12 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde el entorno profesional y la discográfica de la cantante temen que esta relación sentimental le pase factura y pierda fans

Malú forzó a Albert Rivera a reconocer su relación ante la sociedad porque estaba harta de tener que ocultarse

Malú.
Malú.
Por fin, después de muchas especulaciones en la prensa y exceso de celo por parte del partido Ciudadanos, se ha hecho púbica la relación de Albert Rivera y la cantante Malú. Durante meses el gabinete de prensa de CIudadanos intentó frenar la imagen de ambos juntos hasta que pasasen las elecciones generales, locales, autonómicas y europeas. Tras finalizar los comicios, la cantante exigió al político un gesto y finalmente fueron captados por 'El programa de Ana Rosa' (Telecinco).

La captación de las primeras imágenes de Albert Rivera y Malú han venido a confirmar algo que desde el mes de febrero era sabido, la relación sentimental entre el político y la cantante. Unas instantáneas tomadas en un centro comercial de Pozuelo de Alarcón, donde el líder naranja vestido de una forma mucho más informal de lo habitual se paseaba por una tienda dedicada a productos de belleza junto a su novia. La autora de la exclusiva, fruto de una casualidad, fue una becaria de El programa de Ana Rosa, de Telecinco.

Las fotos emitidas en el programa matinal de Telecinco puentearon la exclusiva que preparaba ¡Hola!, el BOE del corazón. Unas fotos que la "revista del saludo" habría guardado en un cajón a la espera de que el partido de Rivera considerara oportuno que salieran a luz. Sin embargo, en política no existen las casualidades y parecer ser que la confirmación con imágenes de la relación ha sido una exigencia de Malú.

La cronología de la pareja parece clara. Fue la revista Semana quien dio la exclusiva el pasado mes de febrero. En las imágenes, tomadas el 14 de febrero, día de los Enamorados, se veía como un coche negro recogía a Malú. A partir de entonces toda la prensa del país quería captar una imagen de ellos. La primera vez que se logró fue en el Algarve portugués en la pasada Semana Santa. Sin embargo, estas fotos nunca vieron la luz. Algunas fuentes afirman que ¡Hola! se hizo con ellas para no publicarlas. Desde la revista se pusieron en contacto con el equipo de comunicación de Ciudadanos que pidieron a la publicación esperar a que pasaran las elecciones autonómicas y locales del 26 de mayo. La idea del partido naranja es que Malú concediera una entrevista, pero ésta se negó en firme. Quería que su relación se conociera a través de los dos.

Los que la conocen dicen que el carácter fuerte de la artista es más que notable y que durante cinco meses ha aceptado verse a escondidas por no hacer daño a la carrera de Rivera que se enfrentó a dos importantes comicios: elecciones generales el 28 de abril y autonómicas y locales el 26 de mayo. Al pasar estas fechas, Malú dio un ultimátum a Rivera y exigió una aparición pública, por lo que lo que el encuentro en el centro comercial de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón no habría sido tan casual como se esperaba.

La portada que lo desató todo. 

Durante meses, la pareja ha tenido su nido de amor en el chalé que alquiló Malú a Susana García Cereceda, íntima de Albert Rivera, en La Finca, una las urbanizaciones de lujo de la capital de España.

Los que conocen bien a Rivera saben que se ha plegado a las exigencias de su gabinete de prensa pero que, también, la encanta que la gente sepa que tiene una novia famosa y cantante de éxito. “En él hay una dualidad. Se sabe guapo, y le gusta que sepan que tiene éxito con las mujeres, pero evidentemente, estar bajo el foco de la prensa no es para él lo más agradable”, aseguran fuentes del partido naranja.

Al acabar el período electoral, Malú se cansó de esperar y exigió a su novio que moviera ficha para hacer pública su historia. Una historia que recuerda a la vivida también antes de las elecciones por un alto cargo de la formación naranja con un periodista. Este compañero de Rivera habría utilizado la misma táctica con su novio: convencerle de que saldría del armario tras el periodo electoral. Al contrario que en el caso de Malú, esta relación se ha roto y el periodista se debate entre contar su historia o callar para siempre.

¿Jugando a dos bandas?

El periodista Gustavo González en la revista Rumore aporta datos nuevos sobre cómo se habrían conocido la cantante y el líder naranja. Al contrario de lo que adelantó elcierredigital.com en su día de que fue Pablo López quien los presentó, González cuenta que el inesperado celestino fue ni más ni menos que Gonzalo Miró, entonces pareja de la cantante.

'El programa de Ana Rosa' se adelantó a la exclusiva de la revista 'Hola'. 

Según el reportaje de Rumore fue a finales de 2016 en un concierto de la artista en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Gonzalo invitó a su amigo Rivera al recital y acudió junto a su entonces novia, Beatriz Tajuelo. Incluso la pareja visitó a Malú en el camerino. Siguiendo el relato la artista dejó a Miró en octubre de 2017 sin aparente explicación. Un año después, fue Rivera quien dejó a su novia. ¿Podrían indicar esto que durante algunos meses solaparon sus relaciones? Según información de nuestro periódico, tras ese encuentro en el camerino de Barcelona, no se habrían vuelto a ver. Hasta que Pablo López los juntó de nuevo. La amistad del líder político con músicos, por cierto, motivada por su ex Beatriz Tajuelo, hizo que coincidieran en muchas ocasiones haciendo que surgiera el amor.

Beatriz Tajuelo, por ahora guarda silencio. Mientras, Malú intenta que esta relación, contra lo que pronostican desde su discográfica, no le haga perder fans y espera, contra lo que anuncian algunos medios, que su padre no decida conceder entrevistas previo pago o gratis a algunos medios de comunicación. Son la pareja del momento y eso en el complicado mundo de la política puede generarles problemas.

COMPARTIR: