23 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La colombiana llegó a Marbella en 1998 junto a su entonces marido investigado por narcotráfico y se unió al tenista tras su ruptura con la modelo Otti

La otra cara de Claudia Rodríguez, la viuda de Manolo Santana que va a controlar todo su patrimonio

Claudia Rodríguez y Manolo Santana.
Claudia Rodríguez y Manolo Santana.
Manolo Santana, el gran pionero del tenis español, ha fallecido a los 83 años víctima de un fallo cardíaco tras unos años marcados por cierto alejamiento de los medios. Desde hace años se ha hablado del ascendente que ha tenido sobre él su última y cuarta esposa, la colombiana Claudia Rodríguez, que ha acabado dominando los negocios de Santana. Esta es la otra cara la colombiana que llegó a Marbella en 1998 junto a su entonces marido investigado por narcotráfico y se unió después al tenista.

Manolo Santana falleció el sábado 11 de diciembre los 83 años por un fallo cardíaco en su residencia de Marbella. Santana fue uno de los grandes pioneros del deporte español al conquistar cuatro títulos de Grand Slam, entre los que destaca su triunfo en Wimbledon en 1966, además de dos Roland-Garros y un US Open. También ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de México de 1968.

Más allá de los éxitos deportivos, la vida privada del campeón también fue noticia en las revistas del corazón. Manolo Santana se casó en cuatro ocasiones. Por primera vez, en 1962, con la coruñesa Fernanda González-Dopeso, con quien tuvo tres hijos –Manuel, Beatriz y Borja–. Paralelamente, el tenista tuvo una hija, Bárbara, fruto de su relación con una azafata de vuelo. En 1980 se divorció de Fernanda y, poco después, se casó con la periodista Mila Ximénez, recientemente fallecida, con quien tuvo a su quinta descendiente: una niña llamada Alba. Tras la separación, en 1987, el extenista vivió la que fue su relación más larga: con la modelo sueca Otti Glanzielus, a quien dio el ‘sí, quiero’ en 1990. Se separaron en 2008. Para entonces ya había entrado en su vida la que sería su cuarta mujer: Claudia Rodríguez

Santana conoció a Claudia, una guapa colombiana que se había instalado en Marbella en 1998 con el que por entonces era su marido, David Tuaty Conto. Según la Fiscalía Anticorrupción, Tuaty era el presunto jefe de una organización criminal ideada "con la finalidad de recaudar importantes sumas de dinero procedente del tráfico ilegal de drogas y su posterior remisión, mediante transporte físico y a través de cuentas bancarias establecidas en España y Suiza, a Miami (EE.UU.), Colombia, Panamá y Gibraltar", indicaba la denuncia judicial interpuesta.

En esta función, según Anticorrupción, colaboraban con él "con pleno conocimiento del origen de los capitales, su cuñada Alexandra Patricia Rodríguez Valencia y su esposa, Claudia Inés Rodríguez Valencia", ambas también acusadas en este procedimiento judicial de blanqueo. Claudia fue juzgada por este hecho en el año 2004, pero fue absuelta por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Riendas de su negocio

En esos años en los que Claudia se dejaba ver por Marbella, Santana ya había montado una escuela de tenis en el Marbella Club que, en tiempos del alcalde Jesús Gil, se trasladó a un terreno contiguo, propiedad municipal. O lo que es lo mismo, el tenista disfrutaba de una concesión, pero no es el dueño del mismo. El club está gestionado actualmente por la sociedad Racquets Club Marbella SL, una empresa dedicada a actividades y organizaciones deportivas tanto en España como en el extranjero.

Claudia Rodríguez y Manolo Santana. 

Fue constituida en 2010 y, solo un año más tarde, Claudia Rodríguez ya figuraba como administradora única. La sociedad se constituyó con un capital de 18.000 euros y no presenta cuentas desde el ejercicio 2012. En ese ejercicio, las ventas fueron de 298.696 euros y sus activos de 102.451 euros. Santana solo ha figurado hasta hoy como simple apoderado de esta empresa.

Las empresas y propiedades

El control por parte de Claudia es tal que Racquets Club Marbella ha heredado de la primera empresa de Santana, Rollwim SA, la gestión de este club. Rollwim fue creada por el tenista en el verano de 1991 y es, precisamente, la dueña de la marca Racquets Club Marbella. En ella figuró como administradora única Beatriz Santana, hija del tenista.

Pero también fue apartada del negocio y, desde diciembre de 2011, figuraba su padre como jefe máximo. Rollwim SA era la principal mercantil del campeón español. En el año 2016, sus ventas se elevaron hasta los 80.336,20 euros y sus activos alcanzaron los 233.172 euros. El exdeportista era también, desde el año 1991, administrador de la inmobiliaria Reysan Sociedad Deportiva SL, domiciliada en Málaga, que aparentemente no tiene ninguna actividad desde el año 1995.

Aunque el campeón español no tenía oficialmente ninguna propiedad a su nombre en Marbella, donde residía, sí que poseía un gran piso en la capital de España, en el distrito madrileño de Chamberí. Hoy, una herencia valorada en varios millones de euros que está, desde hace años, controlada por Claudia Rodríguez.

COMPARTIR: