18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El popular personaje andaluz fue en su día fuente de memes y gifs en Francia e incluso llegó a realizar un anuncio de pizzas en Finlandia

'El Risitas': De la fama televisiva con Jesús Quintero a vivir en el Hospital de La Caridad de Sevilla

'El Risitas'.
'El Risitas'.
Juan Joya Borja conocido como ‘El Risitas’ saltó a la fama gracias a sus intervenciones con Jesús Quintero en televisión. Ahora el peculiar colaborador televisivo está pasando por un mal momento debido a que se encuentra convaleciente tras la amputación de una pierna. Mientras es popular en Francia gracias a memes y gifs, el andaluz de 64 años se encuentra en el Hospital de La Caridad a la espera de poder retomar su vida con facilidad.

La televisión es una máquina de crear personajes a los que luego olvida. Nombres que se convierten en celebridades de la noche a la mañana y tan rápido como llegan se van. En muchos casos, no en todos, se trata de personajes sin vocación artística que un día su suerte cambia y saltan a la pequeña pantalla.

La fama es borrachera de champán y resaca de vino peleón. Hoy en esta resaca se encuentra, Juan Joya ‘El Risitas’, uno de esos seres singulares y entrañables que lanzó a la fama Jesús Quintero desde sus programas. El genial periodista andaluz creo una corte televisiva de seres nocturnos a medio camino entre el lumpen y el costumbrismo y que compartían plató entre penumbras con deportistas, jefes de Estado o folklóricas, formando el curioso universo quinteriano.

Juan Joya ‘El Risitas’, de 64 años, ingresó en el Hospital Juan Ramón Jiménez hace unas semanas donde sufrió la amputación de una pierna tras un problema vascular. Según informa el Diario de Sevilla, actualmente se encuentra ingresado en el Hospital de la Caridad de Sevilla, donde se recupera tras la intervención debido a que no tiene medios para poder llevar este postoperatorio.

Entre Le Pen y las pizzas de Finlandia

‘El Risitas’ formó pareja entrañable con ‘El Peíto’, aquel hombre con sólo dos dientes que reía como una hiena ante los discursos descacharrantes de ‘Risitas’. Fue en el año 2000 cuando Quintero los incorporó a El vagabundo, programa que se emitía en Canal Sur, Telemadrid y alguna autonómica más.

En sus años de máxima popularidad llegó a realizar bolos por las discotecas de España y a participar puntualmente en otros programas como Crónicas Marcianas o Tiempo al tiempo. Además, también Santiago Segura le incorporó a una de las entregas, la tercera, de su saga torrentiana. En su día aseguró que Javier Cárdenas no le pagó por éstas intervenciones televisivas.

Su fama traspasó fronteras. En la era de internet sus intervenciones con Quintero se hicieron también populares en países como Francia. En la nación gala su imagen es fuente de gifs y memes. Lo que más gracia hace a nuestros vecinos en la particular forma que tenía ‘El Risitas’ de prenunciar el nombre de Quintero: ‘Jezuuu’. Claro que, en Francia, con su castellano macarrónico se convertido en ‘Issou’. A todos los Jesús galos se lo gritan y el chascarrillo se suele utilizar el calibre de una noticia. Vamos, como ‘ozú’ que solían soltar algunas de nuestras folklóricas cuando estaban en un arrebato de inspiración.

Lo que un principio se convirtió en una broma también ha tenido vertiente política ya que en redes sociales seguidores del Frente Nacional de Marine Le Pen utilizaban sus gags para hacer comentarios racistas y ridiculizar a inmigrantes. Sin embargo, esto se dio la vuelta y los contrarios al partido ultraderechista empezaron a identificar al popular andaluz como símbolo de lo poco ‘avispados’ que son los votantes de Le Pen.

Más allá de Francia también llega la popularidad de ‘El Risitas’. En el país escandinavo llegaron a contratarle en 2015 para anunciar a una conocida cadena de pizzas low cost. Fueron dos anuncios. En el primero podemos verle en un típico escenario andaluz diciendo: “¿Sabéis lo que es esto? No es una tapa, ni un bocadillo, ¡es una pizza de bolsillo! ¡Cuñaaaaaaaaao!”. En el segundo aparece en una cocina intentando decir la marca de las pizzas no sin dificultades.

Lejos del fenómeno que es países tan alejados de la idiosincrasia quinteriana, ‘El Risitas’ atraviesa en la actualidad por un momento complicado y puede que, con ese interés que los periodistas mostramos por las malas noticias, vuelva ahora a la actualidad e incluso alguien le permita hacer de nuevo caja a un hombre sencillo que regaló momentos de oro en televisión.

COMPARTIR: