01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

En mayo,Policía Nacional y los Mossos d´Escuadra descubrieron una trama que proporcionó permisos de conducir falsos a más de 1.800 personas

'Operación Loki': La DGT crea una incidencia denegatoria para detectar los carnés falsos

Agente inspeccionando un vehículo
Agente inspeccionando un vehículo
En el mes de mayo de este mismo año, la Policía Nacional detuvo a los líderes de una presunta organización criminal que aprovechaba su relación con la DGT para crear carnés de conducir falsos y venderlos a los interesados. Como medida para detectar y sancionar a las personas que compraron estos carnés, la DGT ha creado una nueva incidencia denegatoria que avisará a los agentes que introduzcan los datos del conductor.

Hace tan solo un mes, la Policía Nacional y los Mossos d´Escuadra iniciaron una macrooperación contra un grupo criminal que presuntamente se dedicaba a la falsificación de carnés de conducir. Este procedimiento, conocido como Operación Loki, permitió localizar a más de 1.800 beneficiarios de esta trama y detener a 600 personas implicadas, incluidos los 14 individuos que formaban parte de la cúpula de gestión.

Esta investigación comenzó de casualidad en verano del pasado año, cuando un ciudadano presentó a las autoridades un carné de conducir auténtico que los agentes decidieron comprobar a fondo ya que el titular tenía sanciones en su expediente en fecha anterior a la expedición de su permiso. Como consecuencia de estas comprobaciones, las autoridades descubrieron que, pese a su supuesta legalidad, se trataba de un permiso fraudulento.

El principal responsable de este grupo criminal era, presuntamente, Alvaro P., un informático que trabajaba para una empresa subcontratada por la DGT. Debido a que durante el confinamiento podía trabajar desde su casa, Álvaro aprovechaba para acceder a las bases de datos de los permisos de conducir y modificar los datos o expedir carnés a las personas que se lo pedían.

Dinero en efectivo descubierto durante la Operación Loki.

Para encontrar clientes que necesitaran carnés falsos, el informático contactó con una persona que contaba con un amplio historial delictivo y que logró facilitarle la red de intermediarios que necesitaba. Este hombre captaba a los nuevos clientes, hacia los cobros y ofrecía protección a Álvaro P. Los intermediarios solían ser personas que regentaban locutorios, establecimientos a los que acudían los clientes con la información del permiso que querían obtener y sus datos personales. Estos locutorios le hacían llegar la información al líder de la trama, que creaba el permiso en el sistema de la DGT y luego obtenía el carné físico auténtico, ya que en los registros de la DGT no aparecía ninguna irregularidad.

Debido a la gran cantidad de carnés fraudulentos que se crearon durante el tiempo en el que la organización estuvo activa, la DGT ha anotado una incidencia denegatoria en los historiales de los conductores afectados por “Presunta implicación en trama de canjes y permisos”. Si los agentes efectúan la detención de un vehículo y descubren que el conductor tiene marcada esta incidencia denegatoria en su historial, podrán realizar una consulta específica a un correo electrónico que ha habilitado la DGT para estos casos. Como respuesta a esta consulta se elaborará un informe que mostrará si el carné en cuestión ha sido obtenido de forma fraudulenta.

Imagen de la incidencia en la base de datos de la DGT.

A pesar de que la comunidad autónoma en la que más carnés fraudulentos se crearon fue Cataluña, la presunta organización criminal hizo llegar 1.854 documentos a personas repartidas en 25 provincias de toda España, por lo que la identificación de todos ellos conlleva cierta dificultad.

Para obtener estos permisos, las personas que los solicitaban pagaban de 3.000 a 15.000 euros, un dinero que los presuntos líderes de la trama utilizaban para comprar vehículos, propiedades inmobiliarias y otros productos de lujo. Debido a la gravedad de los hechos, la jueza encargada del caso decidió ordenar la entrada en prisión de la mayoría de los responsables de este entramado.

COMPARTIR: