22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La división de viajes que dirige Vicente Fenollar denuncia “acceso ilegítimo a información confidencial" para obtener una ventaja competitiva

Guerra en el sector turístico: Barceló acusa a Iberostar por "competencia desleal"

Guerra abierta entre multinacionales españolas del sector turístico. Avoris, del Grupo Barceló acusa a la multinacional Iberostar de presunta competencia desleal por su nueva iniciativa W2Fly, una aerolínea que formará parte del grupo W2M propiedad de la familia Fluxá, y que desde principios del año 2020 dirige Gabriel Subías, casualmente exCEO de Avoris, a quienes se acusa de “diseñar ese proyecto mientras trabajaban en la competencia”. Iberostar, por su parte, anuncia estudiar medidas legales.

Guerra abierta entre multinacionales españolas del sector turístico. El Grupo Barceló e Iberostar se enzarzan en una batalla de acusaciones al tiempo que la industria de los viajes comienza a recuperarse de una crisis que dura ya más de un año, y a las puertas de un verano que será clave para compensar el histórico desplome del once por ciento del PIB que sufrió este sector, pilar de la economía española, como consecuencia de la pandemia. 

En este contexto, y tal como explica una información adelantada por Voz Populi, Avoris, la división de viajes del Grupo Barceló, acusa de presunta competencia desleal al Grupo Iberostar, en concreto a medio centenar de empleados de la división W2M, que en los últimos días han recibido un burofax mediante el que se les comunica la apertura de una investigación interna y, en caso de no cesar en sus actividades,  de una posible denuncia penal. Además, también habrían recibido esta comunicación varias sociedades, entre las que se encuentran Balear de Inversiones Financieras S.L. (Iberostar), el departamento jurídico del Grupo Iberostar, así como las divisiones World2Meet y World2Fly.

Iberostar, por su parte, analiza interponer acciones jurídicas ante la campaña de difamación del conglomerado de Barceló, ahora fusionado con los emisores de Globalia tras recibir un rescate público de la SEPI de 320 millones de euros.

El conflicto tiene su raíz, al parecer, en los nuevos proyectos de Avoris, la división que dirige Vicente Fenollar, quien se ha topado con que su competencia directa, Iberostar, se habría valido de sus antiguos empleados para  arrebatarle, supuestamente, una parte del mercado. 

Y es que Iberostar lanzó hace poco W2Fly, una aerolínea que formará parte del grupo W2M propiedad de la familia Fluxá, un conglomerado que desde principios del año 2020 dirige Gabriel Subías, casualmente exCEO de Avoris, la división apelante. No obstante, tras su llegada, W2M Subías no solo ha puesto en marcha la citada compañía aérea objeto de la pugna, sino que además impulsó varias líneas de negocio, como la creación de una red de agencias de viajes y turoperadores propios.

Gabriel Subías durante su etapa en Avoris. 

Así las cosas,  Avoris acusa a W2M y a sus directivos de “diseñar ese proyecto mientras trabajan en la competencia” y también de “identificar a las personas de Avoris que debían formar parte del nuevo proyecto, utilizando datos de carácter personal e información financiera confidencial para el análisis de los costes”. De este modo, la la división de viajes del Grupo Barceló denuncia unos “gravísimos hechos” y el “aprovechamiento del esfuerzo ajeno, acceso ilegítimo a información confidencial y secretos empresariales y, a la postre, pasar a competir deslealmente con Avoris, obteniendo ilícitamente una ventaja concurrencial con la intención de obstaculizar, eliminar o debilitar gravemente a Avoris como competidor del nuevo proyecto W2M”, tal y como recoge Voz Populi. 

Hay “más de cien trabajadores afectados”, que según Avoris,  habrían participado en la adquisición de Viajes Dos por parte de W2M, en el diseño del naming de las nuevas compañías vinculadas a W2M, en la obtención del certificado de operador aéreo, en las elaboraciones del bussiness plan de W2Fly y en la negociación de los contratos para el arrendamiento de dos aviones para esta nueva aerolínea, “aprovechando información confidencial de Evelop, la compañía aérea de Avoris”.

Unas graves acusaciones que desde W2M no han tardado en desmentir y que consideran “desprovistas de todo rigor” pues, en declaraciones al citado medio aseguran que "han sido requeridas algunas personas que ni siquiera son trabajadores de W2M”.

Desde W2M también reconocen que están analizando con su equipo de abogados las consecuencias jurídicas de lo que consideran “un total menoscabo al derecho fundamental a la libre elección del puesto de trabajo, así como al ejercicio de la libre competencia”. Asimismo, W2M y sus directivos y empleados “se reservan el derecho a ejercer las acciones pertinentes por la campaña de difamación que Avoris está realizando del proyecto y equipo ante proveedores, clientes y competidores".

COMPARTIR: