08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Cómo funciona un comparador de moneda

Viajar más y a lugares muy lejanos es una tendencia clara que ha crecido de forma importante en los últimos años. La crisis del COVID-19 si puede modificar algunos aspectos como aumentar la precaución o que se eviten ciertas aglomeraciones. Quizá veamos que lugares emblemáticos como un Museo del Louvre, el Partenón o la Ciudad Prohibida tienen cupos que las visitas sean más escalonadas, pero los viajes por turismo o trabajo volverán.

Y en estos viajes, los pagos son muy importantes y es donde un comparador de divisas entra en juego. Por mucho que existan otros medios de pago, como las tarjetas, el uso de efectivo sigue siendo indispensable y ahora, más que nunca, hay que hacerlo del modo más eficiente. 

Errores que cometemos cuando cambiamos divisas

Se puede comprar divisas en nuestro lugar de origen, en el destino, lo puedes hacer en el banco, en el aeropuerto, en el centro de una ciudad turística, etc. Pero en este proceso, en cada lugar que lo hagamos tendremos costes diferentes, algunos con diferencias importantes y que castigan a nuestro bolsillo.

Por ejemplo, las compras de divisa por necesidad en lugares de gran afluencia turística, especialmente en el país destino suele costar mucho más al cliente que si se hace en el país de origen, de forma meditada, estableciendo tus necesidades y, por supuesto, comparando sus diferentes costes.

Por qué es fundamental un comparador de divisas

Y es que, detrás de reclamos como “cambio sin comisiones”, que nos indicarían una compra de moneda barata, pueden encontrarse una realidad bastante distinta. Cuando vas a realizar un cambio de moneda tienes dos precios, comprador y vendedor, según sea la operación que vas a realizar. Este tipo de cambio es el que en la mayoría de los casos determina el precio que vas a pagar cuando cambies moneda.

Aunque estos tipos de cambio oscilen siempre alrededor del tipo oficial de la divisa con el euro, el que nos informa diariamente los bancos centrales, en nuestro caso el Banco de España a través del BCE, las diferencias pueden ser muy importantes y marcar un coste diferencial en el presupuesto de nuestro viaje.

Es en este punto donde entra un comparador de divisas. Al igual que comparamos los precios de los hoteles, vuelos e incluso coches en alquiler, el comparador de divisas nos muestra las opciones más económicas para que consigamos más por menos. 

Consejos a la hora de comprar divisas

El comparador no solo nos indica el precio, también las condiciones. Por ejemplo, importes mínimos, servicios como el envío de la divisa comprada a domicilio y si es a partir de una determinada cantidad, oficinas si tenemos que ir físicamente a recogerlas, etc….

Con todo ello queda una decisión muy importante ¿Cuánta divisa necesito? Tener un presupuesto del viaje, de qué gastos tenemos que asumir (por ejemplo, es distinto ir a un hotel todo incluido que pagar manutención), es muy importante. Tenga en cuenta que si hay diferencias en el cambio en origen en destino lo suelen ser especialmente más. Por lo que es importante llevar dinero suficiente.

No solo eso, tenga en cuenta que otros métodos de pago en el extranjero también pueden tener costes importantes. Por ejemplo, sacar dinero en efectivo con tarjeta de débito en un cajero fuera de España y de divisa distinta al euro tiene unas comisiones que rondan el 4,5%-5% a la que se suma otra comisión que puede cobrar el dueño del cajero. Si pagas compras con tarjeta de crédito, también te aplicarán una comisión por cambio de divisa cada vez que pagues una compra con tarjeta.

Por todo ello, tener divisa suficiente y al mejor precio es tan importante. Un precio por el que es fundamental usar un comparador.

COMPARTIR: