25 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ocio nocturno de la capital alemana es la principal base del turismo ya que atrae a cientos de jóvenes que disfrutan de esta nueva cultura musical

Los espacios de 'techno' más emblemáticos de Berlín piden ser Patrimonio Mundial de la Unesco

DJ de música techno Amelie Lens, en un club de Berlín
DJ de música techno Amelie Lens, en un club de Berlín
Berlín, la capital alemana del techno, aspira a que los clubs más representativos de la ciudad sean Patrimonio Cultural y, por tanto, protegidos por la Unesco. Estos espacios son la principal base del turismo de la ciudad, atrayendo a cientos de jóvenes provenientes de todo el mundo que buscan disfrutar de la cultura del techno. Uno de los espacios más reconocidos es Berghain, que ha negado la entrada a celebridades como Elon Musk.

Berlín es la ciudad que históricamente se ha consagrado como la capital del techno. Con una escena de música electrónica de reputación mundial, la capital de Alemania es un reclamo internacional para los amantes de la música y la fiesta. Por esta razón, a petición de numerosos DJs, diversos de clubs de Berlín y grupos culturales, piden que la escena del techno en Berlín se convierta en Patrimonio Mundial protegido por la Unesco, al igual que lo son en España la Alhambra de Granada o el Escorial de Madrid.

Bajo el nombre “Rave the Planet”, un colectivo formado por diferentes artistas y Djs propulsores del género en Berlín, entre ellos nombres tan populares de la escena como Alan Oldham o Dr. Motte y empresarios de clubs de techno, piden que estos espacios se reconozcan por su valor culturalPara conseguirlo, ya han iniciando los trámites necesarios para que se coronen como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Estos clubs se han visto gravemente afectados por las interrupciones impuestas a causa de la pandemia y solicitan el amparo de la ONU para recabar el apoyo de la administración germana a los clubs de música electrónica de la ciudad.

“La protección de la Unesco ayudaría mucho a contemplar la cultura del tecno y de los clubes como una fuerza social legítima con valor histórico y digna del apoyo del Gobierno, y no solo como música de acompañamiento para drogas hedonistas”, explica Alam Oldham, en defensa de que se preserve el clubbing en Berlín

Berghain niega la entrada a Elon Musk o Britney Spears

La visita a Berghain es imprescindible para cualquier amante de la fiesta o del techno aunque acceder sea una misión prácticamente imposible. Uno de los clubs más exclusivos de Berlín es Berghain, ya que históricamente se ha considerado como uno de los espacios más míticos y exclusivos del mundo entre los círculos de la cultura de la música electrónica. 

También aumentan su fama las estrictas restricciones de acceso bajo el criterio subjetivo de los porteros. Distinguen al local sus kilométricas colas, en las cuales como mínimo se ha de esperar dos horas para poder acceder al recinto.

Con el fin de salvaguardar la exclusividad, este espacio le suele negar la entrada a los famosos, como ocurrió en el caso del multimillonario Elon Musk, al que han llegado a negar la entrada hasta dos veces. Otras celebridades como Paris Hilton o Britney Spears también han sido vetadas en este club de techno.

Berghain.

Ser rechazado en este club es una experiencia habitual. Con una simple sacudida de cabeza, los porteros, basándose en su propio dictamen, pueden negarte el acceso tras haber esperado horas en la calle y sin derecho de reclamación. Si se tiene la suerte de entrar, hay que saber que dentro de las instalaciones está completamente prohibido grabar, por lo que tapan la cámara de los teléfonos móviles de los afortunados. Y es que se busca que el local no pierda la esencia “underground”.

Este tipo de clubes atraen anualmente a la capital alemana a cientos de jóvenes de todo el mundo amantes de la cultura techno que buscan suerte en las colas con el fin de pasar un buen rato en el reconocido templo del techno berlinés. 

COMPARTIR: