20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nació como Manuel Fenández Chica en Tánger en 1954 y comenzó su transformación cuando se mudó a Barcelona para trabajar como vedette en el Paralelo

De Bibi Andersen a Bibiana Fernández: La mujer que revolucionó la España de los setenta

Bibiana Fernández.
Bibiana Fernández.
Bibiana Fernández fue un auténtico símbolo del cambio social en España. Fue la primera transexual en hablar públicamente de una realidad practicamente inexistente para gran parte de la sociedad española. Durante los años de la Transición supo sobrevivir a las trabas legales y al morbo y las críticas de los medios de comunicación. Hoy, a sus 66 años, triunfa como actriz de teatro, colaboradora televisiva y es una de las musas del cineasta Pedro Almodóvar.

La historia de Bibiana Fernández sorprendió a un España que empezaba a desperezarse después de casi cuatro décadas de franquismo. El camino de Manuel Fernández Chica, para convertirse en Bibiana Fernández discurrió paralelo a los cambios políticos y sociales que experimentaba el país.

Nacida bajo identidad de varón en febrero de 1954 en Tánger, entonces Protectorado Español de Marruecos, a los siete años se trasladó a Málaga tras la separación de sus padres. A los 18 años se fue a Barcelona y las 21 debutó en el cabaret Starlet de la Cadena Ferrer. Pronto se hizo conocida en la noche barcelonesa gracias un llamativo número de striptease.

La película Cambio de sexo (1977) de Vicenta Aranda sirvió para darse a conocer fuera de los ambientes cabareteros. El filme contaba la historia de un adolescente, interpretado por Victoria Abril, que decidía cambiar de sexo y tenía como experta consejera a Bibí Andersen. Con ese nombre se haría conocida. Lo escogió para jugar al equívoco con Bibi Andersson, la actriz sueca musa del laureado cineasta Ingmar Bergman.

Bibiana Fernánez en 1994, en el reportaje para 'Interviú' tras su reasignación de sexo. 

Su historia acaparó a partir de entonces el interés de los medios de comunicación. Su belleza femenina sorprendía al ir acompaña de titulares tales como “Bibí Andersen, un hombre entre las mujeres más elegantes de España”, “Bibí Andersen, una mujer con secreto” o “Los amores de Bibí: Vida sexual de un travestí”. Recién iniciada la democracia, mucha gente no sabía lo que era una transexual. Se mezclaba con términos como homosexual o travestí. Entre los que sabían lo que era la reacción se repartía entre la sorpresa y el escándalo.

En 1991 se sometió a la cirugía de reasignación de sexo y tres años más tarde mostró su nuevo físico en la portada de la revista Interviú. Una publicación en la que ha aparecido en cinco ocasiones a lo largo de cuatro décadas.

Con toda esa carga de morbo, Bibí se fue construyendo como personaje público. Grabó varios discos y montó espectáculos como vedette de revista. El cine se le resistió más y siempre se negó a interpretar de nuevo a una mujer transexual. Cuando en 1984 volvió a la pantalla grande con La noche más hermanos (1984) de Manuel Gutiérrez Aragón, se sintió traicionada cuando descubrió que en el montaje final del filme se jugaba al equívoco de género con su personaje.

Ese mismo año se unió profesionalmente con Pedro Almodóvar en el telefilme Trailer para amantes de lo prohibido. Desde entonces pasó a formar parte del personal universo del cineasta manchego en películas como Matador (1985), Le ley del Deseo (1987) o Tacones Lejanos (1991). Junto con las otras Chicas Almodóvar por antonomasia, Loles León y Rossy de Palma, presentó el fallido programa de televisión Estress (1991). Se inició así una carrera que dura hasta hoy, como colaboradora y presentadora de televisión.

Desafortunada en el amor, éxito en el teatro

En el amor, hoy Bibiana asegura que ha aprendido a estar sólo. En los años 70 la prensa le relacionó con hombres como el modelo Bernard Seray o el actor Joaquín Kremel. Entre 1979 y 1993 vivió con Javier, uno de sus grandes amores, que también fue su representante y que falleció en 2003. Ese mismo año se rompía su matrimonio con Asdrúbal, un joven cubano al que había conocido en 1997 y con el que se casó en el año 2000. La unión desde el principio estuvo rodeada de todo tipo de rumores y maledicencias y alguna trampa, como la que le tendió a Asdrúbal, Christina Rapado una de las famosas que a finales de los 90 recorrían las televisiones.

Bibiana y Asdrúbal el día de su boda en el año 2000. 

Tras esta ruptura matrimonial a la actriz no se le han conocido relaciones importantes. Tras hacer públicos sus problemas con hacienda participó en el reality Supervivientes y retomó con éxito su trabajo en los escenarios. Se ha unido a su íntimo amigo Manuel Bandera en obras como El amor está en el aire, El amor sigue en el aire o La última gira. También ha participado como narradora en la ópera Le fille de regiment. Reconciliada con los escenarios y con su mayor miedo, la soledad, la artista sigue a los 66 años al pie del cañón.

COMPARTIR: