22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La princesa, sin embargo, aún tendrá que verse las caras con su exmarido ante la justicia en Londres por la custodia de sus hijos

Haya de Jordania gana al Emir de Dubai en los tribunales británicos que confirman las torturas a sus hijas

El Emir y la princesa Haya junto a sus dos hijos.
El Emir y la princesa Haya junto a sus dos hijos.
La princesa Haya Al Hussein de Jordania ha ganado el juicio contra su ex marido Mohamed bin Rashid Al Maktum, el emir de Dubái. La justicia británica ha fallado en contra del jeque árabe, confirmándose las torturas a sus hijas.    El Tribunal Supremo de Inglaterra confirmó que el emir “secuestró a sus hijas, las torturó y las privó de libertad”, asegurando también que hizo una “campaña de intimidación” contra la princesa de Jordania.

La corte británica le ha atribuido a Al Maktum el secuestro de Sheika Shamsa, quien fue capturada por las calles de Cambridge por la seguridad del emir. Se especula que a día de hoy la hija del jeque se encuentra secuestrada y sedada. La última en intentar huir fue Sheika Latifa, condenada por el intento a arresto domiciliario.   

Se le da así la razón a la hermana del Rey de Jordania, cuyas solicitudes fueron una orden de no abuso y una orden de protección contra el matrimonio forzado, intentando así impedir que sus hijos menores de edad sean obligados a casarse y volver así a Dubái, de donde escaparon junto a su madre en 2019.

Amenazas o referencias oscuras

Las alarmas internacionales saltaron con una publicación desde la cuenta de Instagram relacionada con Mohammed del siguiente poema en árabe: “traicionaste a la cosa más preciosa... el mayor error que cometiste fue mentir”. El verso cierra con un escalofriante “ya no me importa si vives o mueres”.

Algunas hipótesis apuntan a que la princesa tenía una relación cercana con el guardaespaldas del emir, un hombre de origen británico. La huida podría tener relación con el miedo de la princesa a cualquier acción emprendida por su marido por celos.

Poema publicado por el emir en su Instagram.

Y ha habido más huidas

Haya representa la primera huida exitosa de las manos de Mohammed, sin embargo, las dos princesas que intentaron escapar del emir no corrieron su suerte. En 2018, Latifa, hija del gobernante,  intentó escapar con la ayuda de un diplomático y una amiga finlandesa hacia Estados Unidos. Latifa publicó durante su fuga un vídeo de 45 minutos hablando sobre su padre acusándolo de “violento” y expresando que vivir junto a él era ser prisionera. Las autoridades de Dubai lograron frustrar su huida y la princesa desapareció varios meses.

Aunque existen denuncias de asociaciones sobre malos tratos sufridos por la princesa, la reaparición de la princesa Latifa en fotos públicas del Gobierno emiratí calmó las peores teorías. La princesa pudo ser visitada por personal de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que constató su estado de salud.

Radha Stirling - CEO @detainedindubai 🇺🇸🇦🇺🇬🇧@RadhaStirling
 
 

Sheikh Mohammed is a man flatly refused to cooperate with a United Nation inquiry into , and who deems criminal allegations of physical violence, unlawful imprisonment, kidnapping, and forced drugging, to be “private family matters”.

 
16 personas están hablando de esto
 
 

 

Algunas teorías han relacionado los supuestos maltratos contra Latifa, con uno de los motivos de la nueva fuga que sufre la familia real de Dubai. La princesa podría haberse visto en el espejo de la hija de Mohammed que denunció malos tratos y abusos.

Existe un tercer caso de fuga, el primero. Ocurrió hace casi 20 años, Sheika Shamsa, que tenía 17 años en ese momento  y era hija del emir con una de sus primeras esposas, intentó escapar y de hecho logró llegar a Reino Unido. La princesa descrita por la familia como “testaruda” añoraba vivir en el mundo occidental fuera de las presiones de su padre.

El caso fue destacado por Latifa que aseguró que su hermanastra fue secuestrada estando en las islas británicas y enviada de regreso a Dubai en un jet privado, todo apenas, dos semanas después de haberse escapado. Desde ese momento la prensa no ha podido saber más de Shamsa, que lleva 20 años sin aparecer en público.

COMPARTIR: