12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según la Fiscalía la empresa de seguridad fue contratada para proteger al hijo de Tita Cervera en España pero estos aseguran no recordarlo

Los escoltas de la familia Thyssen pierden la memoria en el juicio contra Borja por fraude fiscal

Borja Thyssen llegando al Juzgado.
Borja Thyssen llegando al Juzgado.
El juicio de Borja Thyssen no defraudó y se convirtió en todo un espectáculo con un punto esperpéntico. El hijo de Tita Cervera compareció en el Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid en la mañana del 13 de noviembre por su juicio con Hacienda. La Fiscalía asegura que el hijo del Barón vivió más de 183 días en 2007 en España y no en Andorra con lo que tendría que haber tributado aquí, pero los escoltas no recuerdan cuantos días estuvieron protegiéndole en España o en Andorra.

El juicio de los Thyssen con Hacienda en el Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid en la mañana del 13 de noviembre, como no podía ser menos, se ha convertido en todo un circo con declaraciones esperpénticas por parte de los testigos. Rosa María Seoane, Abogada del Estado, conocida por ejercer también la acusación en el Juicio del Procés ante el Tribunal Supremo, ha sustentado en gran parte la acusación de la Fiscalía gracias a los cuadrantes de horarios de la empresa de seguridad que suministra escoltas a Tita Cervera y su hijo Borja.

Estos cuadrantes demostrarían que Borja Thyssen pasó gran parte del año 2007 en España y no Andorra como él asegura y que tendría que haber tributado en nuestro país lo ganado con la venta de las exclusivas de su boda y el bautizo a la revista ¡Hola! con lo que habría defraudado 592.557 euros a Hacienda en ese ejercicio fiscal en el impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF). Por este supuesto delito se enfrenta a una petición de dos años de cárcel y a una multa de 595.000 euros además de devolver lo supuestamente defraudado.

Según la Fiscalía, Borja Thyssen pasó más de 183 días en 2007 en España con lo cual no puede considerar Andorra como su residencia fiscal. Sin embargo, el hijo de Tita Cervera aseguró que el citado año sólo viajó algunos fines de semana a España para visitar a su mujer, Blanca Cuesta, y sus hijos. Algo confirmado por su esposa en su declaración.

Borja Thysser y su abogado Pedro Mejías. 

Borja Thyssen también aseguró que en el Principado “trabajaba en la empresa patrimonial de la familia, me ocupaba de los terrenos”. Una información poco precisa para el juez y la Fiscalía. Sin embargo, fue la declaración de los escoltas del hijo de los Barones Thyssen lo que de verdad dejó sorprendidos a los asistentes a la vista. Ninguno de los tres escoltas recordó sí se encargó de la seguridad del hijo de Tita Cervera y aseguraron estar contratados por la madre y no por su hijo.

El jefe de Seguridad de Tita Cervera, David Martínez, aseguró ante el juez que no recordaba exactamente para quién trabajó ese año: “Tengo dudas, yo prestaba servicios cuando él venía aquí esporádicamente”. “Estando de servicio yo, entre semana, él solía venir los fines de semana, que yo recuerde”, añadió.

Cuando la Fiscal Seoane en su turno de preguntas mostró a Martínez el cuadrante de los horarios este afirmó que lo veía por primera vez, aunque, aseguran los presentes que con un tono poco convincente, ya que sería él precisamente la persona encargada de confeccionar esos documentos.

Borja Thyssen se defiende asegurando que, aunque ese año residió en Andorra pero que tenía contratada su seguridad personal en España. La Fiscalía asegura que era titular de una tarjeta con la que realizó múltiples gastos que acreditarían su presencia en varias ciudades españolas. Pedro Mejías, abogado defensor del hijo de Tita Cervera, no quiso que su defendido aclarase este punto.

El matrimonio Thyssen-Cuesta con el Ministro de Cultura, José Guirao y la viuda de Balthus. / Bernardo Paz

Además de este juicio, Borja y su mujer, Blanca Cuesta, todavía tienen pendiente de fijar la fecha de otro juicio por otro presunto fraude a Hacienda, pero, esta vez, de año 2010. Por ese presunto delito, la Fiscalía solicita tres años de prisión y una multa de 336.417 euros.

El futuro de la colección Thyssen

Para muchos esté asunto judicial podría poner en peligro la permanencia en nuestro país de la colección de arte Thyssen-Bornemiza. Las relaciones de Tita con el Ministerio de Cultura no han sido precisamente fáciles. A José Guirao le tocó bailar con la más fea tras aterrizar en Cultura. La cesión al Estado de la colección de arte Thyssen había expirado hace un año y en esos momentos se encontraba en prórroga tras el principio de acuerdo entre la viuda del Barón Thyssen y el Ministro de Cultura anterior, Iñigo Méndez de Vigo.

Tras la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa y desalojó del Gobierno al Partido Popular, el futuro de la colección volvió a quedar en el aire. Seis meses después del cambio de ejecutivo, Guirao y los abogados de Tita, MA Abogados, el bufete de Ángel Acebes y José María Michavilla, llegaron a un punto común: se necesitaba más tiempo. Es decir, la enésima prórroga para saber si la colección de arte privada seguirá en España.

La relación entre Carmen Cervera y los distintos titulares de Cultura se ha tensado y destensado en función de la permeabilidad de estos a aceptar las condiciones de la aristócrata. Muchos aseveran que la Baronesa quiere más dinero o mejores condiciones, como que el préstamo se mantenga entre 15 y 20 años para que coincida con la futurible sucesión de su hijo al frente del museo.

Para ella Guirao y el Gobierno de Pedro Sánchez son una incógnita dada la situación política. Desde luego, gobierno quien gobierne, no lo tendrán nada fácil para negociar con Tita. Quienes conocer bien a la exMiss España, luego convertida en actriz del destape y finalmente en coleccionista de arte, saben que es una mujer de armas tomar y dispuesta a defender lo suyo hasta el final.

COMPARTIR: