26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En los años 60 superó con éxito las pruebas de la NASA para convertirse en astronauta, pero cancelaron su proyecto debido a la mentalidad de la época

La historia de discriminación de Wally Funk: La mujer que ha podido viajar por fin al espacio con 82 años

Imagen de Wally Funk, la anciana que viajó al espacio junto a Jeff Bezos.
Imagen de Wally Funk, la anciana que viajó al espacio junto a Jeff Bezos.
La veterana expiloto de aviación estadounidense, Wally Funk, se ha convertido en la persona más longeva en viajar al espacio. Este logro le ha llegado años después de los episodios de machismo que vivió por parte de la NASA durante los años 60, ya que, durante el programa Mercury 13, superó todas las pruebas para convertirse en astronauta pero la agencia decidió cancelar el proyecto y evitar que viajara al espacio.

El pasado martes, el multimillonario creador de Amazon Jeff Bezos y su compañía aeroespacial Blue Origin lograron realizar el primer viaje “turístico” al espacio de la historia. Durante este trayecto de poco más de diez minutos, la cápsula en la que viajaba el magnate estadounidense consiguió superar la barrera de los 100 kilómetros de altura para alcanzar una situación de completa ingravidez, para luego descender de forma controlada y aterrizar en el oeste de Texas.

Pero este viaje no fue realizado por una sola persona ya que Bezos fue acompañado por su hermano Mark, por el joven de 18 años, Oliver Daemen y por la anciana de 82 años, Wally Funk. Daemen se ha convertido en el astronauta más joven en viajar al espacio y en la primera persona en comprar un billete a una compañía privada para realizar este trayecto, mientras que Wally Funk, además de convertirse en la persona con mayor edad en viajar al espacio, ha visto cómo el trabajo de toda una vida ha sido recompensado.

Wally Funk fue víctima del machismo por parte de la NASA durante los años 60, ya que, pese a superar las pruebas necesarias para convertirse en astronauta junto a otras doce mujeres, la agencia estadounidense decidió abortar el programa espacial Mercury 13 por la mentalidad de la época, que consideraba que una mujer no podía viajar al espacio.

Integrantes del programa secreto Mercury 13.

Mercury 13 fue un plan secreto en el que se seleccionaron trece mujeres pioneras en el campo de la aviación para que se sometieran a las mismas pruebas físicas y psicológicas a las que se habían sometido los hombres del programa Mercury 7. Las mujeres elegidas para llevar a cabo estas pruebas, entre las que se encontraba Wally Funk, eran grandes expertas en el pilotaje de aeronaves.

Algunas de las pruebas iniciales a las que sometieron a este grupo de mujeres fueron rayos-X, exámenes ópticos de cuatro horas de duración, un test de respiración en una bicicleta estática que llevó a las mujeres a la extenuación y exámenes de circulación, equilibrio, pulso o reflejos. Wally Funk, que era la mujer más joven de todas ellas, no solo superó estas pruebas con éxito, sino que, en alguna de ellas, como la de permanecer flotando en el agua en un tanque de aislamiento sin notar efectos perjudiciales, estableció el récord absoluto, ya que aguantó más de diez horas.

Pero estos no fueron los únicos exámenes que superó Funk ya que, junto a otras dos mujeres, realizó algunas pruebas adicionales en Oklahoma que demostraron aún más su gran capacidad física y psicológica y que estaba preparada para emprender el tan ansiado viaje al espacio.

Wally Funk durante su juventud.

Su problema llegó poco tiempo después, cuando la NASA decidió no dar vía libre al proyecto apoyándose en el único motivo que podía “justificar” esta decisión. Durante el mandato del presidente Eisenhower, la agencia estableció dos requisitos para que una persona pudiera convertirse en astronauta. El primero de ellos era la necesidad de poseer un título de ingeniería, un logro que puede conseguir cualquier persona, pero el segundo era poseer experiencia en programas de prueba de aviones militares de alta velocidad, una tarea completamente imposible para las mujeres de la época, ya que el entrenamiento con jets militares no estaba disponible para mujeres.

Tras la noticia de la cancelación del proyecto, el caso fue llevado al Congreso para investigar si se trató de discriminación sexual pero, el testimonio de los astronautas John Glenn y Scott Carpenter, que se posicionaron en contra de que las mujeres viajaran al espacio utilizando los mismos argumentos que la NASA, fue clave para que se produjera la cancelación definitiva del programa.

Tras este fallido programa, tuvieron que pasar casi dos décadas para que la primera mujer estadounidense realizara una misión espacial. Fue en 1983 cuando la astronauta Sally Ride viajó a bordo del trasbordador espacial Challenger.

Gracias a este viaje organizado por Jeff Bezos, una de las trece mujeres que fueron tratadas injustamente por la NASA ha logrado cumplir su sueño y ha visto recompensada toda una vida de esfuerzo y dedicación que Wally Funk no solo demostró con su extensa experiencia como piloto sino también al lograr ser la primera mujer inspectora de la Agencia Federal de Aviación Estadounidense.

COMPARTIR: