06 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La aerolínea de bajo coste hacía que sus trabajadores sufrieran hasta 47 grados de temperatura a lo largo de su jornada laboral

Sanción para Ryanair: Hizo trabajar a sus empleados bajo condiciones extremas en verano

Avión de Ryanair.
Avión de Ryanair.
La compañía irlandesa se enfrenta a una multa que puede llegar hasta 100.000 euros por exponer a sus trabajadores a temperaturas de hasta 47 grados durante el verano. Pese a las medidas que le impuso un servicio de prevención ajeno a la compañía e Inspección de trabajo, las condiciones laborales continuaron siendo peligrosas. Los más afectados fueron los empleados 'pushback'.

Ryanair se enfrenta a una multa con agravante por no contar con las protecciones necesarias para el calor extremo del verano. Inspección de Trabajo ya le advirtió de está infracción grave en un requerimiento y se le exigió poner solución al problema, sin embargo, Ryanair hizo oídos sordos a la petición. Se han resuelto ya dos actas por falta grave contra está aerolínea de bajo coste.

Estas infracciones las sufren sobre todo los trabajadores que se encargan del empuje de los aviones en las pistas del aeropuerto de Barajas en Madrid —denominados pushback— durante este último verano, este personal ha trabajado bajo un calor extremo, un estrés térmico y ha tenido que conducir vehículos a más de 41,6 grados sin aire acondicionado. Ryanair hoy en día argumenta que nunca recibió ni notificación sobre el problema ni sanción económica para solventarlo.

En España el calor durante el verano es muy peligroso, este último verano se han registrado varias muertes por golpes de calor debido a las altas temperaturas que batieron récords en varias de las provincias españolas. Madrid llegó a marcar más de 35 grados en el mes de julio.

Los empleados de esta compañía aérea llegaron a estar trabajando bajo 47 grados en las pistas de aterrizaje según el sindicato CCOO. Debido a esto, los servicios sanitarios del aeropuerto madrileño tuvieron que atender a varios trabajadores. Pese a las negaciones de Ryanair, riesgos laborales afirma haber advertido en el mes de junio a Ryanair del peligro al que exponía a sus trabajadores.

Ryanair hace caso omiso a las alertas

A finales de julio tras las grandes subidas de temperatura que sufrió la península y después de las alarmas de los empleados, un servicio de prevención ajeno que fue contratado por Ryanair evaluó los riesgos laborales. Los trabajadores criticaron el estudio por la rapidez y la poca exhaustividad con la que se realizó. La investigación confirmó que los operarios estaban expuestos a riesgos de estrés térmico y a temperaturas de 41,6 grados o incluso superiores dentro de los vehículos de empuje.

Tras los resultados del estudio y la redacción de un informe, el servicio de prevención ajeno impuso varias normas preventivas para solucionarlos como fueron la ventilación de los vehículos, suministrar líquidos a los trabajadores y turnos más cortos.

Aviones de Ryanair.

Un tiempo más tarde, en agosto, la Inspección de Trabajo llega a Ryanair para estudiar las condiciones laborales. Los inspectores alegan que la aerolínea no ha seguido las medidas que el servicio de prevención le impuso y que el riesgo que sufren los trabajadores continúa. Tras esta conclusión determina que Ryanair comete dos faltas graves dentro de la prevención de riesgo laborales. No obstante, la sanción no es económica, sino que tan sólo se emite un requerimiento para que la compañía cumpla las medidas que se le solicitaron en un determinado plazo de tiempo.

En septiembre tras cumplir el plazo, la compañía irlandesa alegó ante los inspectores que alguna de las soluciones que se impusieron fueron aumentar el tiempo entre los vuelos para recargar el agua. Sin embargo, Inspección declara que no se ha llevado a cabo ninguna de las medidas del informe externo o del requerimiento.

Sanción

Tras la resolución se dictan dos actas de infracción por las faltas graves cometidas y “la apreciación de circunstancias agravantes” por no cumplir con las órdenes ni de la Inspección ni del servicio de prevención ajeno.

Cómo las sanciones han sido graves, la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS) impone a Ryanair una multa que puede llegar hasta los 100.000 euros. Las faltas de este tipo están sancionadas de 2.451 a 49.180 euros, por lo que la multa podría llegar a ser de 98.360 euros.

El sindicato advierte que lo que se pone en juego es “la salud de la plantilla” como ya alertaron los representantes de los empleados. “Se espera que haya un cumplimiento íntegro” de las medidas impuestas por la Inspección, explica la CCOO, ya que actualmente los trabajadores de Ryanair se enfrentan a las bajas temperaturas del invierno.

Otras polémicas de Ryanair

En 2018 la compañía irlandesa tuvo que pagar una compensación económica a los pasajeros que se vieron afectados por la huelga de tripulantes de cabina que se produjo en los días 25 y 26 de julio.

Trabajadores de Ryanair en huelga.

Tuvo que hacer frente a una posible compensación de 33 millones de euros a los 120.000 pasajeros que se vieron afectados por la huelga de personal que se extendió durante nueve días en julio de 2018. La huelga de Ryanair fue llevada a cabo por tripulantes de cabina en España los días 25 y 26 de julio, aunque también se extendió a Portugal y Bélgica.

Al año siguiente, 2019, y también en verano, los tripulantes de cabina (TCO) convocaron diez días de huelga debido al anuncio del cierre de hasta trece bases españolas en enero de 2020 por parte de la aerolínea española.

Más recientemente, en verano de 2021, el tribunal de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo desestimó íntegramente el recurso de casación de Ryanair y estimó parcialmente el de la OCU. Declaró nulas por abusivas las cláusulas que permitía mandar el equipaje en un vuelo distinto al del pasajero y la de sumisión al derecho irlandés.

COMPARTIR: