20 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Fue mano derecha de la gran locutora y participó en 2006 en 'Supervivientes', el mismo reality en el que ahora está la conocida tonadillera andaluza

Esmeralda Marugán, periodista y escritora: "Encarna Sánchez me dijo que Isabel Pantoja era la persona a la que más había querido"

Esmeralda Marugán
Esmeralda Marugán / Esmeraldamarugan.es
Esmeralda Marugán lleva tres décadas en el mundo de la comunicación y se ha convertido en una superviviente del mismo. En la actualidad es contertulia de Las mañanas de la 1 y dirige y presenta Verde Esmeralda en Libertad FM. Su último proyecto es el documental Mujeres de cristal. Recoge la vida de varias mujeres contada en primera persona. Comparten un pasado complejo y difícil, con historias de malos tratos, adicciones, suicidios…, experiencias duras a las que han sobrevivido y que narran.

Esmeralda, participaste en Supervivientes 2006 siendo la segunda expulsada ¿Cómo estás viendo en esta edición a Isabel Pantoja?

Creo que Vasile ha hecho un casting increíble. Si fuese una cadena pública me escandalizaría, pero siendo una privada me parece estupendo. Yo fui muy atrevida yendo al concurso teniendo fobia al mar y no sabiendo nadar. Me dieron por todos los lados y lo entiendo, pero fue una experiencia única. Curiosamente, me pasó una anécdota con Isabel. Cuando iba desde Benidorm para las galas en Madrid coincidí con ella en un avión. Iba con su peluquero y con María Navarro. Yo aún tenía heridas del concurso y ella se giró me dijo: “¡Lo que hacéis por ir a la isla!”. Las vueltas que da la vida.

Aparte de Supervivientes tenéis en común a Encarna Sánchez ¿Cómo empezaste a trabajar con Encarna?

Yo llegué a Encarna por casualidad. Me había quedado en el paro después de años trabajando con éxito en la televisión de Valladolid y en la Cope para Castilla y León. Además, no estaba pasando por el mejor momento de mi vida personal y dudaba entre seguir allí o volverme a Madrid y le pedí ayuda a José María García y me presenté en la sede de COPE en Madrid.

En Valladolid yo había tenido mucho éxito con un programa nocturno. Siempre me ha encantado innovar y allí me dejan. La COPE que yo conocí era muy atrevida y muy libre. Yo llegué y me ofrecieron hacer las noches en la COPE, pero a nivel nacional, pero, además ser la mano derecha de Encarna. Ella ya estaba muy mal y necesitaba gente que la sustituyera en muchas ocasiones. De la noche a la mañana tenía trabajo, pero no sabía qué hacer, al final me decidí y dije que sí. Era toda una aventura.

¿No te daba vértigo tener que sustituir al micrófono a Encarna Sánchez?

La verdad es que yo no era oyente de Encarna. Sabía quién era, obviamente, pero no era su seguidora. Encarna ha sido una persona importante pero no un referente para mí. Mis referentes eran mujeres como Carmen Rico-Godoy o Mercedes Milá, pero no Encarna. Igual soy excesivamente sincera, pero lo tengo que decir. A mí no me enseñaron a hacer radio allí, yo venía aprendida de provincias que es donde más se aprende por mucho que se ningunee desde Madrid. Mi primer programa fue en el verano del año 95 y lo hacíamos desde Marbella, desde la casa de Encarna y yo tenía que hacer un directo desde un centro de desintoxicación en pleno monte y el chico que nos tenía que llevar se equivocó y no llegamos. Cuando volvimos a La Gaviota yo estaba nerviosa y todo el mundo me puso verde. Encarna sacó la cara por mí y todo el mundo se calló. Esa noche nos quedamos las dos en la casa y nos confesamos con toda naturalidad. Yo le hablé de la separación complicada que estaba viviendo y ella me habló de Isabel Pantoja y la decepción que había vivido. Estaba destrozada porque era, según me dijo, la persona a la que más había querido. 

¿Cómo era el entorno que rodeaba a Encarna?

Yo creo que ella era muy inteligente y detectaba quién estaba por hacer la pelota y quién era de fiar de verdad. Eso nos pasa a todos. Todos tenemos gente más o menos interesada en nuestro alrededor.  La gente de la ‘mesa camilla’ eran muy divertidas y agradezco a la vida haberlas conocido. A Paquita Rico, Marujita Díaz, Carmen Jara… Quien mejor se portó conmigo en el equipo de Encarna fue Jaime Peñafiel. Me lo puso muy fácil.

¿Cómo se ha tomado Isabel Pantoja que hayas hablado de ella y de Encarna?

Creo que ella me ignora por completo. La última vez que actuó en Valencia en acudí a saludarla al camerino y estuvo muy correcta pero muy fría. Sí que sé que después de mi aparición en Tómbola hablando del tema yo tenía firmadas unas apariciones en A tu lado y fue esa época en la que Isabel y Julián Muñoz acudieron a ver a Vasile para pedirle que no se hablaran de ciertos temas.

¿Por qué crees que Isabel nunca ha querido hablar del tema?

Hay que gente que es más abierta como yo, que hablo de todo y otras personas no. Supongo que en ocasiones es prisionera de sus miedos.

"Yo no soy Carlos Herrera, siempre he hecho la información política con objetividad"

Encarna Sánchez muere en abril de 1996 y tú no eres su sustituta como muchos pensaban. De hecho, has llegado a decir en alguna ocasión que la COPE “quiso enterrar pronto el legado de Encarna” ¿Qué ocurrió realmente?

Pues el día que murió Encarna fue un día de mucha tensión. Imagínate. Yo hasta entonces me dedicaba a hacer el programa a mi estilo. Muchos han criticado a Encarna por el cierto toque sensacionalista que les daba a los temas, pero hoy lo hacen todos los medios. Yo era distinta. Por ejemplo, no abría el programa con un editorial sino con un poema sobre mi situación amorosa. Al poco de morir Encarna yo me fui invitada a una fiesta que daba Felipe González para despedirse del mundo de la cultura y en la emisora habían dicho que el Gobierno lo había pagado y yo lo desmentí porque nos habíamos pagado la cena de nuestro bolsillo. También me acerqué a Felipe para pedirle que le devolviera unos bonsáis a Peñafiel, el propio Jaime me lo pidió. Antonio Burgos me puso verde en un artículo por desmentir a la propia emisora. Yo no soy Carlos Herrera, siempre he hecho la información política con objetividad.  Ese mismo día yo me había enterado, además, de que no me quedaba en el programa, sino que llegaba Mari Cruz Soriano. Ella traía mucha publicidad consigo y eso ayuda. Ahora pienso que yo pequé de soberbia y de ego. Era mucho más joven que ahora.

COMPARTIR: