05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El proyecto de más de 3 kilómetros fue adjudicado en 2005 a un consorcio integrado por la empresa española Sacyr, pero la crisis de 2008 lo 'sepultó'

Así será el puente de la nueva presidenta italiana Meloni que unirá Sicilia con la península

/ Giorgia Meloni
La ultraderechista Giorgia Meloni de la formación posfascista Hermanos de Italia venció este domingo en las elecciones italianas y previsiblemente se convertirá en la primera presidenta del país transalpino gracias a los apoyos de la Forza Italia de Silvio Berlusconi y la Liga Norte de Matteo Salvini. Uno de los principales proyectos del nuevo Ejecutivo supondrá la unión de Sicilia con la península a través del puente colgante más largo del mundo.

Italia suma y sigue tras coleccionar 67 gobiernos en los últimos 76 años. El país transalpino, ejemplo de inestabilidad política, se va a convertir en el primero de la Europa occidental en estar liderado por una formación de extrema derecha (Hermanos de Italia) que es la continuadora de un partido fundado por los seguidores del dictador Benito Mussolini poco tiempo después de su ejecución pública. 

Giorgia Meloni se convertirá en la primera presidenta de Italia para enfado de Bruselas, que hasta ahora solo toreaba con un dirigente de peso que apostase por el euroescepticismo, el ultranacionalismo, el rechazo a la inmigración, el ninguneo al colectivo LGTBIQ+ y las simpatías hacia Vladimir Putin: el húngaro Viktor Orbán

Meloni estará apoyada en el Gobierno por la Liga Norte de Matteo Salvini, que aspira a recuperar la cartera de Interior, desde la que puso en peligro a los integrantes del Aquarius de la ONG Médicos Sin Fronteras porque estaba cargado de inmigrantes, y por la Forza Italia de Silvio Berlusconi, aupado al poder en 1994 gracias a la corrupción y desalojado del mismo por idéntico asunto. 

En Italia, que baila entre la tecnocracia y el populismo, algunas voces progresistas guardan la esperanza de que funcionen algunos contrapesos internos: desde el presidente de la República, Sergio Mattarella, al Senado. 

Lo cierto es que el nuevo Gobierno, liderado previsiblemente por Meloni, buscará gestos hacia las capas populares y uno de los más emblemáticos podría ser la puesta en marcha de una obra que intente reducir las dramáticas diferencias entre el norte y el sur. 

El puente colgante más largo del mundo

Unir Sicilia con la península por el estrecho de Mesina a través de un puente colgante de más de tres kilómetros es un eterno proyecto que fue adjudicado en 2005 a un consorcio de empresas integrado por la española Sacyr... pero la crisis de 2008 se lo llevó por delante y en 2013 fue definitivamente aparcado. 

Sicilia2

Sicilia. 

Meloni querría ahora resucitar este proyecto, que supondría la construcción del puente colgante más largo del mundo. Cabe recordar que esta obra ya estuvo en cartera del socialista Bettino Craxi, quien en 1986 prometió que el puente se levantaría a 80 metros sobre el nivel del mar gracias unas torres de apoyo que iban a pesar 200.000 toneladas y se iban a elevar hasta 400 metros de altura.

El País, hace 36 años, explicaba el origen del proyecto: "Desde hace 18 años se han estado realizando gestiones burocráticas para llevar a cabo lo que generaciones de calabreses y sicilianos vieron siempre sólo como un sueño. En ese período de tiempo se han estudiado 154 proyectos distintos de los cuales sólo seis han sido al final aceptados". 

Y el mismo medio incluso relacionaba a la mafia con sus dificultades para ponerse en marcha: "Divergencias políticas, intereses económicos encontrados, y hasta, se dice, presiones de tipo mafioso o bien miedo a que un proyecto de tantos miles de millones pudiera ser controlado por las Mafias calabresa y siciliana, acabaron por arrinconar en los cajones de la Administración el famoso e imponente proyecto". 

El proyecto también fue estudiado por la administración liderada por Berlusconi y en 2005 se adjudicó a un grupo de empresas entre las que destacaba la española Sacyr con más de un 18 por ciento del negocio. Esta compañía fue indemnizada por más de 50 millones de euros en 2013 después de que el proyecto se desechase por las medidas de contención puestas en marcha para atenuar la crisis que se inició en 2008. 

COMPARTIR: