25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las sanciones de la DGT también contemplan la retirada de seis puntos del carnet de conducir en el caso de las infracciones más graves

Nuevos límites de velocidad: Los sofisticados radares que nos vigilan y multarán con 600 euros

Nuevos radares de la DGT.
Nuevos radares de la DGT.
Pisar el acelerador en las calles de las ciudades de España ya es un recuerdo del pasado y, en caso de no respetarse, un motivo de sanción. Desde este martes está en vigor la norma que limita la velocidad de las calles urbanas a 30 kilómetros por hora en el caso de las vías de un solo carril por sentido de circulación. La medida se suma a la batería de reformas con las que la DGT, además de velar por la seguridad vial, abre nuevas vías de recaudación.

El pasado mes de noviembre, el Consejo de Ministros aprobó una batería de nuevas medidas de circulación con el objetivo de reducir en un 50 por ciento el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico durante la próxima década. Entre ellas, la que más polémica ha suscitado ha sido la referente a los nuevos máximos de velocidad en carreteras urbanas y vías con varios carriles, que se estima afectará a 8.130 municipios españoles.

La nueva norma, que ha entrado en vigor este martes, tiene como objetivo que los peatones y ciclistas se mezclen de forma segura con el tráfico motorizado. Para ello, el límite genérico de velocidad en las ciudades será de 20 kilómetros por hora en vías que dispongan de plataforma única, es decir, aquellas en las que calzada y acera están unificadas. No obstante, el cambio más sustancial es la bajada a 30 kilómetros por hora en las vías de un solo sentido, ya que suponen entre un 60 y un 70 por ciento del total de las calles de España.

El límite hasta ahora vigente, de 50 kilómetros por hora, quedará reservado a las vías que tengan dos o más carriles por sentido de circulación. Por su parte, los carriles bus o los de uso exclusivo para taxis u otros usuarios no se verán afectados por estas limitaciones, con lo que mantendrán las establecidas hasta el momento. Las travesías también conservarán su velocidad actual, aunque los Ayuntamientos pueden rebajarla si así lo desean.

Nuevos radares de la DGT. 

En caso de incumplimiento, las sanciones se fijarán de forma progresiva. Así, la multa de 100 euros sin pérdida de puntos para las infracciones graves puede ir ascendiendo hasta los 600 euros y la retirada de seis puntos en el carnet para las infracciones muy graves.

Las nuevas limitaciones de velocidad se suman a la basta serie de medidas con las que la Dirección General de Tráfico (DGT), además de velar por la seguridad vial, abre nuevas vías de recaudación. Como la multa por usar el móvil, que ha subido a 200 euros y supone una pérdida de seis puntos en el carnet de conducir, o el endurecimiento de la sanción sobre la tenencia de detección de radares, que entró en vigor el pasado enero. Desde entonces, se sanciona con 200 euros y la detracción de tres puntos de carnet si se está en posesión de un dispositivo de esta tipología, aunque no se use.

También la inclusión de las luces V16 ha sido muy comentada entre los propietarios de coches. Un cambio que será obligatorio, en principio, a partir del próximo año 2026, en el que tendremos que jubilar los viejos triángulos por el nuevo sistema de iluminación, que obligatoriamente tendrá que incorporar un sistema de geolocalización que rastreará la ubicación del coche en caso de avería. Una exigencia que no solo encarecerá el precio de venta sino que además los usuarios tendrán que pagar durante doce años los gastos de conectividad asociados.

La normativa afecta también a otro tipo de transportes.  Los patinetes eléctricos, por ejemplo, deberán limitar su uso a las vías urbanas y los ciclistas se verán afectados por la tasa de alcoholemia que hasta ahora solo concernía a los vehículos motorizados. En el caso de las motocicletas, el uso de guantes pasará a ser obligatorio.

COMPARTIR: