23 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La más reciente, por los errores en las medidas de los vagones de Cantabria, ha terminado con la destitución de dos altos cargos de ADIF y Renfe

Las otras "chapuzas" de Renfe: Del tren AVE-RÍAS de Extremadura a sus locomotoras 'reutilizadas' en Algeciras

/ AVE de Extremadura.
A Renfe le crecen los enanos. El error garrafal del proyecto de los nuevos trenes para Cantabria y Asturias que no caben por los túneles se suma a las numerosas incidencias por avería en sus trenes de larga distancia y Cercanías. Y es que parece que una flota antigua y obsoleta es la causa de la mayor parte de estas averías que provocan importantes retrasos y molestias para cientos de pasajeros.

La red ferroviaria Renfe lleva más de dos décadas enlazando un problema tras otro. Y en un elevado número de casos se debe a una flota de trenes obsoletos que cuentan con hasta 40 años de antigüedad. Y aunque la última "chapuza" sobre los vagones que no caben por los túneles ha sido explosiva, ha habido otras incidencias decepcionantes como la ocurrida en la inauguración del primer tramo del AVE en Extremadura este verano pasado.

El último escándalo, por desgracia para cántabros y asturianos, tiene su origen en 2020, cuando Renfe anunció que incorporaría 31 nuevos trenes para actualizar los más viejos. La construcción de los trenes la llevaba a cabo la empresa de Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) por 258 millones de euros. “La adquisición de estos trenes permitirá rejuvenecer la flota, aumentar la eficiencia energética y mejorar la fiabilidad y la accesibilidad”, declaró Renfe.

tunel

Túnel. 

Mientras estaban preparando este nuevo proyecto, la empresa CAF observó un error en las dimensiones que Renfe les había proporcionado y le trasladó el asunto a la red ferroviaria. Los 31 convoyes -21 destinados a Cantabria y los otros 10 a Asturias- estaban diseñados con unas medidas que hacían la altura del vagón superior a la de los túneles de la antigua red de FEVE (Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha). Es decir, los nuevos trenes que se iban a construir eran más altos que los túneles de las provincias de Cantabria y Asturias.

Y aunque para salir del paso el Ministerio se justificó alegando que “la línea de FEVE es muy especial y tiene túneles más pequeños de lo habitual”, el error ha supuesto el cese de dos altos cargos: el gerente de Renfe, que dirigió el proyecto de los trenes de vía estrecha, y el jefe de Inspección y Tecnología de vía de Adif.

Según el Gobierno, el nuevo diseño de estos trenes podría finalizar en verano para comenzar rápidamente con el proceso de fabricación. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha manifestado que se ha requerido una auditoría interna en Adif y Renfe para “advertir en qué momento se detectó ese error y tomar todas las medidas que sean oportunas", puesto que parece ser que aunque este problema se haya hecho público en estos días, la empresa pública, el operador ferroviario y la compañía adjudicataria ya eran conscientes de este fallo desde hace meses.

Otras "chapuzas" recientes de Renfe

Pero no es el primer error "gordo" que Renfe protagoniza. En los últimos años varios problemas de averías en sus trenes han ocupado la portada de los periódicos. Por ejemplo, la incidencia que afectó al sistema de electrificación el pasado miércoles, provocando importantes retrasos en los trayectos de trenes de Alta Velocidad-Larga Distancia (AVE) y Avant que circulan entre la Comunidad de Madrid y Andalucía. Cientos de pasajeros se vieron afectados.

Según anunció Renfe en un comunicado, el problema se originó en el pantógrafo/catenaria y forzó a circular en vía única entre los términos municipales de Mora y Orgaz (Toledo) desde las 17:40 horas. "A raíz de esta incidencia se encuentra detenido el Ave Madrid-Málaga de las 16.35h en ese tramo. Renfe ha enviado un tren para transbordar a los viajeros afectados y garantizar el viaje a destino" anunciaba la red ferroviaria. 

renfe

Renfe. 

Otra incidencia sonada ha sido la que que acabó conociéndose como 'el AVE-RÍAS de Extremadura', por los contratiempos sucesivos en los días siguientes a la inauguración del primer tramo del AVE en Extremadura en el verano de 2022. Los pasajeros de la región sufrieron tres días continuados de incidencias que desembocaron en retrasos. 

Otro problema se produjo en la red que conecta Madrid-Algeciras. El pasado mes un tren sufrió una avería de dos horas cuando "los cuatro motores de la máquina se quemaban cerca de llegar a su destino". Así lo informó el alcalde José Ignacio Landaluce en su momento. Ante esta circunstancia, Renfe planteó cubrir la ruta entre Algeciras y Madrid con trenes híbridos que actualmente están funcionando en la línea de alta velocidad de Galicia. 

Precisamente serán los habitantes de Algeciras los que se manifestarán ante el Congreso de los diputados en Madrid el próximo 28 de febrero para protestar por la "dejadez ferroviaria" que sufren. Algeciras solo cuenta con una vía que fue creada por los ingleses en el siglo XIX y que está cerca de quedar obsoleta. Además, según denuncian sus ciudadanos, los trenes que llegan a la localidad gaditana sufren numerosas averías por tratarse de viejos convoyes que fueron retirados en 2018 de Extremadura.

Volviendo a la capital, esta vez con la red de Cercanías, recientemente se produjo una avería en las líneas C1, C10 y C7. Esto supuso que los trenes tuvieran retrasos de hasta 15 minutos. 

El percance se produjo en el tramo comprendido entre Las Rozas y Atocha siendo la causante una avería mecánica en un tren a la salida de la estación de Renfe en Las Rozas. Al mismo tiempo, la línea C5 también sufría retrasos debido a un problema en las puertas de un tren en la estación de Fanjul. 

Francia también compró por error vagones más anchos

Algo parecido a lo sucedido con los trenes de Asturias y Cantabria ocurría en el país vecino, Francia. La operadora pública de ferrocarriles francesa SNCF encargó en 2014 2.000 vagones para renovar su flota ferroviaria. Sin embargo, los vagones eran demasiado anchos para circular por 1.200 estaciones del país. 

El fallo supuso un coste extra de 50 millones de euros y suscitó mucha polémica en el país galo. La entonces ministra de Ecología y Transportes, Ségolène Royal, pidió "responsabilidades" por una "decisión estúpida". Por su parte, el entonces ministro de Transportes francés, Frederic Cuvillier, tildó de "absurdo" el sistema ferroviario creado en 1997. "Cuando separas al operador ferroviario (RFF) del usuario (SNCF), no funciona" alegaba ante la emisora BFMTV

COMPARTIR: