24 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La revista Enoturismo 360º, especialista en el sector, organizó en la X Edición de la Feria del Vino una jornada sobre el potencial de este turismo

Fenavin destaca el auge del enoturismo y las bodegas en España: estos son sus grandes retos como negocio creciente

La profesionalización del sector del enoturismo garantizará mejores resultados
La profesionalización del sector del enoturismo garantizará mejores resultados
El enoturismo tiene siempre un lugar de preferencia en la Feria Nacional del Vino. Por ello, Enoturismo 360º, especialista en el sector, organizó en el marco de la X Edición de Fenavin del presente año 2019 una segunda jornada sobre el turismo del vino bajo el título “El negocio del enoturismo y las bodegas de España”.

La inauguración de dicha jornada estuvo a cargo de Rosa Melchor, presidenta de ACEVIN y Rutas del Vino de España, y alcaldesa de Alcázar de San Juan, quien hizo un breve repaso por la historia de esta iniciativa público-privada que dio sus primeros pasos en 2001 y que cuenta actualmente con 2.000 empresas participantes y 30 rutas por todo el país, siendo la de Valdepeñas y la de La Mancha las últimas en unirse a este Club de Producto.

Jorge Solana, director de Enoturismo 360º, en el centro de la imagen, durante la Jornada organizada en Fenavin.

Rosa Melchor destacó el crecimiento exponencial que han tenido las Rutas del Vino en el último año, con un 20,6% más de visitantes en 2018, y que ha supuesto un gasto estimado de 250 millones de euros en los más de 500 municipios asociados y en las 600 bodegas que forman parte de las rutas. Datos extraídos de un reciente estudio realizado por el Observatorio de las propias Rutas. “El enoturismo no es una moda pasajera, ha llegado para quedarse y tiene muchas posibilidades”, afirmó la dirigente de ACEVIN. Melchor también explicó que las rutas se complementan, trabajan en red y permiten generar empleo, contribuyendo a un mayor impacto económico.   

Por su parte, Manuel Romero, Socio-Director de Dinamiza Asesores, y Fernando Redondo, Director de AC+ Consultores, que ofrecieron ideas y claves del negocio del enoturismo en el presente y dónde puede ser más rentable en el futuro.

Lo que es cierto, según afirmó Manuel Romero, es que “el volumen de enoturistas de nivel internacional tiene un margen alto de crecimiento”. Respecto a los datos positivos ofrecidos por el último informe de Rutas del Vino de España, Romero matizó que “la trayectoria del enoturismo es importante en España y la evolución marca un crecimiento. Tenemos que apoyarnos en estos datos para poder seguir trabajando y creciendo ya que son datos con un alto impacto económico en las zonas que cubren las Rutas del Vino de España”.

Un dato que se ofreció muy importante y esperanzador es el del turismo internacional que reciben las Rutas se sitúa en un 26% y en este punto donde existe un alto nivel de potencial crecimiento, afirmó Romero.

Respecto a los beneficios que puede reportar el enoturismo sobre la bodega, Redondo afirmó que “el turismo del vino tiene un impacto en varios sentidos: en el branding, en el aspecto económico, es una herramienta de diferenciación y supone una vinculación del público con la marca y la bodega. La historia y el territorio no son elementos que sean fáciles de desplazar o trasladar. Son aspectos que se viven en el lugar, en el momento”.

Las jornadas formativas dentro de actividades complementarias, enriquecen el enoturismo. 

En el acto se congratularon de que las bodegas están realizando inversiones en el acondicionamiento, aunque también es importante la inversión en personal profesionalizado, que es una tarea pendiente. También durante los fines de semana, que es cuando se concentra el grueso de los enoturistas.

Pero estamos ante un negocio rentable, según Romero, quien destacó que hay bodegas cuyo enoturismo se ha convertido en el primer cliente en su venta de vino. Las bodegas hacen vino, pero el volumen económico del Observatorio señala que se ha facturado en 2018 más de 10 millones de euros”. Además, los principales agentes siguen invirtiendo. Y explorando nuevos negocios.

Por otro lado, también se destacó la puesta en marcha de las diferentes actividades formativas y de algunas empresas dedicadas al negocio del enoturismo, como activo principal y que añade valor a la oferta porque son muy apreciadas por los enoturistas. Por ejemplo “Añada conocimiento” de Rioja Alavesa es uno de los ejemplos de formación. En otros casos, lo que se ha producido es una externalización del servicio y son empresas externas a las bodegas y las rutas las que ofrecen este servicio. Dos ejemplos son Vilamor en la Ruta del Vino de Ronda e Isidro Moneva en Rioja Oriental. Sirven de apoyo y ofrecen actividades de enoturismo de forma continua.

El enoturismo está creciendo progresivamente y se considera un sector con gran potencialidad. 

La inversión es importante, pero desde luego en el enoturismo “con muy poco se puede conseguir mucho”, afirmó Romero, quien destacó que los urbanitas están deseosos de salir al campo y que poner una mesa en el viñedo para un almuerzo puede costar muy poco y tener un gran impacto. Pero es importante, segun han dejado claro en la jornada, que como en todo producto, se debería definir bien el plan de negocio, el servicio, el público al que se va  a dirigir y dónde va  a ir a promocionar nuestro producto.

También resaltaron la importancia del enoturismo como potenciador de las bodegas más pequeñas, que logran hacerse una marca a través del enoturismo y su profesionalización. Por ello, apuntan todos al enoturismo como  negocio de éxito y de crecimiento en los próximos años. 

El enoturismo en España ofrece muchas posibilidades de negocio y esta jornada ha puesto de de manifiesto que en los próximos años y para las zonas rurales el turismo del vino tiene que ser un aspecto esencial para su desarrollo económico.

COMPARTIR: