28 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según un estudio, el 70% de los contagios por COVID se producen en el domicilio, en cambio, en la restauración apenas llega al 15%

La hostelería y el turismo toman la calle, hartos de la falta de ayudas económicas del Gobierno

Manifestación del sector en Mallorca.
Manifestación del sector en Mallorca.
España se convierte en el único país de Europa que no apuesta por dar ayudas económicas a la hostelería, tan sólo algunas comunidades autónomas ofrecen respaldo económico a este sector. Mientras, en Europa, muchos países conciben este apoyo como imprescindible.

El alarmante incremento de la curva de contagios está provocando que cada vez sean más las comunidades autónomas que opten por cerrar y restringir la hostelería, uno de los sectores más afectados por la pandemia. La Comunidad Valenciana ha sido la última en adoptar medidas referentes a este servicio, decretando el cierre total de los bares y restaurantes, permitiendo sólo la opción de comida para llevar.

Aunque la actividad social es el principal foco de transmisión, el 70% de la población se ha contagiado en su domicilio. El 30% restante ocurre fuera de casa y, a su vez, solo un 14% de estas infecciones son identificadas dentro de un foco de actividad social. Sin embargo, los bares y restaurantes son el principal punto de mira a la hora de establecer restricciones.  Desde que se inició de la pandemia, se estima que más de 100.000 bares, restaurantes y cafeterías han cerrado con el motivo de no poder hacer frente a sus pérdidas y ante la falta de ingresos.

Manifestación del sector hostelero en Mallorca.

Dentro del panorama europeo, España se ha convertido en el único país del continente que no ofrece ayudas económicas directas a la hostelería. Este sector solo cuenta con ayudas económicas habilitadas por algunas comunidades autónomas como es el caso de Canarias y la Comunidad Valenciana.

Según los datos reflejados en un informe de Competur, seis países europeos han decidido subvencionar, sin necesidad de devolver, a sus respectivos sectores hosteleros para intentar salvar su situación: 

- El gobierno holandés destaca por ser el que más recursos económicos está aportando a sus hosteleros. Su partida financiera asciende a 40 millones a fondo perdido, rozando la cantidad de 2.500 euros por establecimiento, lo que se corresponde con el 2’75% de las pérdidas de sus locales en facturación.

- Francia y Alemania aprobaron ayudas el mismo día que comunicaron restricciones en bares y restaurantes. El ministro de finanzas francés, Bruno Le Maire, anunció ayudas al sector HCR (hostelería, cafés y restaurantes) próximas a los 10.000 euros mensuales para aquellos negocios que hayan perdido la mitad de su facturación. Por su parte, el gobierno alemán propuso mitigar el 75% de las pérdidas de los negocios por el cierre total. Se prevé que Alemania destine un total de 10.000 millones de euros a este sector hasta junio de 2021.

- En Italia también el apoyo a la restauración se concibe como algo imprescindible. La suma de las ayudas de los hosteleros italianos asciende hasta los 5.400 millones de euros para todos aquellos que hayan visto afectados sus negocios directa o indirectamente por las limitaciones impuestas. Sus medidas financieras asumen el 20% de los ingresos perdidos y se transforman en aplazamiento de las tasas por terrazas o cotizaciones sociales, entre otras.

- Rumanía no se ha quedado atrás y decidió destinar 2.000 millones de euros a su hostelería, lo que se corresponde con el 20% de la facturación de sus bares y restaurantes en 2019.

- Desde octubre a diciembre, Dinamarca ha ido aprobando diversas medidas de apoyo consistentes en ayudas directas a aquellos sectores cuya actividad se ha visto restringida. Así, en octubre y después de anunciar las restricciones horarias, dedicó 99’4 millones de euros a la restauración. El mes siguiente destinó 107 millones de euros a empresas afectadas por la pandemia y, en diciembre, otros 94 millones de euros fueron aplicados al rescate económico de estos sectores.

- El país que más recientemente ha optado por el restablecimiento de actividades económicas afectadas por las restricciones ha sido el gobernado por Boris Johnson. El pasado 4 de enero, tras el anuncio de un nuevo confinamiento tan restrictivo como el de marzo, Reino Unido activó un nuevo de paquete financiero de 5.100 millones de euros para comercios, bares y restaurantes, que podrán recibir hasta 10.000 euros. En total, se estima que en torno a 600.000 empresas podrán verse beneficiadas por estos subsidios.

Los datos de estos países ponen en evidencia la gestión de España en este sector. Dentro de este contexto, la hostelería española no se ha quedado de brazos cruzados y, tras tener lugar este jueves una cumbre de Presidentes Sectoriales del Turismo de España, han trasladado a las Administraciones Públicas las medidas que consideran imprescindibles para reactivar el sector.

Entre las medidas acordadas en esta cumbre, se encuentran la aceleración de la vacunación para alcanzar el 70% de la población antes de verano, la creación del certificado de vacunación, la admisión de viajeros extranjeros que presenten pruebas de antígenos para entrar en España, la coordinación entre administraciones para evitar limitaciones a la movilidad en el territorio nacional y la aplicación de criterios comunes mediante la coordinación con la Unión Europea.

También abogan por medidas más orientadas al aspecto económico, como la reducción del IVA a un tipo del 5% para todos los sectores hasta finales de 2022, la ampliación de ERTE durante el 2021 y eliminación de la cláusula de compromiso de mantenimiento del empleo, así como la conservación de las correspondientes ayudas a los autónomos; ayudas directas para compensar la caída de actividad y la reducción por ley del alquiler de locales en un 50% durante 12 meses. A su vez, apuestan porque el Estado ofrezca una financiación vía bonificaciones, para que los ayuntamientos puedan dispensar o bonificar impuestos locales a los distintos actores turísticos.

A estas medidas planteadas se le unen otras específicas por subsectores. Así, los hoteles proponen la contratación de la potencia eléctrica, solicitando una medida extraordinaria para que no se le aplique ningún cargo a aquellos establecimientos hoteleros sin actividad; las agencias de viajes plantean una modificación de la normativa de viajes combinados y requerimiento a los proveedores para poder realizar reembolsos a sus pasajeros y la CONFEBUS (Confederación Española de Transporte en Autobús) sugiere la creación de un “imserso” para jóvenes como método de promoción del turismo entre este sector de la población.

Todas estas medidas son percibidas, desde los sectores del turismo y la hostelería, como imprescindibles para intentar superar la crítica situación por la que están atravesando. Advierten que las perspectivas para 2021 son muy difíciles y que la recuperación no se alcanzará hasta 2022 o 2023, siempre que se valoren las medidas y se opte por las más adecuadas para conseguir rescatar al sector más mermado por la pandemia.

COMPARTIR: