22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El COVID obliga a los hoteleros a pensar en nuevas alternativas para evitar la debacle económica del sector pilar de la economía española

El desplome del turismo deja 800.000 nuevos parados y 19.000 millones de euros sin ingresar

Nuestras playas este año no se han llenado.
Nuestras playas este año no se han llenado.
El motor de la economía nacional, el turismo, se ha desplomado en la campaña de verano. Es una realidad que la pandemia del COVID ha provocado la pérdida ya de 800.000 puestos de trabajo, además de 16 millones de turistas extranjeros y más de 19.000 millones de euros de gasto que habrían ingresado estos visitantes.

El desplome del sector turístico ya es un hecho. Se han perdido 800.000 puestos de trabajo. Todo ello debido a la crisis del COVID-19 que ha provocado que entre junio y julio de este año España perdiese más de 16 millones de turistas extranjeros y más de 19.000 millones de euros de gasto de estos visitantes.

La llegada de turistas internacionales a España se hundió en julio un 75% hasta los 2,5 millones, mientras que el gasto realizado disminuyó un 79,5% respecto al mismo mes del pasado año. De hecho, en los siete primeros meses del año el número de turistas que visitaron España se desplomó un 72,4% hasta los 13,2 millones, en tanto que el gasto total lo hizo un 72,6% hasta los 14.291 millones de euros, según los datos difundidos este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pese a las escandalosas cifras, las caídas observadas en julio son ligeramente inferiores a las registradas en junio, cuando tras dos meses en blanco la llegada de turistas se hundió un 97,7% y el gasto realizado por estos un 98,6%.

Junto al descenso observado en junio en el gasto total realizado por los turistas internacionales, que fue de 2.450 millones, el desembolso medio por visitante también cayó, un 17,8%, hasta 994 euros´, y la media diaria bajó un 23,3%, hasta 123 euros.

Una playa española.

En julio, los franceses con 597.244 visitantes, fueron quienes más hicieron vacaciones en nuestro país, lo que representa más del 24% del total y un descenso del 58,4% respecto a 2019. Alemania y Reino Unido fueron los siguientes con 432.302 visitantes a España (el 65,2% menos) y 377.886 (un 82,5% menos), respectivamente.

Sin embargo, en el acumulado del año Reino Unido sigue encabezando la clasificación con más de 2,4 millones de turistas a pesar del descenso del 76,9%. A continuación se sitúa Francia (con más de 2 millones y una bajada del 67,2%) y Alemania (con casi 1,8 millones de turistas, un 72,9% menos).

El principal destino en julio de los turistas fue las Islas Baleares, con el 23,9% del total, por delante de Cataluña (17,7%) y la Comunidad Valenciana (15,5%).Sin embargo, las tres comunidades vieron reducir la llegada de visitantes extranjeros un 74,9%, un 81,6% y un 69,2%, respectivamente. Comunidades como Andalucía (71,4%), Canarias (79,1%) o Madrid (87,8%) también registraron recortes significativos en la entrada de turistas extranjeros.

Datos anuales

En el dato anual hay que destacar que entre enero y julio, las comunidades que más turistas recibieron fueron Canarias (con más de 2,9 millones y un descenso del 61,4%), Cataluña (con casi 2,8 millones y una bajada del 75,6%) y Andalucía (con más de 1,9 millones, un 72,3% menos).

Los alojamientos de mercado siguen siendo los más demandados por los turistas internacionales y, dentro de este tipo, el hotelero registró caídas del 82,3% y la vivienda en alquiler de casi el 70%.  La duración media de los viajes de los turistas internacionales en julio fue de 8,1 días.

Todos estos datos vienen a significar que, según los datos publicados este lunes por el Banco de España, el déficit del mes de junio se debe, entre otros factores, a la casi desaparición del superávit del turismo, que se situó en 20 millones de euros, frente a los 5.200 millones de euros de un año antes. En total, la balanza de bienes y servicios, que incluye el turismo y los viajes, registró un superávit en junio de 2.500 millones de euros, frente al superávit de 4.900 millones del mismo mes de 2019.

Desde Ges Hoteles explican en su Informe de Tendencias 2020 que es importante la fidelización de los clientes y lo contextualizan en que "sea cual sea la nacionalidad del cliente la fidelización trae en mayor o menor medida un aumento del volumen de venta directa" y añaden que "en los últimos cinco años, el 18.9 por ciento de los clientes españoles han dejado de acudir a las Agencias de Viajes para reservar sus vacaciones".

En el mismo informe se deataca que "es importante destacar que la Reputación Online de los hoteles, tiene menor influencia en los clientes españoles. El 32 por ciento de los clientes españoles encuestados nos afirmaron que no se informaron sobre el hotel en ningún portal de opinión antes de reservar, frente al 24 por ciento de los alemanes y 23 por ciento de los británicos".

 

 

 

COMPARTIR: