19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El coste de acceso a los locales de la noche en Madrid, que ha aumentado tras el Covid, sitúa a la capital entre las más caras para salir de marcha

Radiografía de la fiesta nocturna y sus elevados precios en ciudades: Entradas a 30 euros y reservados desde 1.200

Imagen de la celebración de nochevieja en la Puerta del Sol de Madrid
Imagen de la celebración de nochevieja en la Puerta del Sol de Madrid
El recién finalizado 2023 ha dejado buenos registros de afluencia y consumo en el sector de la noche en España, en ascendencia desde el final de la pandemia de covid-19. Sin embargo, el mundo de la noche en nuestro país se hace cada vez más caro e inaccesible para los jóvenes, que acaban inclinándose hacia los planes de ‘tardeo’. Tal y como era de esperar, Madrid es la comunidad donde más cara es la fiesta, rondando casi los 30 euros la entrada.

No cabe duda de que estas fechas tan señaladas son la excusa perfecta para salir a tomar algo en compañía de nuestra familia y amigos. Así lo indican los datos, que muestran una evolución positiva en el gasto del mundo de la noche tras haber tocado fondo a causa de la crisis sanitaria del covid-19. Sin embargo, otros elementos como la inflación afectan directamente a los precios y con ello, a las opciones de muchos jóvenes, que cada vez se decantan más por el ‘tardeo’ que por las clásicas discotecas y pubs nocturnos.

Entre las distintas comunidades autónomas de España, el coste para una noche de fiesta varía entre los 15 y los casi 30 euros que marca el máximo nacional. La Comunidad de Madrid, con un promedio de 25 euros, es donde la salida se acerca más a esa cifra, seguida por los 23 euros de Cataluña y los 21 euros de la Comunidad Valenciana, las tres principales ciudades del país en cuanto a población se refiere.

Letras_PlazaSantaAna_Noche_1395318437.245

Fotografía de un local en Madrid

En el otro extremo de la lista se encuentra Castilla y León, que se posiciona como la región con los precios más bajos de acceso a las discotecas, con un promedio de seis euros. Un poco más alto, llegando a los 10 euros, se encuentra el País Vasco y Aragón.

Por otro lado, en las principales regiones donde se concentra la vida nocturna la experiencia ofrecida puede ser completamente diferente. Según expertos consultados por diversos medios de comunicación, en las regiones más costosas existe una gran competencia y demanda en las discotecas, que tratan de renovar sus ofertas y sus locales con el objetivo de captar más clientes y, sobre todo, más selectos en cuanto a presupuesto se refiere.

Sin embargo, el precio de la entrada no es el único aspecto incluido en una noche de fiesta para que esta se convierta en una experiencia ‘premium’. Se deben tener en cuenta otros detalles adicionales, como el guardarropa, que brinda la comodidad de no tener que cargar abrigos y pertenencias, con un costo adicional que ronda los dos euros, pero en algunos casos puede llegar a ser incluso de cinco euros, una cantidad considerable.

Los ‘VIP’: cada vez más inaccesibles y menos demandados

Una vez dentro de los establecimientos nocturnos, los cargos adicionales se acumulan rápidamente. Lo verdaderamente extravagante y caro comienza cuando se exploran las opciones VIP, con botellas de alcohol de alta gama en áreas reservadas para el resto de los clientes. En estas experiencias no sólo se valora el sabor o la calidad de las bebidas —que suelen ser champagne o bebidas espirituosas de alto coste— sino también el color de la etiqueta, generalmente de tonalidad brillante —que se asocia a lo ‘premium’— así como el sello que indica cuán exclusivo es el producto.

En estos locales, los reservados y las áreas VIP tienen una gran relevancia y son generalmente utilizados por personas famosas que a su vez ayudan a promocionar el local y a captar nuevos clientes. Madrid, al ser la capital, es el lugar donde más famosos se encuentran y donde hay más discotecas que ofrecen servicios exclusivos. No es difícil encontrarse con grupos de futbolistas, cantantes o actores en uno de estos espacios de algún club nocturno de la capital, cuyos precios pueden oscilar desde los 200 hasta los 1.200 euros dependiendo del local.

Además, a medida que la noche avanza, no solo se suman bebidas alcohólicas a la factura de los clientes, también lo hacen las botellas de agua, con un precio mucho más alto del habitual. De hecho, muchos lugares se niegan a proporcionar vasos de agua a los clientes con el argumento de preservar su imagen y estatus.

Los precios suben, las ganas también

Aunque los precios de las consumiciones y de la entrada a los locales sigue en aumento, según el informe 'Perspectivas de la Campaña de Navidad de 2023' elaborado por la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche) y Coca-Cola para el Observatorio del Ocio y el Turismo, se ha registrado un aumento del 4,08% en la facturación de los locales de ocio en Nochevieja este año pasado en comparación con 2022, manteniendo así la tendencia alcista iniciada en 2019. En los últimos cinco años, se ha registrado un crecimiento acumulado del 17,8%.

El estudio también reveló que el precio de las entradas ha experimentado un ligero incremento. Mientras que en 2022 el precio de salida medio era de 20 euros, este año se ha elevado a 22,5 euros, y se espera que alcance una franja de entre 30 y 50 euros en taquilla.

image

Fotografía de una fiesta nocturna en Madrid

Por otra parte, se ha observado un aumento de venta anticipada en las discotecas —pues las entradas anticipadas son más baratas que en taquilla— y un incremento constante del número de locales que ofrecen venta en línea. El porcentaje de público que compra la entrada con antelación para la fiesta de Fin de Año ha pasado del 40,5% al 59,6% en tan solo un año.

En términos de asistencia, se estima que 6,4 millones de personas celebraron su Nochevieja en los locales de ocio nocturno, con una edad promedio de 30,4 años. Los jóvenes de entre 20 y 30 años representan el 50,68% del público, seguidos por los de 30 a 40 años con el 31,76%. Los mayores de 40 años representan el 11,2%, mientras que los jóvenes de 16 a 20 años suponen el 6,08%.

En cuanto a la procedencia del público, la mayoría son locales, de forma que el 50% proviene de la misma ciudad donde se encuentra el establecimiento. El 19,53% reside en la misma provincia, el 11,81% en la misma comunidad autónoma, el 5,44% proviene de otras regiones de España, el 8,6% de países de la Unión Europea y, finalmente, el 4,54% de países fuera de la UE. 

Datos que hacen pensar en positivo pero que al mismo tiempo contrastan con la situación económica de la mayoría de los jóvenes en nuestro país, que según el mismo informe, cada vez se inclinan más por los planes que no incluyen entradas a discotecas o a los famosos reservados.

COMPARTIR: