28 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dentro de la Operación Delta India, la Guardia Civil ha denunciado 202 infracciones y detenido a 17 personas por utilizar estos sellos ilegalmente

Delitos contra la Denominación de Origen: Así falsean etiquetas DOP, IGP y EGT en los productos

El Cierre Digital en Delitos contra la Denominación de Origen:
Delitos contra la Denominación de Origen: "Nosotros sabemos que existen, pero el público general también tiene que saberlo"
Los productos con Denominación de Origen abundan en España por ser un país de gran diversidad geográfica e histórica. Estos reconocimientos otorgan a los productos una garantía de calidad que, en ocasiones, es falsificada por delincuentes que pretenden hacer pasar su producción por una reconocida con el sello. En el marco de la Operación Delta India, la Guardia Civil ha investigado 19 delitos contra productos sujetos a DOP, IGP y ETG.

España es un país que destaca por su diversidad geográfica y cultural, siendo muy abundantes los productos que caracterizan las tierras y los rincones del país. Sin embargo, también son frecuentes los delitos que se cometen sobre la Denominación de Origen de productos protegidos y enmarcados dentro de unas características de calidad muy exhaustivas.

Como ha indicado la Guardia Civil, en el marco de la Operación Delta India se han realizado 2.800 inspecciones en diversos establecimientos y medios de transporte. En dichos procesos, son 17 las personas investigadas por la comisión de 19 delitos contra productos sujetos a Denominación de Origen Protegidas (DOP), Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) y Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG).

2023-12-06_DELTA_INDIA_03

La Guardia Civil dentro de una de las operaciones con jamones manipulados / Foto: Guardia Civil.

Juan Luis Ortiz, Secretario General de la Denominación de Origen Los Pedroches y miembro del Comité Ejecutivo de Origen España, la Asociación Española de Denominaciones de Origen, ha explicado para elcierredigital.com que “cualquier fraude afecta tanto al productor, como al consumidor".

Por un lado, afecta a los productores que sí están sometiéndose a reglas, condiciones específicas y a un tipo de producción determinado. Pero, por otro lado, también afecta al comprador, que se siente engañado porque le están vendiendo una cosa utilizando el nombre protegido por la Unión Europea de un producto que no es en realidad.

Así son los productos DOP, IGP y ETG

Los productos de Denominación de Origen Protegida (DOP) son aquellos “cuya calidad o características se deben al medio geográfico con sus factores naturales y humanos, y cuya producción, transformación y elaboración se realizan siempre en esa zona geográfica delimitada de la que toman el nombre”, tal y como se explica en el portal nacional sobre propiedad industrial e intelectual.

De manera similar, los productos con una Indicación Geográfica Protegida (IGP) poseen alguna cualidad o característica determinada que puede atribuirse a un origen geográfico y cuya producción, transformación o elaboración se realiza en la zona geográfica delimitada de la que toma su nombre.

En su caso, las Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG) son productos con rasgos específicos diferenciadores de otros alimentos de su misma categoría. Estos se elaboran y producen a partir de materias primas tradicionales, o bien presentan una composición, modo de producción o transformación tradicional, como indica el portal del Gobierno.

España es un país que se caracteriza por ser un espacio geográfico con una gran diversidad cultural e histórica, por lo que existe un variado abanico de alimentos que cuentan con el reconocimiento por sus características cualitativas propias, relacionadas con el ámbito geográfico en que han tenido origen o su proceso de fabricación. Todo ello lleva al país a ser una de las naciones europeas que poseen mayor número de estas denominaciones e indicaciones de calidad. “Los nombres protegidos hay que respetarlos y el producto que está identificado con esos sellos lleva detrás mucho trabajo”, explica el experto.

pexels-bruno-cantuaria-774455

Reserva de vinos. 

En la operación llevada a cabo por la Guardia Civil se han denunciado 202 infracciones y se han detectado varios modus operandi: desde la falsificación de documentos para la importación de productos deficientes o incumpliendo los requisitos legales existentes en España, hasta la falsificación de efectos timbrados o precintos de los propios envases, como expresa el Cuerpo de Seguridad.

Los falsos productos con Denominación de Origen: así se producen

Como indica el miembro de Origen España, Juan Luis Ortiz, estos delitos se cometen de formas muy diversas y por delincuentes variopintos. “Se da toda la casuística: hay organizaciones, pero también hay muchas personas individuales que intentan vender un producto utilizando un nombre que no le corresponde y obtener así mayor rendimiento en el mercado, mayores beneficios económicos, más facilidad de venta y mayor prestigio”.

Así mismo, puede ser desde “una manipulación en el etiquetado, hasta una manipulación en la información que se le da al consumidor a través de páginas web en el comercio electrónico”. Multitud de artimañas que tienen el fin de “convencer, camuflar y utilizar algo que no es lícito”, indica Juan Luis Ortiz.

Con todo ello, la operación Delta India ha intensificado la protección, tanto de la propiedad intelectual, como de la industrial, “con el objetivo de garantizar la veracidad de la información sobre los productos alimentarios o bebidas que adquiere el consumidor”.

Y es que se pretende defender los derechos de los agricultores y productores con unos ingresos equitativos basados en la calidad diferenciada de unos productos específicos, que son los principales afectados por estos delitos. Con ello, se permite el desarrollo de la economía de zonas rurales, muchas de ellas en peligro de despoblación, el fomento del empleo y la fijación de la población en el medio rural.

Son numerosos los productos que sufren el impacto de este delito. “Vemos mucha falsificación de vinos, pero también hay muchos productos agroalimentarios: jamones ibéricos (Los Pedroches, Jabugo, Guijuelo, etc.), turrón de Jijona, queso manchego... Mientras más valor económico tengan, más fácil es cometer ese fraude porque más margen le pueden meter”, explica Juan Luis Ortiz.

Cómo identificar un producto reconocido

Una vez que un producto sea reconocido con una Denominación de Origen Protegida o una Indicación Geográfica Protegida, este se inscribe en el registro de la Unión Europea, gozando de derechos de Propiedad Intelectual que los protegen frente a posibles falsificaciones.

Como indica el portal nacional de propiedad industrial e intelectual del Gobierno, se preserva al producto ante “cualquier uso comercial directo o indirecto de un nombre registrado en productos no amparados por el registro”, así como de “cualquier uso indebido, imitación o evocación, incluso si se indica el verdadero origen de los productos o servicios o si el nombre protegido se traduce o se acompaña una expresiones tales como estilo, tipo, método, producido como en, imitación o expresiones similares”. Además, lo protege de cualquier otro tipo de indicación falsa o falaz en cuanto a la procedencia.

Para poder identificar los productos con estos sellos en el etiquetado de los mismos deberá figurar el símbolo de la Unión Europea asociado a él. Además, el nombre registrado del producto deberá aparecer en el mismo campo visual. Este símbolo es voluntario en el caso de los vinos y las bebidas espirituosas.

Diseno_sin_titulo_74

Sellos de identificación de Identificación Geográfica Protegida y Denominación de Origen Protegida.

Podrán figurar en el etiquetado de productos agroalimentarios las menciones “Denominación de Origen Protegida”, “Indicación Geográfica Protegida” o “Especialidad Tradicional Garantizada”, o las correspondientes abreviaturas “DOP”, “IGP” o “ETG”. Estas menciones sí son obligatorias para vinos y bebidas espirituosas.

Los productos que cuentan con el sello de Denominación de Origen pueden ostentar el reconocimiento de ser propios de una historia, una tradición y un origen que garantizan su calidad y su valor único. Es por ello que la falsificación supone un gran descrédito para la riqueza cultural de un país como España, que destaca por su variedad geográfica y gastronómica.

Juan Luis Ortiz indica que “la principal herramienta de la que pueden disponer los consumidores es la formación y el conocimiento. Yo siempre digo que la formación en cualquier ámbito de la vida es esencial para evitar que te engañen y para saber cuáles son los etiquetados correctos y qué es esperable de un producto, no solamente quedarnos con el nombre”.

Así mismo, el experto afirma que es necesario ser “lo suficientemente valiente como para denunciar y ponerlo en conocimiento de la autoridad los casos de falsificación para que se tomen las medidas correspondientes. No solamente para que no te engañen a ti, sino para que no engañen a quien venga detrás”.

Algunas operaciones

Las operaciones que ha realizado la Guardia Civil dentro de Delta India han sido de muy diverso tipo. Como indica el Cuerpo, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de Toledo (SEPRONA) ha investigado al gerente de una cooperativa por un delito contra la propiedad industrial, por la producción y venta al público de vino con etiquetado de la denominación de origen “La Mancha” sin figurar inscritos ni poseer autorización de la citada DOP. En dicho proceso de intervinieron 25.000 etiquetas, 29.000 contra-etiquetas y 7.200 cápsulas, todas ellas conteniendo simbología de la “DOP La Mancha”.

2023-12-06_DELTA_INDIA_01

Vino manipulado incautado por la Guardia Civil.

Otro ejemplo tuvo lugar en Huelva, donde en el marco de una investigación policial iniciada en febrero de 2022, se investigaron varios supuestos delitos de fraude alimentario con productos curados de “cerdo ibérico”, como indica la Guardia Civil. La organización criminal se encontraba activa desde hace unos años en la Sierra de Huelva y, en su actividad, se dedicaba a la venta fraudulenta de jamones y paletas manipulando el etiquetado de origen de las piezas para etiquetarlo de nuevo y vender el producto con su propia marca. Se intervinieron 52.176 kilos y 2.998 piezas de jamones y paletas.

Un caso similar se produjo en Alicante, donde una bodega modificaba de forma ilegal diversos productos, entre ellos bebidas aromatizadas a base de vino, que eran compradas a fabricantes legales. En esta bodega añadían distintas esencias aromáticas y azúcar. Una vez modificadas sus condiciones organolépticas, a la bebida aromatizada se le daba un sabor y olor similar a otras bebidas alcohólicas como vermut, moscatel y la mistela (vino licor). Se requisaron 5.571 litros de distintas bebidas alcohólicas y 1.950 kilos de miel en la operación.

“Para mi es fundamental felicitar a la Guardia Civil tanto por su labor, como por hacer público ese tipo de actuaciones porque eso va a hacer que aquellas personas que tengan la tentación de cometer ese fraude sepan que están cometiendo un delito que puede tener consecuencias”, concluye el Secretario General de Los Pedroches. “Nosotros sabemos que esos delitos existen, pero el público genérico también tiene que saberlo”.

COMPARTIR: