13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Del 7 al 17 de septiembre reúne a más de dos millones de personas de toda España, entre gastronomía, toros, actuaciones y un Recinto Ferial único

Comienza uno de los eventos más populares de España: La Feria de Albacete, siete siglos de historia

Cartel de la Feria de Albacete 2019
Cartel de la Feria de Albacete 2019
Del 7 al 17 de septiembre se celebra todos los años en Albacete su tradicional Feria. Actualmente presenta un carácter lúdico y festivo, destinada fundamentalmente al disfrute de los albaceteños y de aquellos quienes la visiten, pero haciendo un poco de historia hay que recordar que desde su origen y a lo largo de los años también ha desempeñado un papel relevante, como motor en el proceso de formación de la ciudad.

Fue sin lugar a dudas la pujanza e importancia de la Feria, la que hizo que la ciudad de Albacete aumentase su población, atrayendo a numerosos comerciantes e industriales que decidieron establecer su residencia en esta capital manchega. Este contínuo movimiento contribuyó de manera notable a que la ciudad de Albacete pudiese obtener la capitalidad de la provincia en el año 1833, al desaparecer la efímera provincia de Chinchilla creada apenas 10 años antes.

El origen de la feria se sitúa en el periodo medieval existiendo referencias a la misma en diversos documentos que datan de los siglos XIV y XV. Su emplazamiento originario, se situaría en la llamada calle de la Feria, donde se celebraba acompañada de un importante comercio de ganados.

Pero el emplazamiento en este espacio urbano no fue constante a lo largo del tiempo, ni tampoco pacífico. En el siglo XVII la Feria se trasladó al paraje de la Dehesa de Llanos al sur de la ciudad a una distancia de 5 kilómetros. En dicho emplazamiento se veneraba a la patrona de Albacete, la Virgen de los Llanos.

interior_edificio_ferial

Interior del Edificio Ferial

La fundación de un convento franciscano en el año 1672 en dicho emplazamiento adosado a la ermita de la Virgen, aporto una influencia religiosa, que colaboro a que la Feria poco a poco mejorase su importancia. Estos terrenos forman actualmente parte de la finca privada de los Llanos, afamada por sus excelentes vinos y su exquisito queso- de DO manchego artesano Dehesa de los Llanos (elegido el mejor queso del mundo en el Word Cheese Awards en el año 2012).

La feria fue definitivamente consolidada, al serle concedido el privilegio de confirmación por el primer rey de la dinastía borbónica Felipe V, el 6 de marzo de 1710. Pero es a raíz de la concesión del mismo, y de la importancia adquirida por la feria cuando comienza un litigio sobre el emplazamiento más conveniente, que se prolongara durante largos años.

El Ayuntamiento que no es ajeno, a las corrientes de la Ilustración, pretende cambiar el emplazamiento a un espacio laico en el caso urbano.  Pero los frailes del convento franciscano no querían perder los importantes beneficios económicos que la Feria les reportaba. El litigio fue finalmente ganado por el Ayuntamiento, siendo la Feria trasladada a las “Eras y Ejidos de Santa Catalina” en un terreno bien dotado de agua y de gran amplitud.

pasaje_de_londres

Pasaje de Lodares

Sobre este terreno se construyó en agosto del año 1783 en un tiempo récord de 33 días por el arquitecto Josef Ximénez, un gran edifico, al que se añaden por su parte derecha espaciosos terrenos anejos. En este lugar, popularmente denominado La Cuerda, se desarrolló un importantísimo mercado, en el que en el año 1831 llegaron a ser vendidas, más de 56.000 cabezas de ganado.

La Feria de Albacete es la única de España donde se puede encontrar un conjunto arquitectónico de tales características, digno de ser visitado por su extraordinaria singularidad. El edificio es de planta circular, formado por un anillo interior en el que en ambas caras se sitúan espacios acondicionados para la venta de diferentes productos alrededor de una plaza central. Tiene cuatro accesos en los ejes del círculo, que se corresponden a los cuatro puntos cardinales.

Se prolonga con un paseo recto, originalmente porticado que terminaba en una portada monumental, que existió hasta 1974. La estructura básica del edificio es de planta de sartén, siendo único en su género y modelo de neoclásico manchego. Constituyó en su momento una actuación urbana de primera magnitud, pensada con racionalidad, para reglamentar el hecho caótico de un mercado, contribuyendo al mismo tiempo a darle permanencia. El edificio y su entono en el año 1991 fueron declarados Bien de interés cultural (BIC).

En el año 2010, con motivo de cumplirse el tercer centenario de la concesión del Privilegio Real, el Ayuntamiento de Albacete acometió unas importantes obras de infraestructura de todo el recinto ferial y de las calles de su entorno, a las que se han sucedido otras obras e inversiones de modernización en los últimos años.

Mural en edifico del entorno ferial

En esta zona se encuentra situada la plaza de toros de Albacete, que es el coso de mayor relevancia de Castilla-La Mancha y uno de los más importantes del país. Es de una gran belleza arquitectónica y sirvió de referente para la construcción de otras plazas como la de Las Ventas en Madrid.

plaza_toros_albacete

Plaza de Toros de Albacete

Fue realizada por el prestigioso arquitecto Julio Carrilero Prat e inaugurada el día 9 de septiembre de 1917. Posee un marcado estilo mudéjar que se manifiesta en las torretas y en la puerta principal de arco con forma de herradura. Desde su construcción ha tenido varias reformas.

La ciudad de Albacete y visitas a realizar

Albacete es una ciudad que tiene una población de aproximadamente 173.050 habitantes es que se extiende a lo largo de una superficie de más 1200 km 2. Es una ciudad moderna que ha visto ampliado su núcleo central, que tiene forma de abanico, con modernas edificaciones e infraestructuras, y amplias zonas verdes, surcadas en gran parte   por un carril bici. Albacete carece de un caso antiguo, pero no por ello deja de ser interesante pasear por su centro, donde el viajero observador puede contemplar edificios interesantes del siglo XIX y de principios del XX.

Entre ellos cabe destacar el antiguo Ayuntamiento, el Colegio notarial, el edifico de Banesto, las Casas Cabot de estilo neoclásico, el casino primitivo, el chalet de Fontecha y el Pasaje de Lodares. Este último es la edificación más emblemática de la ciudad, ejemplo de galería comercial decimonónica, donde se puede degustar un café o un té de excelente calidad.

casa_del_hortelano

Casa del Hortelano

Se puede continuar con una vista a la Catedral y a la Casa del Hortelano. Esta edificación es inconfundible con su fachada verde flanqueada por dos torres donde se ubica actualmente el Museo de la cuchillería. Ver el museo puede resultar de interés, ya que en él encontraremos toda clase de cuchillos, dagas y tijeras, con un sinfín de variedades y especificidades para toda clase de usos. Ello nos permitirá conocer la evolución de esta artesanía por la que Albacete se ha afamado en el mundo entero (www.museocuchilleria.es).

También es recomendable entrar en algunas de las tiendas de cuchillería que se encuentran en el centro de la ciudad, donde se puede comprar una magnifica navaja con revestimientos de cuernos y astas de una gran variedad de animales, las más sorprendentes son las de mamut prehistórico de los hielos de Siberia, y las piezas de colección. También las hay más modernas, con diseños más actuales.

Es muy original el Depósito del Sol, los antiguos depósitos del agua hoy reconvertidos en biblioteca municipal en una zona peatonalizada de la ciudad, así como la Posada del Rosario, edificio del siglo XVI con patio gótico, mudéjar y renacentista, que se encuentra en la c/ Del Tinte, muy cerca del Pasaje de Lodares. 

El Museo Arqueológico de Albacete

Con diversas colecciones de arqueología procedentes de yacimientos íberos de la época romana y medieval, y una importante exposición de 116 obras donadas al museo por el pintor Benjamín Palencia. El Ayuntamiento ha creado una Audioguía de Albacete que se puede descargar, para descubrir la ciudad que ofrece al visitante un sinfín de establecimientos de restauración más de 800.

La mayoría de ellos cuentan con su correspondiente terraza, los hay de todos los precios y características. Aunque voy a hacer una reseña de los que en mi opinión son opciones seguras, tanto por su calidad como atención que dispensan al cliente:

El Callejón de los Gatos

Tiene decoración taurina con un sinfín de fotos y cabezas de astados y con algunos utensilios manchegos como una trilla. Excelente y en los últimos tiempos han innovado la carta. Se pueden tomar tapas exquisitas y muy creativas en la barra a buen precio. C/ Guzmán el bueno 18. Teléfono 967-21-11-38. Página web www. restauranteelcallejon.com.

Caldereros

Muy bueno, con unas instalaciones modernas y muy pulcras. El dueño tiene la escuela del Callejón y tanto el comedor como la barra tienen muy buena calidad, con comida tradicional Me encanta ir y tiene una terraza agradable en una zona muy animada y concurrida. Página web www.caldereros.es.

El Garabato

Se puede tomar de todo, pero hay platos más originales que en el resto de los sitios con influencias más internacionales y también taurinas. El público que acude suele ser más joven. Tiene una buena terraza. En feria organizan degustaciones especiales y cocinan platos típicos. Plaza del Altozano. Teléfono 967 21 90 68.. Página web www.restaurantegarabato.com.

El Asador

Excelente restaurante, con tapas riquísimas y muy bien presentadas. El comedor lo conozco menos, pero interesante. El personal es muy simpático y siempre se les ve corriendo. Buenos vinos. Calle de la Concepción, 7, 02002 Albacete. Teléfono 967 52 43 50. Página web www.asadorconcepcion.com.

La Bodega de Serapio

Este es el local más original en cuanto al espacio. Bastante manchego. Embutidos de excelente calidad y una carta de vinos interesante. La comida no tiene mucha elaboración. C/Méndez Núñez 8. Teléfono 967-21-29-99. Página web www.labodegadeserapio.com.                     

 La Higuerica

Uno de las tabernas más populares de la ciudad. Su barra llena de tapas es un espejo de los productos más típicos de la provincia. Es un referente de la vida de Albacete desde hace más de cien años. Su propietario Antonio Montes, junto a sus hermanas Lola y Ramona, han sido claves en el mundo de la hostelería albacetense.  Está situada en la C/ Del Cura 3, junto a la Catedral de Albacete. Teléfono 967-21-10-37.

COMPARTIR: