03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los automovilistas denuncian que ya pagamos estas infraestructuras y que los peajes en autovías aumentan el riesgo de accidentes y dañan al bolsillo

Los automovilistas en contra de las autovías de pago que ya son una realidad en España

Primera autovía pago de España.
Primera autovía pago de España. / Autovía A-636, Gipuzkoa
El Gobierno anunció a finales de 2021 la necesidad de instaurar el pago por el uso de las autovías como forma de poner solución al creciente déficit en materia de conservación de carreteras. Finalmente ha sido así, el País Vasco es la primera autonomía que ha instaurado la primera autovía de pago. Esta medida, que se quiere extender en todo el territorio nacional, podría traer consecuencias económicas negativas y un mayor riesgo de accidente para los automovilistas.

En el último año, los debates, polémicas y discusiones en torno a las autopistas de peaje y las autovías de pago no han cesado. Si por un lado hemos asistido a la liberalización de históricas autopistas de peaje que han dejado de cobrar por circular al concluir los contratos de sus concesiones, como la AP-1, la AP-7 entre Tarragona y Alicante, entre Tarragona y La Jonquera y entre Montmeló y El Papiol, la AP-4 entre Sevilla y Cádiz o la AP-2 entre Zaragoza y El Vendrell, por otro, el Gobierno planifica cobrar por el uso de las autovías y autopistas de España, que hasta ahora son gratuitas.

La necesidad de mantener y conservar bien las carreteras, según informa el Gobierno, llevará irremediablemente a esta medida que ya se ha acordado con Bruselas en la negociación de los fondos por el Plan de Recuperación. De momento, no se contempla en la nueva Ley de Movilidad que pronto debatirá el Congreso pero el Ejecutivo sigue analizando la propuesta, que intentará primero consensuar con la oposición y los agentes sociales del sector del transporte.

Aumenta el riesgo de accidentes

Sobre este tema elcierredigital.com ha hablado con Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, organización de defensa de los automovilistas.

"Somos absolutamente contrarios a esta medida pues las infraestructuras de las autovías ya han sido financiadas en su construcción por los automovilistas.  Nosotros aportamos más de 30.000 millones de euros al año de impuestos y para el mantenimiento de estas infraestructuras se necesitarían apenas 1.800, de los cuales, en la mayoría de los ejercicios no se ha llegado ni a la mitad, no se ha invertido ni 900" critica Arnaldo.

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados además advierte que "este tipo de medidas, y lo hemos visto en el caso de Portugal que es el único país que tiene un modelo similar al que se pretende implantar en España, ha tenido unas consecuencias económicas muy negativas porque nada más implantarse, aproximadamente un 30% de vehículos han dejado de utilizar estas infraestructuras con un impacto económico muy negativo para las zonas afectadas".

Arnaldo también subraya las "consecuencias negativas en la seguridad vial al derivarse el tráfico hacía carreteras convencionales donde aumenta el riesgo de colisión frontal por adelantamientos que, en el caso de España, los accidentes de tráfico en estas vías suponen el 70%".

Primera autovía de pago en España

Esta semana se ha conocido cuál será la primera autovía española de pago. La propuesta ha partido de la Diputación Foral de Gipuzkoa, que ha aprobado la nueva Norma Foral 4/2020, por la que desde el pasado día 18 de enero podrá instalarse un sistema de pago en la autovía A-636, en el tramo que discurre entre las localidades de Beasain y Bergara.

La medida afecta a un tramo de hasta 15,5 kilómetros. Para agilizar su puesta en funcionamiento, ya se permite el pago de forma telemática, sin necesidad de detenerse en cabinas de peaje tradicionales. Es un sistema de pórticos y lector de matrículas similar al que fuentes del Gobierno aseguran que maneja ya el Ejecutivo para implantar en España a medio plazo en todas las autovías hasta ahora gratuitas.

Este nuevo sistema de pago de la autovía A-636 afecta a todos los vehículos a motor, con la excepción de las motocicletas. El coste por el recorrido íntegro de los 15,5 km es de 2,53 euros para turismos y vehículos ligeros; de 4,11 euros para camiones ligeros; y de 5,15 euros para camiones de más de 12 toneladas

En marcha el peaje de la autovía de Deskarga entre Beasain y Bergara -  Agencia de Noticias

Autovía A-636, primera autovía de pago de España.

Mediante este sistema, los habitantes residentes de la provincia de Gipuzkoa dispondrán de un dispositivo conocido como Abiatu, comercializado por la empresa Bidegi, la que en la práctica gestiona la propia autovía. Este dispositivo es similar al tradicional sistema Vía-T y resulta compatible con otras autopistas de pago de España, Francia y Portugal.

El funcionamiento del cobro es muy sencillo. Cuando el coche circula por este tramo de la A-636, los lectores de matrículas de los pórticos detectan el vehículo en uso y cargan el importe de la circulación a la cuenta corriente que está vinculada a este dispositivo Abiatu. Por el contrario, quienes no cuentan con este sistema o son usuarios de paso, deberán previamente registrarse y vincular su matrícula de coche a una tarjeta de pago a través de Bidagi. Si no se lleva a cabo el registro, pero se ha pagado en las 4 horas previas algún peaje con una tarjeta de crédito, el importe se carga directamente a la misma.

En el caso de no producirse ninguno de estos supuestos, la empresa concesionaria asegura que el propietario del coche recibirá entonces una carta informativa de la Diputación con el precio que debe abonar por haber usado esta vía de pago. Si no se produce el pago en un período voluntario, se denunciará al conductor y se aplicarán recargos en el cobro.

Quienes sí tengan instalado el sistema Abiatu podrán beneficiarse de descuentos en el precio si utilizan el dispositivo al menos seis veces al mes en cualquiera de las vías de pago de Gipuzkoa, que incluye también la AP-8.

COMPARTIR: