18 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Descubrir Tenerife, la perla de las Canarias

Los meses de verano se acercan cada vez más y las vacaciones ya se ven a la vuelta de la esquina. Los más previsores y organizados ya tendrán planeados hasta los detalles más minuciosos, pero del otro están aquellos viajeros que aún no saben a dónde irán para desconectar del día a día. A veces también es necesario esperar hasta recibir el periodo de descanse que la empresa otorga para organizarlo todo con seguridad. En cualquiera de los casos, las ofertas turísticas de las que disfrutamos actualmente son muchas y muy atractivas en su mayoría, por lo que tampoco es demasiado difícil decantarse, más allá de las limitaciones de presupuesto.

Quienes apuestan por la oferta nacional puede optar entre una larga lista de destinos fantásticos y a veces más desconocidos que otras ubicaciones extranjeras. Tratándose de verano, las costas españolas ofrecen en su mayoría todas las comodidades y disfrutes que podamos imaginar. Si incluso queremos volar, las islas se convierten en el paraíso estival de nuestro país. En el caso del archipiélago canario, la isla de Tenerife se alza con la corona de lugar más turístico y visitado no sólo durante estos meses, sino en todo el año. Lo cierto, para ser justos, es que las posibilidades de actividades que encontramos en esa isla son casi inagotables y se adaptan a todos los rangos de edades.

Para quienes estén pensando en viajar hasta Tenerife estas vacaciones, en las próximas líneas recomendaremos lugares y actividades que no podemos dejar de hacer. Además, la isla cuenta con muchas facilidades de transportes, por lo que casi todas las propuestas podremos realizarlas bien en servicios de buses turísticos o, si lo deseamos, acudiendo a Rent a Car Tenerife Sur, donde podremos disponer de un coche para ir de un lado a otro de la isla a nuestro libre albedrío.

Los imprescindibles de Tenerife

Aunque la isla nos ofrezca muchos sitios y actividades, hay ciertas cosas que no podemos dejar de hacer en Tenerife, como las que mencionaremos a continuación.

Visitar el Teide

Visitar Tenerife y no subir al Teide es como ir a Roma y no entrar en el Coliseo. Aunque ciertamente se trate de una actividad masificada por la afluencia de turistas, sólo las vistas con las que la altura nos obsequia durante la subida en teleférico es un recuerdo tan hermoso como inolvidable. ¡Ojo! Para tener sitio en el teleférico es necesario reservar con antelación, de lo contrario puede que nos toque hacer el ascenso andando. Impactante, sí, pero sus cuatro horas de duración no dejan a nadie indiferente. En cualquier caso, el paisaje nos dejará boquiabiertos.

Playa de las Teresitas

Aguas turquesas, arena dorada y un pintoresco contraste paisajístico de colores ocres hacen de esta playa una visita indispensable de la isla. No en vano es conocida como el Caribe tinerfeño, por lo que también será un lugar ideal para hacer unas cuantas fotos de primer nivel tanto del entorno como posando frente a un mar paradisíaco y digno de envidia. La oferta hostelera y de ocio de la zona añade valor a la ya de por sí agradable estancia en el lugar, algo que valoraremos mientras miramos la inmensidad del océano en aquella playa mientras disfrutamos de los manjares canarios.

Aunque sea la más conocida, lo cierto es que la isla en sí es una joya costera y cuenta con calas y rincones de película en los que ni siquiera tendremos que soportar la masificación turística. Si queremos hacer buceo, Tenerife es nuestro sitio.

Ciudades coloniales

Aunque buena parte de la fama de la isla nace de sus playas y su extraordinario ambiente veraniego, Tenerife es una isla con muchos años de poblamiento y presenta una oferta cultural muy interesante. Después de todo, es otra forma de descubrir otra parte importante de nuestra historia desde fuera de la Península. San Cristóbal de la Laguna, La Orotova y Garachico son las tres ciudades que debemos visitar para pasear por sus cascos históricos y empaparnos de ese ambiente colonial que recuerda a la intensa actividad de esta isla desde los siglos XV al XVIII. También es obligado hacer una parada en sus restaurantes más típicos para deleitarnos con la comida canaria y los manjares de la isla. En Garachico, además, tenemos la oportunidad de calentar nuestros huesos en las piscinas naturales de El Calentón, de origen volcánico. Si de antemano queremos visitarlo, debemos asegurarnos de que el tiempo acompaña, ya que en determinadas condiciones climáticas que entrañen peligro la zona se cierra al público.

Siam Park
Para aquellos viajeros que vayan acompañados de niños, la parada en Siam Park será de obligado cumplimiento. No se trata sólo de una de las atracciones más frecuentadas por familias, sino que goza del título de parque acuático más grande de Europa, con atracciones preparadas para hacer disfrutar a toda la familia, desde padres a hijos. También esta visita merece la pena y podremos presumir de habernos divertido en un lugar único.

COMPARTIR: