05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El altercado en las terrazas de dos bares de Huelva y la detención de un hombre que poseía droga y armas e iba a alta velocidad alertan del problema

Conducción temeraria en España: Carreras ilegales, atropellos y víctimas mortales

coche a alta velocidad
coche a alta velocidad
La conducción temeraria es uno de los principales problemas que afecta a España en relación con las victimas mortales en nuestras carreteras. La semana pasada hubo dos sucesos relacionados. En Huelva un conductor embistió contra la terraza de dos bares dejando un muerto y seis heridos. En Málaga otro conductor a una extrema velocidad fue detenido por la Policía, acompañado de drogas y armas. Se trata de un delito contra la seguridad vial castigado por vía penal, con multa y pérdida de puntos.

La DGT, como ya ha comentado elcierredigital.com en varios ocasiones, persigue la constante intención de reducir el número de víctimas mortales en accidentes de tráfico. Cada año aumentan y la conducción temeraria junto con las carreras ilegales, en nuestras carreteras, es una de las causas que hace que estos números sigan  subiendo.

Además, en la conducción temeraria no solo sufren los conductores sino que como consecuencia de esta ilegalidad llegan noticias referentes a atropellos y accidentes con personas ajenas por el hecho de que, la mayoría, se realizan en entornos urbanos.

Un atropello temerario en Gibraleón, un muerto y seis heridos 

El pasado domingo en Gibraleón, un joven conflictivo, con numerosos antecedentes policiales y tras dos semanas en libertad, embistió con su coche las mesas de varias terrazas de la localidad de Huelva. Su paso, con el que sembró el miedo de todos los vecinos que estaban sentados en los bares, ha dejado a un muerto de 32 años y a seis heridos. El joven, detenido, pasará a disposición judicial en el día de hoy. 

Los testimonios de los vecinos, allí presentes, explican que fue intencionado y que antes de que se produjera el accidente, el conductor temerario gritó: "Ahora no hablaréis mal de mi". Así mismo, la alcaldesa del Gibraleón, Lourdes Martín, ha comunicado que "no lo hizo de manera fortuita, sino que había intención de hacer daño, no buscaba a nadie en particular", además de no mantener ningún tipo de relación con el joven fallecido. "Cuando se arrolla una terraza y se da marcha atrás para ir contra otro bar, hay intención de provocar daño", ha finalizado la primera edil. 

En cuanto al "temerario", se conoce que acababa de salir de la cárcel y que se trata de un delincuente habitual. Hasta el momento se ha sometido a diferentes test para determinar si en el momento del atropello conducía bajo los efectos de alcohol o drogas. 

Un conductor temerario con pistolas y cocaína en Málaga

El pasado jueves, otro suceso relacionado con la conducción temeraria azotaba la provincia de Málaga. La Policía Local se cruzó con un conductor sospechoso que circulaba a una alta velocidad y parecía ebrio. Los agentes decidieron ir detrás del sospechoso tras la evidencia de que se trataba de un conductor temerario que sembraba el peligro.

Una vez que inmovilizaron al sospechoso y al todoterreno que conducía, tras un registro, encontraron varias bolsitas de cocaína, cinco cartuchos acompañados de una pistola y 1.625 euros en metálico. La detención se produjo después de que los agentes insistieran por megafonía que se detuviera, a lo que el conductor no hizo caso pero finalmente, debido a la alta velocidad, acabo colisionando con un contenedor de basura. 

Tras la detención y una vez en dependencias del Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados de la Policía Local, el varón obtuvo como resultado del test de alcoholemia un positivo de 0,58 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, acompañado de otro positivo en consumo de drogas. Ante el hecho, considerado delito contra la salud pública y desobediencia a la Policía, sumado a alcohol y drogas, el conductor temerario fue detenido. 

¿Qué sanción conlleva la conducción temeraria y cómo actúa la Policía?

El auge de las carreras ilegales en los últimos tiempos también alerta sobre la conducción temeraria. Para llegar a la raíz del asunto, en cuanto a carreras ilegales, la Policía cuenta con personas infiltradas en los grupos de quedada, que en cualquier caso se pueden hacer pasar por aficionados presentando pruebas. Aún así hay muchas carreras que se escapan de las manos de los agentes y la única forma que tienen de detectarlas es acudir en el momento inmediato de la celebración.

Cuando se lleva a cabo un procedimiento de este tipo la primera actuación de la Policía es la 'Operación jaula', cerrar las posibles zonas e identificar a todo el que se encuentre allí, además de revisar la documentación de los vehículos presente. 

Una vez identificados, la Policía puede, a parte de multar a los dueños, inmovilizar los vehículos. Para que esto no ocurra, los 'ilegales' suelen mentir y explicar que era una quedada de amigos o que simplemente estaban escuchando música. En todo caso, estos testimonios no son creíbles cuando los agentes ya tienen quejas de los vecinos y cuando en el suelo hay marcas de neumáticos recientes. 

En cuanto a delito, la última decisión está en la Policía, ya que se puede considerar que se trata de conducción temeraria y que pone en peligro la vida de terceros, pero todo depende de la situación. Además de otros delitos, ya que en estas quedadas es frecuente encontrar consumo de drogas e incluso de apuestas ilegales

COMPARTIR: