebre a una fiesta Ángel Nieto, una gran persona que me introdujo en todos los lugares. A esta fiesta acudió también mi buena amiga Marlene Morreau. Él quería contratar un helicóptero y yo, por entonces, llevaba la representación de una firma aeronáutica de mi familia. Fue en la finca de Luismi, cerca de Parla, y por entonces ya estaba saliendo con Carmen Martínez-Bordiú, que también estaba en el ágape. Desde entonces somos grandes amigos y por eso le vi. Fue solo un achuchón de amigos y estaba también a mi lado Jenny Llada”, explica una sorprendida Marcia 

El revuelo organizado ha supuesto un disgusto para ella máximo cuando desde el pasado mes de septiembre está unida sentimentalmente al empresario Roberto Vilasanta.

Una nueva vida en Suiza

En su momento, la brasileña contó en exclusiva para Elcierredigital.com cómo se sentía ante su nueva vida. “Me cambié de país y de ciudad por eso en España me han perdido la pista. Ahora vivo en un sitio maravilloso como es Lugano, en Suiza. Aquí conocí a mi marido Roberto Vilasanta y hace dos años tuvimos un bebé que nació prematuro y que pesó sólo 530 gramos".

Según Marcia, "mi vida después de nacer mi hijo ha cambiado totalmente. Mi bebé come cada cuatro horas y tengo que llevar unos horarios muy estrictos. Al nacer de seis meses prematuramente tuvo problemas en el intestino ya se ha sometido a siete cirugías, llegando a extirpar 75 cm de su intestino. No tengo nada que ver con la anterior Marcia que vosotros recordáis de los medios junto a Kiko Rivera, ahora a los medios ya no les interesa una Marcia madre con una vida sana y positiva”, explica una emocionada Marcia.

La boda se celebró el 17 de septiembre en el Hotel Leopoldo de Lugana en Suiza, donde vistió un traje negro. Un tono que según ella “me parece muy elegante y es un color que siempre me ha abierto puertas. Me trae suerte”.

Tras la boda, Marcia se alejó del mundo del corazón, al que ahora ha vuelto gracias a las sorprendentes fotos junto Luis Miguel Rodríguez en tono amororo. No era la primera vez que aparecía en el mundo del corazón. Hace una década acaparó todos los titulares por su relación con Kiko Rivera.

Su historia con el hijo de Isabel Pantoja le convirtió en nombre imprescindible de los programas rosas y en reclamo de las revistas del corazón. Marcia, artista de vocación, aprovechó el tirón e, incluso, llegó a versionar un tema de la que fuera su suegra, Se me enamora el alma, con el que recorrió con mucho éxito todas las discotecas españolas.

Marcia y Roberto el día de su boda con el pequeño Marco Aurelio. 

Hace unos días para Elcierredigital.com rememoró con cariño su relación con Kiko Rivera durante más de un año: “Es un chico muy divertido y muy familiar. Siempre escuchaba música de su madre y tenía de fondo de pantalla del móvil una foto de su padre, Paquirri. Siempre he dicho que es un cachondo. A mí me dijo que podía llamarle Paquirrín. Conquistaba por lo dulce que es. Ahora creo que está más centrado gracias a su mujer, Irene Rosales. Yo no tuve paciencia. El problema que tenía es que se descentraba mucho. Se dejaba guiar por algunos amigos. Le pasaba como a Dinio que la noche le confundía. Le deseo mucha felicidad”, asegura.

Otra Marcia di Lele

Sin embargo, la Marcia actual poco tiene que ver, según ella, con la imagen frívola que transmitieron los medios de comunicación hace unos años. La hispano-italiana vive afincada en Lugano (Suiza) tras su reciente matrimonio con el empresario Roberto Vilasanta y dar a luz a Marco Aurelio Villasanta.

De hecho, para Elcierredigital.com aseguró que este mundo le perjudicó en carrera profesional: “No me ayudó nada. Desaparecí del mundo del cine y el teatro. Por una parte, me permitió ganar dinero. Hice muchos bolos cuando grabé la canción de Isabel Pantoja, Se me enamora el alma, pero luego en los castings me decían que no. Siempre que salía algo, pesaba más la imagen frívola que habían dado los medios de mí. Nadie se acordaba de que había trabajado con Juanjo Alonso Millán y que había hecho teatro con Rosa Valenty y mi participación en El cónsul de Sodoma con Jordi Mollá”.

Marcia llegando con su marido Roberto Villasanta a su boda en el Hotel Príncipe Leopoldo de Lugano.

El nacimiento de su hijo Marco Aurelio hizo que sus objetivos vitales cambiasen. Su hijo nació de forma prematura a los seis meses de embarazo. Su interés ahora es crear una fundación para ayudar a familias que han pasado por la misma situación que ella.

Según ella, se trata de una Marcia más madura y apoyada en la fe. Perfectamente instalada en Suiza, donde tiene como vecinos a la jet set de Lugano entre ellos a la Baronesa Thyssen con la que coincide a veces en galas benéfica.

Sin embargo, Marcia parece no olvidar su vínculo con el mundo rosa en España y, aunque prepara su debut próximamente como directora de cine con un cortometraje autobiográfico, sigue saliendo como personaje del papel couché.

COMPARTIR: