20 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sector turístico español saca músculo con vistas a 2023 pese a la caída de los márgenes empresariales

El sector turístico vuelve a ver la luz en España. La pandemia dejó tras de sí un periodo de incertidumbre que se ha desvanecido tras los resultados de 2022. En esta última temporada se ha conseguido la recuperación de 62.363 millones respecto a 2021, según desvelaba recientemente Exceltur, la Alianza para la Excelencia Turística. Las perspectivas que había no eran precisamente buenas, principalmente por las dudas generadas en la economía mundial a raíz del conflicto de Ucrania y la imparable escalada de la inflación.

Pero los datos dejan constancia del cambio de hábitos de los ciudadanos, que han situado al turismo como una de sus grandes preferencias de consumo en cuanto a ocio y entretenimiento se refiere. El crecimiento fue del 1,4% en relación a la actividad turística de 2019, el año previo a la pandemia. El vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, desvela que “el PIB turístico español de 2022 alcanzará la cifra de 159.490 millones de euros”, lo que representa una subida de “un 60,8% de la aportación turística al crecimiento estimado de la economía nacional para el conjunto del año”. Siendo más concretos, abarcará en torno al 12,2% de la economía nacional.

Sin embargo, estas mejoras no se están dejando notar en los márgenes empresariales.  Advierten que “la notable recuperación de los ingresos de 2022” no se ha trasladado a los resultados de las compañías turísticas del país ante los elevados aumentos de sus costes, en donde el 28,9% procede de la energía, el 17,1% de los suministros y el 8,9% de los laborales.

Previsiones optimistas para este año

Los empresarios del sector tratan de ser prudentes, aunque se muestran optimistas con todo lo que les puede deparar el 2023, siempre con un ojo puesto en los condicionantes geopolíticos que acabarán marcando la realidad turística. En cualquier caso, no olvidan que se viene de “dos años y medio en los que se dejó de ingresar por una inactividad que ha endeudado a muchas empresas” y todo eso aún repercute en las cuentas de las compañías.

La previsión pasa por finalizar el curso con un aumento de las ventas en un 7,1% respecto a 2019. Esto permitiría alcanzar los 168.453 millones de euros del PIB turístico, que supondría el 12,2% de la economía nacional. No obstante, todavía se mantendría lejos del 12,6% de hace cuatro años.

De una manera muy similar se expresa el Banco de España en uno de sus informes sobre la recuperación del turismo internacional en España tras la pandemia. Los indicadores detectan una recuperación hacia los niveles previos a la crisis tras la supresión de la mayoría de restricciones en cuanto a movilidad.

Los ingresos turísticos, según este organismo, están ya a niveles precrisis, sobre todo por su capacidad para atraer un turista con mayor capacidad de gasto, aunque todavía existe una cierta debilidad por parte del visitante extranjero, especialmente el que procede de Asia. En lo que se refiere a las expectativas, prefieren decantarse por la cautela, pendientes de la escalada inflacionista y las perspectivas económicas.

La necesidad de ser más productivos está llevando a los turoperadores españoles a reforzar sus portales web con las tecnologías más punteras en ciberseguridad, siempre con la intención de generar una mayor confianza entre los usuarios. En este sentido, el ejemplo a seguir es el de las entidades bancarias y las plataformas de juegos de azar, que llevan años empleando softwares de este tipo, manteniéndose protegidos frente a la amenaza de los hackers.

Sin ir más lejos, los bancos de nueva generación se han especializado en cifrar todo el contenido sensible que los clientes depositan en la web y que luego viaja hasta el servidor. Esto es gracias a herramientas como el certificado TLS (Transport layer security), encargado de encriptar los números de cuenta y las claves privadas en las pasarelas de pago. En la misma sintonía se mueven los operadores de juego, que se han centrado en proteger a sus jugadores de los delitos de suplantación de perfiles. La mayoría de los casinos online seguros en casinos-seguros incorporan a su estructura informática el denominado sistema KYC (Know your customer). Se trata de un protocolo de verificación de identidad que usan las salas de ruleta y de tragamonedas para cerciorarse telemáticamente de que los usuarios que intentan acceder a una cuenta son, em efecto, sus propietarios.

La recuperación del turismo internacional, la asignatura pendiente

La reactivación está siendo más dinámica por parte de los turistas procedentes de Europa, aunque en el tercer trimestre de 2022 se registraron cifras un 9,3% por debajo de las marcadas en 2019, que es el año que se está tomando como referencia. En algunos casos se aprecian unos datos ligeramente superiores a los contabilizados antes de la crisis sanitaria, como ocurre con los visitantes procedentes de Bélgica, Portugal y Países Bajos. Reino Unido y Alemania eran los dos principales mercados para España, pero su recuperación se está ralentizando más de lo pensado, dejándose por el camino un 14% y un 8%.

Sí que se aprecia un cierto dinamismo por parte de las visitas que tienen su origen en América. Algo que atribuyen a la apreciación del dólar, que consigue abaratar el precio de los viajes a los territorios de la zona euro. Por su parte, las políticas sanitarias más estrictas de los asiáticos, como indicábamos anteriormente, han impedido la reactivación del turismo procedente de estos países.

COMPARTIR: