29 de septiembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Alrededor de 10.000 vehículos de este modelo siguen en circulación de los 800.000 que se fabricaron desde 1957 en nuestro país

Se cumplen 50 años del último Seat 600: La historia del coche que revolucionó la España del franquismo

Seat 600
Seat 600
El pasado jueves día 3 de agosto se cumplieron 50 años de la fabricación del último Seat 600, el coche más usado por las clases medias españolas durante las décadas de los 60 y 70. El 600 está considerado como uno de los motores del desarrollismo español y clave en la movilidad masiva que permitió a muchos españoles poder salir de vacaciones por el país. Esta es la historia del coche que cambió para siempre la perspectiva de los viajes por carretera en España.

El pasado jueves día 3 de agosto se cumplieron 50 años de la fabricación del último Seat 600, el coche que marcó la historia de España y que fue el vehículo más usado por las clases medias españolas, permitiendo la salida de vacaciones de un gran número de españoles que aún no habían disfrutado del mar, convirtiéndose en uno de los pilares del desarrollismo económico de los años 60 en España

El “mítico” 600, conocido también como el "pelotilla", por su característica forma redondeada, o el "ombligo", porque todo el mundo tenía uno, fue tan popular que llegó a tener hasta una canción: ‘Adelante hombre del 600’ de Moncho Alpuente, una oda al "caballo de metal", como describía él mismo al 600, a los domingueros, a los fines de semana y a las primeras caravanas de turistas nacionales ansiosos por llegar a su destino de vacaciones.

5291220_xoptimizadax

Imagen antigua del Seat 600

Isidre López, responsable de la colección Seat Históricos, argumentó que el 600 “es el coche más ‘mítico’ de la historia de Seat” y quizá también de todo el país, porque es el modelo que contribuyó a la "movilidad masiva" de muchas familias que con él pudieron viajar en verano al pueblo o a la playa, con el automóvil lleno de niños y la baca a rebosar de maletas.

López posó junto al histórico modelo y sostuvo que "el Seat 600 ha marcado la historia de España, fue un símbolo del desarrollismo y fue clave para entender cómo evolucionó la sociedad española. Creó la cultura del fin de semana y facilitó que mucha gente viera el mar por primera vez, viajara por Europa y que los emigrantes volviesen al pueblo de vacaciones", puntualizó el responsable de Seat Históricos.

1341dc83-99f8-4104-9e35-c33bec56fc06_alta-libre-aspect-ratio_default_0

Isidre López junto al Seat 600

Al 600 se le considera también uno de los mayores contribuyentes a la creación de las temidas caravanas de los domingos, pero, sobre todo, "el 600 ayudó a mejorar la calidad de vida de la gente, aportando un plus de movilidad, lo que permitió también acceder a trabajos que estaban más lejos del domicilio, en un momento en el que los transportes públicos eran bastante precarios", argumentó Isidre López.

Por este motivo, se fabricó un coche "capaz de movilizar a un país sobre ruedas". Un utilitario creado para llevar a cuatro personas, aunque “a veces el número de ocupantes doblaba lo permitido", con una velocidad punta de 100 kilómetros por hora, que gastara poco combustible y que fuera muy económico y accesible para todos los bolsillos. "Fue un invento que ayudó a que las cosas fueran mejores y a aumentar las aspiraciones de la sociedad".

La llegada del 600 y su transformación social

En 1957 salió el primer Seat de la fábrica de Martorell (Barcelona), y costaba unas 65.000 pesetas, unos 390 euros, lo que representaba el salario de tres años y medio. Para el ciudadano de entonces, sin duda un coche caro. Sin embargo, rápidamente el precio se hizo más asequible debido a que la sociedad aumentó su poder adquisitivo y, en los años 60, la demanda era tal que había listas de espera de dos años para conseguir el ansiado vehículo. "Incluso algunos no podían ni elegir el color y tenían que esperar hasta el día de la entrega para ver cuál les había tocado", recordaba Isidre López.

Una buena parte del éxito del coche vino dado por la llegada de las compras a plazos, que facilitaron que en el año 1971, el 25 por ciento de los coches que circulaban por las carreteras españolas fueran Seat 600. Según explicó Isidre López, al coche se le bautizó teniendo en cuenta la relación que había entre la cilindrada del motor, 633 centímetros cúbicos, y el peso del coche, unos 575 kilos. La media de estas medidas era "más o menos 600", puntualizó el responsable de Seat Históricos.

d70b5418-bee3-477f-b57d-dc92fb3997fa_16-9-aspect-ratio_default_0

Familia de vacaciones junto a un Seat 600

En los 70, cada país tenía su coche emblemático y protagonista de la movilidad masiva, “en Inglaterra fue el Mini; en Francia, el Citroën dos caballos, en Alemania, el escarabajo y aquí el 600". Durante los 16 años en que se fabricó el 600 se produjeron unas 800.000 unidades, "un hito para la época" y prácticamente casi todas se vendieron en España. Paralelamente, el responsable de coches históricos de Seat recordó la anécdota de que en los años 60 se realizó una exportación especial a Colombia en la que se intercambiaron coches por café de ese país.

Y es que entonces, Seat, que hoy pertenece al grupo Volkswagen, formaba parte del desaparecido Instituto Nacional de Industria y era una empresa nacional. Con el devenir de los tiempos, el 600 acabó convirtiéndose en un coche obsoleto y con una tecnología antigua. Por eso, el 3 de agosto de 1973 el mítico utilitario dejó de fabricarse.

En ese momento, la compañía automovilística tenía más de 30.000 trabajadores y ya era la primera empresa de Cataluña, actualmente sigue ostentando el puesto, aunque tenga algo más de 14.000 empleados, debido a que en aquel momento, prácticamente todos los componentes menos los neumáticos y las bombillas se fabricaban en la misma factoría de Martorell.

El 600 en la actualidad

Actualmente todavía quedan unas 10.000 unidades del 600 circulando en carretera y existen más de cien clubes dedicados a este coche que cada fin de semana organizan salidas, encuentros y excursiones. Pese a su antigüedad, no es un coche difícil de mantener, ya que su mecánica es sencilla y su precio, en buenas condiciones, puede estar sobre los 10.000 euros. Isidre López recordó que cuando las familias hacían viajes largos, a menudo, tenían que parar porque el coche se calentaba debido a que se utilizaba agua del grifo cuya cal acababa obstruyendo el radiador y mermaba su funcionamiento.

seguro-seat-600-guia

Seat 600 en la actualidad

En la sede de Seat, se guarda como un auténtico tesoro el penúltimo ejemplar que salió de la cadena de producción, después de que un despiste comercial hiciera que se vendiera el último coche que salió de la fábrica. Entre las reliquias que se guardan en Seat figura una película antigua en la que se aprecia toda la línea de montaje de este último 600, en el que se puede ver a los empleados con un cartel que reza: "Naciste príncipe y mueres rey".

COMPARTIR: