26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LOS MENORES DE 25 AÑOS REALIZABAN RESERVAS EN ALOJAMIENTOS CERCANOS A SUS LOCALIDADES PARA ESQUIVAR LAS RESTRICCIONES EN LAS REUNIONES

La plataforma Airbnb bloquea más de 50.000 reservas a jóvenes con la intención de evitar fiestas ilegales

Imagen de una fiesta dentro de un domicilio particular
Imagen de una fiesta dentro de un domicilio particular
Desde la aplicación del estado de alarma, muchos jóvenes decidieron saltarse las restricciones y llevar a cabo fiestas ilegales. La actuación policial conocida como la “Patada en la puerta” ha supuesto un problema más que una solución para las autoridades, ya que algunos agentes policiales han acabado imputados por delitos de allanamiento de morada. Como solución a esto, la aplicación Airbnb lanzó un proyecto para disminuir las conductas y fiestas no autorizadas.

Una de las palabras más repetidas de toda la pandemia ha sido "restricciones". Desde la declaración del estado de alarma por parte del gobierno de España hasta hoy, se han tomado una serie de medidas con la intención de frenar la expansión de la enfermedad. Entre ellas estaba evitar las aglomeraciones de gente o las fiestas ilegales. Para ello, se impuso el toque de queda, la distancia de seguridad, la limitación de personas por domicilio y la obligatoriedad de la mascarilla. Pese a todas las normas impuestas, muchos jóvenes no las han respetado.

Mayormente las personas de menos de 25 años han celebrado fiestas ilegales en sus domicilios. No obstante, la actuación policial contra estos eventos se convirtió en algo imposible. Las autoridades policiales debían intervenir estas celebraciones no pudiendo entrar en la casa sin el consentimiento del titular, la autorización de un juez o la constancia de la existencia de un delito flagrante. Al necesitar alguna de estas justificaciones, las fiestas ilegales eran prácticamente incontrolables. Si los asistentes en la vivienda no querían identificarse no tenían porque hacerlo.

Muchos de los policías perdieron la paciencia en las operaciones contra alguna fiesta ilegal. En total en el estado de alarma 18 agentes han sido investigados por un delito de allanamiento de morada debido al derribe de la puerta con un ariete ante la negativa de los jóvenes a identificarse y salir del domicilio. Como ya he comentado anteriormente, estas actuaciones policiales no sirvieron para evitar las fiestas ilegales, ya que traían peores consecuencias para las fuerzas y cuerpos de seguridad que para los propios jóvenes que estaban incumpliendo las restricciones.

La Policía Municipal de Madrid entrando en una casa para controlar una fiesta ilegal

En esta lucha contra las fiestas ilegales, la plataforma de oferta de alojamientos particulares y turísticos, Airbnb, ha lanzado un sistema anti-juergas. Gracias a este proyecto, han conseguido bloquear más de 50.000 reservas de jóvenes menores de 25 años que tenían la intención de albergar celebraciones no autorizadas. El objetivo de este seguimiento era justamente prevenir este tipo de conductas y reducirlas al máximo gracias al control en los alojamientos. Esta medida se ha introducido en España siguiendo el modelo de países como Estados Unidos o Canadá.

Desde el lanzamiento de este sistema en agosto del año pasado se han bloqueado mas de 10.000 reservas en Madrid, 4.500 en Barcelona, en torno a 2.300 en Valencia y alrededor de 2.000 en Málaga. El funcionamiento es sencillo. Airbnb bloquea las reservas de alojamientos enteros realizadas por menores de 25 años cerca de su residencia. Teniendo en cuenta que la mayoría de la gente es responsable, ponen el foco en las evaluaciones positivas de los huéspedes. Los que tienen menos de tres valoraciones favorables no pueden reservar un alojamiento cercano a su área local.

Otra de las medidas que se llevó a cabo en la aplicación de Airbnb fue la prohibición de fiestas y eventos no autorizados en sus alojamientos en todo el mundo. Unido a esto se desactivó temporalmente el filtro de búsqueda “Apto para eventos” en la plataforma. Además de estas restricciones en las reservas, Airbnb también añadió una línea de atención para vecinos en España en la que se comuniquen los eventos ilegales de los huéspedes en los alojamientos de la compañía. Este último plan de seguridad se ha implementado en 27 países de todo el mundo.

COMPARTIR: