02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según explica una trabajadora: “Te avisan con muy poca antelación para recortarte horas, añadirte… No puedes hacer una planificación”

La precariedad de la hostelería: Horarios intempestivos y trabajo mal remunerado

Trabajador de hostelería.
Trabajador de hostelería.
El sector de la hostelería está notando la falta de trabajadores. Más de 1.000 puestos han sido ofertados en el portal de empleo Randstad para un sector que ha visto reducido en casi 50.000 personas su plantilla desde el año 2020. La precariedad laboral, la saturación de trabajo por falta de personal y los horarios que impiden una conciliación con la vida personal son los puntos clave que fomentan las vacantes, según ha explicado una trabajadora del sector a El Cierre Digital.

Con el verano cerca, las vacantes en el trabajo de hostelería han salido a la luz. Más de 1.000 puestos ofertados en la web de empleo Randstad y la falta de unos 50.000 camareros desde que comenzó la pandemia son solo algunos de los datos arrojados en los últimos días que demuestran la falta de personal en el sector.

En una conversación con elcierredigital.com, una empleada de una conocida franquicia de comida rápida ha confirmado que la falta de personal es latente para los trabajadores: “El problema que veo es falta de personal. Los fines de semana, sobre todo, cuando hay más carga de trabajo. Acaba habiendo muy poca gente dentro de cocina y en barra atendiendo al cliente, así que acabas siendo una persona para hacer las tareas que deberían hacer tres”. La empleada añade que “no puedes hacer todo lo que te han pedido que hagas, porque te faltan manos y te falta tiempo”.

Aunque la falta de personal no es el único problema al que se enfrentan los trabajadores de hostelería. Uno de ellos es la jornada laboral que, según afirman muchos empleados, se alarga más horas de las estipuladas lo que hace imposible la conciliación. “Son horarios que no te permiten hacer una vida normal, sobre todo si vas a trabajar fines de semana y vas a trabajar festivos, que es cuando la gente suele librar y cuando suelen irse de vacaciones. Vas como al contrario del mundo”, explica la trabajadora a elcierredigital.com. “Te pueden avisar con muy poca antelación para recortarte horas, para añadirte… No es un trabajo con el que puedas hacer una planificación”, añade.

Este problema podría verse solventado con un salario acorde pero tampoco parece ser el caso del sector, que mantiene a sus empleados con sueldos, en muchas ocasiones, por debajo del mínimo estipulado por convenio. Este estipula que “la jornada máxima semanal será de promedio 40 horas de trabajo efectivo para un trabajador a tiempo completo”. Para esta cantidad de trabajo, cada comunidad autónoma establece el sueldo base para cada categoría que, en el caso de Madrid, ronda los 1.000 euros en el caso de los jefes de cocina, cocineros o encargados.

“No cubre en absoluto el sueldo el tipo de trabajo que estás haciendo y la saturación. Es un trabajo demasiado exigente, piden hacer muchísimas cosas a una sola persona y muchas veces ni siquiera cubren las vacantes que necesitan, para poder recortar”, explica la empleada a elcierredigital.com, afirmando que, además de salarios bajos, se ofertan menos plazas de las necesarias.

Las soluciones del Ministerio de Trabajo y los sindicatos

La solución a toda esta problemática, a ojos del Ministerio de Trabajo, parece sencilla: “pagar adecuadamente, cumplir con los descansos y las jornadas laborales, y permitir la conciliación familiar. Cuando esto suceda, estoy seguro de que las vacantes se esfumarán como la espuma”, ha comentado el secretario de estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey.

Joaquín Pérez Rey.

Desde el ministerio, además, han puesto el foco en los territorios más afectados por la situación de la hostelería: las localidades de costa con gran afluencia turística. Es ahí donde los bajos salarios y el alto precio de los alquileres no permite a los trabajadores aceptar un puesto en la hostelería.

Por su parte, los sindicatos de trabajadores del sector alertan, además, de la temporalidad del trabajo, que ronda en torno al 36% —debido a que es un trabajo estacional, en el que aumentan las vacantes en los meses de verano—, y en “los altos niveles de fraude en la contratación”, según comentaba el responsable de Comisiones Obreras (CCOO) en Hostelería y Turismo.

Desde el sindicato, proponían una serie de ejes de actuación para poder solucionar todos estos problemas, entre los que destacan la dignificación de los salarios, reducir la temporalidad, garantizar la aplicación del convenio y apostar por salud laboral, así como en formación.

La patronal, sin embargo, se muestra en contra de esta postura, afirmando que las condiciones laborales no son la causa de los puestos libres en hostelería y que “si hay situaciones puntuales de incumplimiento, que se denuncien”.

Diferentes posturas entre los trabajadores

El programa Espejo Público entrevistó el pasado lunes a dos trabajadores del sector hostelero: un hombre de 50 años y una joven de 22. Ella se mostraba en contra de trabajar como camarera debido a “la mala experiencia y a cómo te venden el trabajo”. Añadía, además, que “te piden mucha experiencia y flexibilidad horaria; flexibilidad horaria es echar mínimo 12 horas en un día que te la están pagando a 5 euros”.

Manuel, el hostelero entrevistado por 'Espejo Público'.

Manuel, el trabajador de 50 años, normalizaba la situación: “La hostelería está hecha para el fin de semana. En una cocina entras desde por la mañana y no sabes a qué hora te vas”.

"Pongámosle humor. En la hostelería se trabaja media jornada, doce horas, eso se hace así toda la vida", comentaba también el hostelero, que afirmaba haber regentado un negocio, que tuvo que cerrar. Una frase que ponía de manifiesto, para muchos, una situación de denuncia ante las condiciones laborales que sufren este tipo de trabajadores.

COMPARTIR: