28 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El director del Festival Internacional de Circo de Albacete indica que es un problema global y que el 90% de los circos en el mundo están cerrados

Vuelven los circos este verano al mapa español, en un regreso marcado por la incertidumbre

Circo actuando
Circo actuando
Tras dieciséis meses parados, sin actuar, y algunos de ellos sin tener prácticamente donde vivir, los circos vuelven a recorrer el mapa español. Tras el fuerte golpe que les propinó la pandemia, por la que muchos han tenido que dejar el negocio, los artistas más valientes intentan volver a cumplir su sueño de hacer lo que más les gusta, acercar a todas las familias el espectáculo del circo, en una vuelta marcada por la incertidumbre del COVID-19.

Los circos nunca habían estado tanto tiempo parados, más de dieciséis meses en dique seco para los artistas de estos espectáculos en España. La pandemia, sin duda, es la aventura más complicada a la que se han enfrentado.

Acostumbrados a la vida nómada, a los aplausos, a conquistar la pista y a mantener la tensión hasta el último segundo, de repente se encontraron con una carpa vacía, sin poder hacer el trabajo con el que se ganaban la vida, teniendo que buscar otro oficio, y sin posibilidades de entrenar en lo que realmente les apasiona. El 15 de marzo de 2020 cambió sus vidas.

Ahora, tras lo que ha parecido una eternidad, algunos circos, los más valientes, vuelven a recorrer la geografía peninsular y a desplegar sus alas, con más incertidumbre que garantías.

Hay muchas historias de artistas que han pasado por grandes dificultades a causa de la pandemia y que merecen ser contadas. Una de ellas es la del Circo Continental y el pueblo de Osuna. Este circo, conformado por catorce personas con sus necesidades y quehaceres, preparadas para enfrentarse a retos y cortar en dos a sus protagonistas en los trucos de magia con los que maravillan al público, nunca antes se había enfrentado a un parón indefinido.

Ellos estaban preparados para estrenar en Osuna, Sevilla, cuando una llamada lo cambió todo y tuvieron que pasar un año y cuatro meses allí, parados, detenidos indefinidamente. Por suerte, Osuna demostró ser un pueblo lleno de gente dispuesta a ayudar a los más necesitados, ofreciéndoles empleo y dándoles de comer en los momentos más duros, cuando no tenían nada. Situación de la que han salido hace apenas unos días para dedicarse a su pasión, al circo.

Pedro Basilio, director del circo y malabarista afirmó sobre esta vivencia: "Ha sido una experiencia agridulce. En toda la vida, como mucho, hemos estado en un sitio una semana y hemos seguido con la casa a cuestas por las ciudades y pueblos a donde íbamos con nuestro circo y, de golpe y porrazo, nos vimos atrapados y la vida cambió totalmente. Pero, la parte dulce es que nos quedamos con toda la solidaridad que recibimos siempre de Osuna". 

Familia del Circo Continental: “Estamos desbordados con la solidaridad del  pueblo de Osuna” - El Pespunte

Circo Continental.

Sin embargo, no todos los circos han corrido la misma suerte, algunos han dejado el negocio ante la imposibilidad de continuar. ElCierreDigital.com ha hablado con Miguel Álvarez, director junto a su hermano del Festival Internacional de Circo de Albacete, y del Circo Sensaciones, galardonado con el Premio Nacional de Circo en 2010, sobre cómo ha afectado la pandemia al circo y sobre cómo ve la vuelta de este espectáculo.

Álvarez declaró que la pandemia para el circo ha supuesto “una ruina total”.  Y aunque afirma que la cultura en general ha sido uno de los sectores más afectados, destaca que el circo lo ha estado más. "Muchos artistas (de circo) han tenido que ponerse a trabajar de lo que encontrasen y han estado sin entrenar por falta de tiempo y de medios”, nos cuenta.

Para él, la vuelta de los circos a la normalidad aún no se ha dado y tampoco es optimista en el proceso de recuperación, “está yendo fatal, hay una incertidumbre constante. Cada comunidad se rige por unas normas distintas. Es un lío. Además, la gente aún tiene miedo y no acude a los espectáculos”, declara, y afirma que como consecuencia de ello los circos no pueden hacer una gira como antes de la pandemia.

El director del Festival Internacional de Circo de Albacete contó a este medio que conoce a algunos compañeros de profesión que han intentado abrir las carpas y lo están pasando muy mal. “El circo, hasta que esto (COVID-19) no se acabe, no tiene futuro” añadió. Y subrayó que este problema no solo lo están teniendo los circos españoles: “Es un problema global. El 90% de los circos en el mundo están cerrados”.

El Circo Alegría llega a la capital con el espectáculo ‘Aqua  Circus’ | Canarias7

Circo cerrado.

El gran problema junto al COVID-19 es que los ayuntamientos siguen cobrando a los circos lo mismo por su estancia en los pueblos, como si no hubiese pasado nada, sin dar ninguna ayuda y sin ofrecer garantías”, denuncia Miguel Álvarez.

Aunque si algo tiene claro Álvarez es que el circo no va a desaparecer nunca. “Ha habido baches más grandes históricamente, el circo no va a desaparecer en la vida. Mientras haya niños y haya familias, habrá circo ya que es el único espectáculo que existe para toda la familia, no existe otro. Se tienen que adaptar a los nuevos tiempos y modernizarse, pero siempre habrá circo” concluyó.

COMPARTIR: