27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La compañia de Eustasio López ha cerrado definitivamente dos establecimientos en Gran Canaria y otros dos en Fuerteventura

Caida del turismo canario: La polémica empresa Lopesan clausura cuatro hoteles en las Islas por la falta de reservas

El turismo canario atraviesa serias dificultades.
El turismo canario atraviesa serias dificultades.
La crisis del turismo canario ha vivido recientemente un nuevo capítulo. La compañía hotelera Lopesan Hotel Group ha anunciado la clausura de cuatro de sus establecimientos en las Islas como consecuencia de una disminución en las reservas provocada por la pandemia de coronavirus. En este sentido, la declaración de las Canarias como zona de riesgo por parte de Alemania ha sido clave en esta merma de la demanda turística.

El coronavirus está azotando con fuerza la economía de nuestro país. Especial daño ha producido en el sector del turismo, que se ha visto enormemente afectado durante el verano, una tendencia que continúa estable durante el mes de septiembre. Las Islas Canarias, uno de los destinos más demandados en España por los turistas, no son una excepción a esta problemática. En este sentido, la compañía hotelera Lopesan Hotel Group ha anunciado recientemente el cierre de cuatro de sus hoteles como consecuencia de la disminución de las reservas.

Dos de ellos, Abora Catarina y Abora Buenaventura, ubicados en Gran Canaria, echarán el cierre el 16 de septiembre. Los otros dos, IFA Altamarena e IFA Villas Altamarena, situados en Fuerteventura, esperarán unas semanas más, cerrando sus puertas el próximo día 28 del mismo mes. Por otra parte, Lopesan Hotel Group ha decidido mantener la actividad de otros hoteles de la cadena. Es el caso de Baobab, Villa del Conde Resort, Kumara Serenoa y Abora Interclup Atlantic.

Según ha explicado el grupo hotelero en un comunicado, la decisión viene motivada por la crisis general del turismo canario, que ha visto como disminuían notablemente el número de reservas hoteleras y que, del mismo modo, ha sido desprovisto de sus principales mercados internacionales, a consecuencia de que el archipiélago haya sido declarado zona de riesgo por el aumento de casos de Covid-19 en las últimas semanas.

El hotel Baobab es uno de los que Lopesan ha decidido mantener abiertos a pesar de la pandemia.

A pesar del mazazo que supone la clausura de estos establecimientos, desde la compañía también han querido emitir un mensaje de esperanza, afirmando que confían en que la situación “vaya mejorando de forma paulatina y en un breve espacio de tiempo”, de manera que “estos icónicos establecimientos de la compañía puedan volver a recibir huéspedes con las máximas garantías”.

En cualquier caso, la decisión de Lopesan está en consonancia con la de otras compañías similares, como RIU. Esta empresa hotelera, con sede en Palma de Mallorca, anunció durante la semana pasada que, a causa de la caída de la demanda turística, procedía al cierre de ocho hoteles de su propiedad en las islas, mientras que otros cuatro quedaban abiertos.

La declaración como zona de riesgo por parte de Alemania, la puntilla al turismo de las Islas

En esta disminución del flujo turístico canario, tiene mucho que ver la disposición adoptada por Alemania respecto a las Islas.  Elcierredigital.com informaba hace unos días de que el ejecutivo alemán había incluido el archipiélago canario dentro de una lista de localizaciones a las que recomienda no viajar a sus ciudadanos a causa de la pandemia. De esta manera, se desmoronaba el último reducto español que las autoridades germanas no habían “vetado” a causa de la pandemia.

Para tomar esta determinación respecto a Canarias, el país germano se basa en el índice de riesgo que presenta el instituto Robert Koch. Según este método, la referencia para determinar el riesgo de una ubicación determinada la constituye la proporcionalidad de 50 casos por cada 100.000 habitantes. Si este parámetro se cumple, dicha zona se consideraría de riesgo.

Canarias ha experimentado una gran bajada en la demanda turística este verano.

La medida ha tenido consecuencias terribles para el turismo canario, cuyos ingresos internacionales había sido sustentados durante la estación estival casi de forma exclusiva por visitantes alemanes. Hay que recordar que el turismo alemán en Canarias tiene un importante peso en comparación al resto de Comunidades Autónomas de nuestro país, pues su cuota de mercado es del 19%, cuando en el resto de España solo llega al 13%.

Asimismo, cabe destacar que previamente, otros mercados fundamentales para la economía canaria ya habían declarado esta región como zona de riesgo. Es el caso de Reino Unido, el mercado turístico por excelencia para el archipiélago, que desde julio adoptó esta posición. Otros países como Holanda, Irlanda, Escocia, Bélgica o Polonia han hecho lo mismo, así como las naciones escandinavas a excepción de Suecia.

COMPARTIR: