06 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La compañía endurece la política de equipaje en la tarifa básica y alega que es necesario para mejorar las medidas sanitarias a bordo

Vueling comienza a cobrar en la puerta de embarque por subir al avión con maleta de mano

Vueling comienza a cobrar por embarcar con maleta de mano.
Vueling comienza a cobrar por embarcar con maleta de mano.
La aerolínea cobra 25 euros a los pasajeros que contraten la tarifa básica por embarcar en el avión con equipaje con dimensiones que excedan los 35x20x20 centímetros. Para eludir este pago, los clientes tienen la opción de facturar de forma gratuita su maleta de mano, siempre y cuando cumpla con las medidas máximas de 55x40x20 centímetros y diez kilogramos. Este cambio entró en vigor el 10 de noviembre y Vueling lo justifica aduciendo a la situación sanitaria actual.

Vueling Airlines ha actualizado su política de equipajes y ha comenzado a cobrar por llevar en cabina una maleta de mano. Este cambio entró en vigor el 10 de noviembre y supone que los pasajeros que viajan con la aerolínea con la tarifa básica deberán abonar en la puerta de embarque 25 euros si quieren traer consigo esta clase de equipaje.

Los usuarios con tarifas más caras, como la Optima, Family o TimeFlex, sí podrán embarcar gratis con equipaje de mano. También serán capaces de hacerlo los clientes premium y aquellos que viajen con asiento Space One y Space Plus. En cambio, la compañía permitirá en todas las tarifas, incluida la más barata, subir al avión de forma gratuita al pasajero que lleve una pieza pequeña, como un bolso o una mochila, siempre que no exceda los 40x20x30 centímetros. Este equipaje deberá ir debajo del asiento. También es posible llevar a bordo las compras realizadas en el aeropuerto.

Tabla que refleja las nuevas condiciones de Vueling para el equipaje de mano según la tarifa.

Esta nueva política restrictiva con la tarifa más asequible obedece, según la compañía, a la situación sanitaria actual. La aerolínea alega que con estas condiciones pueden ofrecer a los clientes un mejor servicio, garantizando mayor distancia entre pasajeros y agilizando el embarque y el desembarque. En este sentido, Vueling indica que las recomendaciones de las autoridades son claras al respecto: “Debemos reducir al mínimo el equipaje de mano en el avión para que nuestros clientes y las tripulaciones tengan el mínimo contacto posible con ellos”.

Para evitar pagar los 25 euros, el cliente dispone de dos alternativas. Por un lado, la compañía sí permite facturar la maleta de mano de forma gratuita. Para ello, el pasajero deberá acudir al mostrador de facturación con un equipaje que no exceda los 40x20x55 centímetros y los diez kilogramos. Por el otro, puede embarcar con su maleta por un precio menor. El usuario tendría que contratar en internet el ‘extra’ del servicio de dos piezas de equipaje de mano a bordo.

Como resulta lógico, este cambio ha cogido desprevenido a los clientes que tenían una reserva antes del 10 de noviembre. Por este motivo, en la sección de equipaje de mano de la página web de Vueling la aerolínea ha destinado un apartado especial para estos pasajeros. Sin embargo, se aprecia que las condiciones son las mismas que las que rigen a partir de ahora: “Todos los clientes de los grupos de embarque 2 y 3, es decir, aquellos que no dispongan de un vuelo de conexión o del servicio de Embarque prioritario, deberán depositar el equipaje de mano en el mostrador de facturación, sin coste alguno”.

Para este grupo de clientes los límites son los mismos que para el resto, 40x20x55 centímetros y diez kilogramos de límite para poder facturar gratis la maleta de mano y 35x20x20 centímetros de tope para llevar debajo del asiento un bolso o una mochila sin ningún coste. Estos pasajeros también tienen la opción de pagar un suplemento para subir al avión con su equipaje de mano por un precio menor a los 25 euros que cobran en la puerta de embarque.

Una práctica que ya tenía precedente

Con esta nueva política, Vueling se une a otras aerolíneas que también han apostado por cobrar el equipaje de mano a sus clientes, como Ryanair. La compañía irlandesa hace pagar 25 euros en el embarque a los pasajeros que quieren subir con dos piezas de equipaje o una maleta cuyas dimensiones exceden las de un bolso pequeño (40x20x25 centímetros en este caso). Para evitar este cobro, el usuario debe contratar un suplemento que va desde los seis euros o facturarla. En este último caso y al contrario que en Vueling, la facturación no es gratuita y el servicio cuesta desde ocho euros. El tope de la maleta de mano también es de diez kilos.

La adopción de esta clase de medidas cada vez es más habitual en las aerolíneas de bajo coste, como Vueling o Ryanair. Son compañías que ofrecen viajes con tarifas más baratas de lo común, pero que, para aumentar los ingresos, tienden a considerar como ‘extras’ servicios que suelen estar incluidos en la compra del billete en otras aerolíneas.

COMPARTIR: