12 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Gestión de alquiler vacacional: ¿debes contratar a un gestor?

Quien dispone de una segunda residencia, tiene un bien de inversión que puede rentabilizar de forma sustancial. Esto es especialmente relevante en las zonas enmarcadas por el alto volumen de turismo, ya que el alquiler vacacional es muy superior al anual. Ten en cuenta que estas rentas no se pagan por meses, sino por semanas; sin embargo, la diferencia entre el precio de un mes o de siete días es prácticamente el mismo. ¡En temporada alta puedes amortizar casi una hipoteca anual! Sin embargo, sumarse a esta tendencia entraña ciertos riesgos y supone un esfuerzo sustancial. Algo que se puede evitar fácilmente si se invierte en un gestor de alquiler vacacional.

¿Qué supone la gestión de un alquiler vacacional?

La gestión de apartamentos turísticos en Barcelona se ha convertido en una tendencia comercial de vital importancia. Un sector en el que una empresa actúa como administradora de la propiedad para encargarse de todos los trámites y trabajos propios del alquiler vacacional. Este servicio supone una serie de ventajas para el propietario que merece la pena valorar.

Desde el mismo momento en el que un propietario contrata un servicio de estas características, va a despreocuparse por completo de cualquier tipo de gestión asociada a la organización y planificación de la llegada de inquilinos. Aspectos como el check-in y el check-out, la limpieza del piso o las reservas y las tarifas pasarán a estar en manos de los mejores profesionales.

Lo único de lo que te vas a tener que encargar es de tener una cuenta corriente en la que recibir el pago del alquiler. Sin quebraderos de cabeza ni discusiones ni ningún otro tipo de conflicto. Porque la renta vacacional no es la más amigable de todas, menos todavía cuando hay gente joven de por medio. No obstante, los gestores de apartamentos turísticos ofrecen un servicio de lo más favorable.

¿Qué es un gestor de alquiler vacacional?

Con lo que te hemos contado, es posible que ya te hagas una idea de qué es un gestor de alquiler vacacional. Sin embargo, por qué no profundizar más en el tema. Por poner una comparación: estos profesionales serían como las figuras que trabajan en una inmobiliaria. Son el intermediario entre ti y tus inquilinos, evitando la gran mayoría de las veces que llegues incluso a interactuar con ellos.

El objetivo de los gestores no es solo librarte de cualquier tipo de estrés, sino también buscar la máxima rentabilidad en cada contrato. Ya de por sí, el alquiler vacacional es mayor al mensual. No obstante, si acudes a los mejores especialistas del sector, alcanzarás índices que superan hasta en un 60% las ganancias con respecto al largo plazo.

Asimismo, los gestores de apartamentos turísticos tienen un notable control sobre aspectos como la organización y el análisis. De este modo, realizan informes periódicos para que conozcas con exactitud los datos de cada alquiler y las ganancias que vas obteniendo en cada caso. Todo ello manteniendo los inmuebles en perfecto estado, en gran parte gracias a su prodigioso trabajo de selección de huéspedes. 

¿Qué opción es la mejor para cada propietario?

Para saber si es mejor apostar por el alquiler vacacional o a largo plazo, lo primero que te debes plantear es dónde se encuentra la propiedad. Esta modalidad es óptima en ciudades abarrotadas de turistas como es el caso de Barcelona, donde hay una enorme demanda de pisos de estas características y, por ende, el precio es sustancial.

Asimismo, debes tener en cuenta que los gestores mejor valorados en la industria inmobiliaria tienen el compromiso de ofrecer un trato personalizado. Las casas son bienes de enorme valor e incluso cariño, motivo por el cual nuestro consejo es que te pongas en contacto con dichas compañías para que estudien tu caso en particular y te ofrezcan una propuesta concreta.

Así pues, las ventajas de delegar funciones en este tipo de agencias son muy amplias y queda en tus manos apostar por tu paz mental. Una tranquilidad que crece a medida que lo hacen tus ganancias; llegando incluso a amortizar el coste de la hipoteca durante la temporada alta para disfrutar el resto del año de una casa que se paga sola.  

COMPARTIR: