10 de diciembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El edificio situado en esta localidad castellonense, cuyos inicios se remontan a la época islámica, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1997

Betxí recupera su joya histórica renacentista: El Palau Castell del siglo XV, de nuevo abierto

Palau-Castell de Betxí y el alcalde Alfred Remolar.
Palau-Castell de Betxí y el alcalde Alfred Remolar.
La localidad castellonense de Betxí recupera por fin el histórico edificio del Palau Castell del siglo XV, que fue declarado Bien de Interés Cultural el 3 de marzo de 1997. Dieciseis años después se aprobó el Plan Director que fue realizado por la oficina de arquitectura 'El fabricante de espheras'. Este edificio es uno de los mayores exponentes de la arquitectura renacentista valenciana y desde este 9 de junio cualquier ciudadano puede visitarlo y disfrutar de sus diversos estilos presentes.

El 9 de junio el Ayuntamiento de Betxí, Castellón, abrió al público las puertas del Palau-Castell, una joya histórica renacentista. Por su calidad patrimonial, este monumento está considerado como uno de los máximos exponentes de la arquitectura nobiliaria del Renacimiento valenciano.

Cabe destacar la labor del maestro arquitecto Juan de Ambuesa, quien construyó un magnífico claustro de arcos y columnas jónicas, además de una imponente portada siguiendo “El Ornament Rústico” de Sebastiano Serlio.

Palau-Castell de Betxí. 

El edificio es uno de los mayores exponentes de la arquitectura renacentista valenciana. Sus inicios se remontan a la época islámica con la torre-alquería, y tras la conquista cristiana pasó a ser un palacio gótico perteneciente a la familia Rois de Liori. En el siglo XV se fortificó como un Palau-Castell tras la incorporación de una portada renacentista y cuatro baluartes.

Sin embargo, en el siglo XIX estuvo abandonado hasta que resurgió como un edificio socio-cultural a manos del mecenas Pascual Meneu. Tras la pérdida de varios claustros a mediados del siglo XX el Ayuntamiento de Betxí decidió recuperar este edificio y fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, el 3 de marzo de 1997.

El Palau-Castell cuenta con una importante historia en lo que respecta al mundo de la arquitectura y la construcción, hasta el punto de que en 2003 se redactó el Plan Especial del Monumento. En 2013 se aprobó el Plan Director del Palau Castell de Betxí, que fue realizado por la oficina de arquitectura 'el fabricante de espheras’. Esto ha supuesto una inversión de 3,7 millones de euros y unos trabajos de rehabilitación de 10 años, que el 9 de junio culminaron el plan con la apertura al público del Palau. 

"Va dedicado a los betxinenses del pasado, presente y futuro"

Elcierredigital.com ha contactado con Alfred Remolar, alcalde de Betxí, que ha explicado que “históricamente este monumento es el único patio renacentista de obra civil que queda en pie en la Comunidad Valenciana. Para los habitantes de Betxí ha sido un antes y un después, porque con esta rehabilitación recuperamos parte de nuestra historia y de nuestro patrimonio. Ha significado todo un reto, porque estaba prácticamente en ruinas. Esto nos abre puertas a nivel turístico, patrimonial y cultural porque supone un referente. Ha sido un proceso de diez años porque queríamos hacer las cosas bien”.

Interior del Palau-Castell / Milena Villaba.

“Decidimos restaurarlo porque había una riqueza patrimonial importante, pese a que desde la década de los 50 había estado prácticamente sin utilizar. La inauguración fue muy bonita y emotiva, durante el fin de semana hemos hecho varias jornadas de puertas abiertas y han venido centenares de personas tanto del pueblo como de la comunidad. La gente ha recibido muy bien este nuevo proyecto y creemos que va a ser todo un éxito. Hemos estado muchas personas involucradas y sin todas ellas esto no hubiese sido posible. El palacio va dedicado a todos los betxinenses del pasado, presente y futuro, al igual que a todos los valencianos” concluye el alcalde de Betxí. 

Cinco fases en diez años


Este Plan Director estaba marcado por cinco fases y se convirtió en la herramienta clave para la gestión de esta recuperación, que permitió también acceder a financiación externa a través de los objetivos y usos definidos para cada una de las fases.

La primera fase consistió en recuperar la mitad perdida del claustro renacentista a través de un espejo situado estratégicamente sobre la medianera de los edificios de viviendas colindantes, evocando la totalidad del claustro del antiguo Palau-Castell y a la vez recuperando un espacio urbano ya olvidado por muchos.

Interior del Palau-Castell.

La segunda fase supuso la reconstrucción de toda la planta baja, constituida por la zona gótica del palacio, la sala de la bóveda, el jardín trasero, la cocina decimonónica de Pascual Meneu y el baluarte renacentista. La tercera y quinta fase contempló la intervención sobre el edificio decimonónico que significó la antigua vivienda de Pascual Meneu y las dependencias góticas, que han sido habilitadas como espacio cultural y espacios administrativos para la sede del Ayuntamiento. 

En la cuarta fase se intervino el antiguo Teatro-Liceo y las restantes dependencias góticas. El Teatrino a la Italiana ha sido restaurado recuperando la materialidad como los pavimentos o el palco de madera, y se han incorporado nuevas instalaciones y equipamientos acústicos y de climatización integrados, para un uso socio-cultural flexible.

Con la inauguración se pone fin a un largo recorrido de remodelación y se da comienzo a una nueva época de actividades socio-culturales en el Palau-Castell.

COMPARTIR: