03 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LOS ORÍGENES DE la fiesta se remontan A HACE MÁS DE 3.000 AÑOS, CUANDO LOS PUEBLOs del norte DE EUROPA CELEBRABAN “SU NUEVO AÑO”

La festividad de Halloween, la historia de una tradición celta que ha logrado implantarse en España

La conocida Noche de Brujas es una fiesta de origen pagano que se celebra cada año en la noche del 31 de octubre coincidiendo con el Día de Todos los Santos en la tradición cristiana. Los celtas consideraban que durante esa noche los espíritus salían junto con otras criaturas fantásticas como las hadas o los demonios, haciendo un viaje “desde la tierra al más allá”.

Los celtas vivieron en lo que se conoce ahora como Irlanda desde el año 500 a.C. y ellos consideraban que el Nuevo Año comenzaba el día 1 de noviembre, al que llamaron Samhain, que significa “año nuevo”. Tenían la creencia, por tanto, de que la noche del 31 de octubre se abría la puerta entre el mundo de los muertos y los vivos, de manera que las almas de las personas fallecidas se encontraban atrapadas en la tierra y esa noche pasaban al inframundo. Pensaban que los espíritus salían tras el anochecer. 

Desde entonces, los celtas pusieron en marcha rituales para protegerse durante esta noche y uno de ellos, era el uso de disfraces para confundir a los espíritus. Además, encendían hogueras, colocaban velas de nabos tallados y las calabazas se usaban como trampas para ahuyentar a los espíritus. Por si todo ello no era suficiente, llevaban en los bolsillos golosinas que les servían para “pagar” a los espíritus perdidos y devolverlos al inframundo. Rituales que, de una manera u otra, siguen formando parte de la noche del 31 de octubre en la actualidad. 

¿Cómo celebraban Samhain?

Aunque parece que sus rituales se centran en los muertos, está festividad también se celebraba entre los vivos. Entonces, la etapa del invierno era muy fría y oscura y la comida que se encontraba era escasa. De esta manera, las familias se reunían justo antes de que empezara el invierno, para celebrar la “última fiesta” del año, donde también se tenía la oportunidad de reunirse con sus antepasados muertos.  

como-surge-el-halloween-cual-es-su-relacion-con-la-cultura-celta

Recreación de la festividad Samhain

Con la evolución de las creencias y la llegada de nuevas culturas y costumbres, los rituales fueron cambiando poco a poco. Entre los cambios, está el que se refiere al nombre, que se modificó para ajustarse al calendario católico, tomando el nombre de “All Hallows Eve”, que significa “Víspera de Todos los Santos” y que más tarde fue derivando en Halloween. 

¿Cuándo empezó la celebración de Halloween?

Las celebraciones relacionadas con Halloween nacieron en Irlanda y daban la bienvenida al “año nuevo celta” que coincidía con el solsticio de otoño. A través de los inmigrantes irlandeses, esta tradición llegó a Estados Unidos y a Canadá hacia el año 1840, aunque no fue hasta el año 1921 cuando comenzó a tener más relevancia al celebrarse el primer desfile en Minnesota. 

La gran internacionalización de la festividad llegaría entre finales de los 70 y principios de los 80 de la mano del cine y las series de televisión. En 1979 se estrenaría la película “Halloween” de John Carpenter, que tuvo gran éxito y que puso en conocimiento de muchos esta festividad hasta entonces mayormente desconocida en países como España. Sin embargo, no fue hasta los 2000 cuando empezó a vivir su auge, que ha ido creciendo año tras año. 

España y el Día de Todos los Santos 

Mucho antes de que esta tradición de origen irlandés llegará a España, en nuestro país se celebraba el día 1 de noviembre de cada el año, el conocido Día de Todos los Santos, una festividad de origen cristiano para las iglesias católicas de rito latino. 

1477906864_523558_1477907059_noticia_normal

Celebración del Día de Todos los Santos

El origen del esta celebración cristiana se remonta a hace casi 1300 años. Fue el Papa Gregorio III quien impulsó este rito con el objetivo de que todos los santos tuvieran un día marcado en el calendario para que fueran recordados y venerados por lo menos un día al año. La celebración ha llegado hasta nuestros días, ya que cada día 1 de noviembre se honra a los fallecidos y es tradición acudir a los cementerios con flores y recordarlos. 

COMPARTIR: