07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los delincuentes contactan con la víctima con un número de teléfono extranjero y usan datos de las redes sociales de sus allegados para engañarlos

El 'timo de las maletas': Dicen ser un familiar que pide dinero para pasar su equipaje por aduanas

Aeropuerto
Aeropuerto
La Policía Nacional ha advertido de una estafa conocida como 'el timo de las maletas', que prolifera en épocas de muchos desplazamientos. El modus operandi de los ciberdelicuentes es contactar con la víctima a través de un número de teléfono extranjero, hacerse pasar por alguien de nuestro entorno y pedir 'ayuda', bien sea por su equipaje o por su vuelo. Una vez que la víctima cree que el delincuente es su 'familiar', este pide dinero en concepto de 'coste de aduanas'

El ‘timo de las maletas’ ha llegado con el verano y las vacaciones, una época en la que la mayoría de las familias preparan viajes y equipajes para pasar unos días fuera de su residencia habitual. Pero este cambio en nuestra rutina puede ser el momento perfecto para los estafadores y la Policía Nacional ya ha advertido a la población de este timo tras contabilizarse varias víctimas.

El modus operandi que utilizan los estafadores es el siguiente: los delincuentes se ponen en contacto con sus víctimas a través de un número de teléfono registrado en el extranjero. A partir de ese momento se hacen pasar por un familiar o allegado de la victima y les explican que están en apuros en el extranjero y que no pueden volver a España. En ese punto del engaño, pueden utilizar dos versiones: la primera es decir que les han retenido el equipaje en el extranjero y la segunda que han perdido el vuelo por algún tipo de problema y que son las maletas las que sí van en el vuelo para España.

Tras la explicación del supuesto problema, los estafadores solicitan dinero a la víctima por unos supuestos ‘costes de aduana’, haciéndole creer que de otra forma perderán el equipaje. Y una vez que el delincuente cuenta con el primer pago de la víctima, le vuelven a ocurrir ‘problemas inesperados’ con el vuelo, para así asegurar siguientes pagos. Las denuncias que han llegado a la Policía Nacional contemplan casos en los que las víctimas han llegado a enviar hasta 10.000 euros.

Estos ciberdelincuentes utilizan en primer lugar las redes sociales para conseguir información de la víctima, siéndoles muy útiles las fotografías que se publican en internet. En general, la estafa se realiza mediante un mensaje de texto suplantando la identidad de algún conocido que consolidan con una llamada de un supuesto agente de aduana que informa del ‘problema’ con el vuelo o equipaje.

La Policía Nacional insta a desconfiar de cualquier llamada o mensaje que implique cualquier tipo de pago. Y recomiendan que cuando se suponga que es un familiar, se contacte con una tercera persona en común que pueda confirmar que la persona que se está poniendo en contacto es realmente de nuestro entorno. También se aconseja que antes de realizar ningún pago se contacte con la aerolínea para que nos informen de si existe algún problema relativo a aduanas, vuelos, equipaje… y recuerdan que ningún agente aeroportuario público tiene derecho a solicitar transferencias bancarias.

Por otra parte, Policía Nacional ha realizado una campaña en sus redes sociales advirtiendo del peligro que supone que todos nuestros seguidores sepan nuestra ubicación exacta en cada momento

Estafas por SMS o Whatsapp

Un medio clásico para estafar es un enlace que se hace llegar a través de SMS. Los ciberdelincuentes aprovechan cualquier circunstancia puntual para conseguir que se pique el anzuelo. Así ocurre durante la campaña de la renta, cuando muchos ciudadanos que tienen el derecho a devolución podrían no sospechar si recibiesen un SMS que parece proceder de la Agencia Tributaria. 

En cualquier caso, como repiten los organismos, entidades bancarias o fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, no se debe pinchar ningún link sospechoso ni dar datos personales o bancarios.

Otras veces se envía un WhatsApp a la víctima cambiando el remitente y haciéndole creer que es una persona de su agenda de contactos. El estafador le indica a su “contacto” que le ha realizado un bizum de 20 euros por equivocación y que por favor se lo devuelva. Este tipo de fraude es común cuando ha habido un robo previo de teléfono, los delincuentes envían mensajes a todos los contactos desde el teléfono de la víctima

Otras estafas de cara al verano

Cada vez son más las personas que gestionan por su cuenta el hospedaje utilizando las posibilidades que ofrece Internet para alquilar una casa o apartamento. Las ventajas y la comodidad que ofrece la Red son indiscutibles, pero hay que ser conscientes de que los riesgos también están ahí y puede salir caro si el usuario no está alerta.

Y es que las estafas están a la orden del día. Así lo constata la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha advertido un aumento de las denuncias y reclamaciones desde que se ha generalizado el uso de plataformas de alquiler de viviendas vacacionales. Además, han observado cómo estos fraudes son cada vez más difíciles de detectar.

Entre los más comunes, se encuentra el pago por adelantado, de forma que ofrecen un servicio extra a cambio de que el interesado transfiera el dinero al margen de la plataforma donde se anuncia su vivienda, o el ‘phishing’ (suplantación de identidad), por el que el estafador envía un correo electrónico o enlace que, a primera vista, parece de la plataforma utilizada o de otro sitio de confianza.

Estos mensajes tienen como objetivo engañar a la víctima, solicitándole información confidencial como contraseñas u otras direcciones de correo electrónico. De esta forma, introducen un 'malware', es decir, un software malicioso que accede al equipo para hacerse con información confidencial.

Estas son las pistas que, según la Oficina de Seguridad del Internauta, deben hacer sospechar al usuario cuando busca un alquiler vacacional:

-Revisar todas las fotos al detalle: si hay pocas, de mala calidad o incluso robadas de otros sitios, es un claro indicio de que el alojamiento puede ser falso.

-Atención a la persona de contacto: hay que sospechar si da poca información sobre su identidad e intenta que el usuario se conecte por otra plataforma de comunicación o de pago.

-Cuidado con el precio: Si la cifra parece demasiado barata para ser cierta, es que probablemente no lo sea. "Los anuncios demasiado bonitos en zonas muy demandadas e imposibles de dejar escapar, suelen ser un fraude", detalla la OSI.

-Investiga: Conviene revisar bien que la web sea segura y si se repite el anuncio en otras páginas. Si este es el caso, hay que fijarse si el arrendatario es el mismo siempre o cambia su identidad. 

COMPARTIR: