04 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El accidente más reciente ocurrió este lunes, cuando un avión se estrellaba en China con 132 personas a bordo, tras doce años sin siniestros mortales

Las mayores catástrofes aéreas: De la tragedia de Los Rodeos a la de Japan Airlines

Avión de China Eastern.
Avión de China Eastern.
China ha sufrido un nuevo accidente aéreo después de doce años sin incidentes. Un avión de pasajeros de la aerolínea China Eastern se ha estrellado con 132 personas a bordo en la región de Guangxi, a menos de 60 kilómetros de su destino. El accidente de Los Rodeos, en Tenerife, sigue siendo la mayor catástrofe aérea del mundo aunque otras de gran repercusión han sido la de Spanair en 2008 o las de Japan Airlines e Iberia en Bilbao en 1985.

Un avión de pasajeros de la aerolínea China Eastern se estrelló el pasado lunes en la región de Guangxi, al sur de China. El siniestro, que tuvo lugar en una zona montañosa cerca de la localidad de Wuzhou, involucra a 132 personas que estaban a bordo del aeroplano, según ha confirmado la Administración de Aviación Civil de China (CAAC). Aunque se han desplegado los dispositivos de rescate, todavía no se han encontrado supervivientes.

El vuelo, que tenía una duración inferior a dos horas, partía de Kunming hacia Cantón cuando, a poco más de cincuenta kilómetros de su destino, descendió en picado y se estrelló. Se perdió el contacto a unos veinte kilómetros de su destino.

El avión involucrado en el accidente es el Boeing 737-800, el predecesor del Boeing 737-MAX. Este último fue retirado del mercado (y estuvo vetado por China) debido a varios accidentes que tuvo el modelo. Sin embargo, el 737-800 sí que se calificaba como seguro. El aparato llevaba operativo casi siete años, y China no había sufrido una catástrofe aérea desde 2010, cuando un avión de la aerolínea Henan Airlines se estrelló en Yinchun. El resultado fue la muerte de 44 de los 96 pasajeros.

Los Rodeos, el mayor accidente de la historia de la aviación

En 1994, China registró el peor accidente aéreo de su historia después de que el Tupolev 154 que viajaba desde Xian a Cantón se estrellara dejando 160 muertos, la totalidad de pasajeros del vuelo.

España, por el contrario, ha sido la protagonista de la mayor catástrofe aérea del mundo. Tuvo lugar un 27 de marzo de 1977 en Tenerife cuando el KLM 4805, de la aerolínea holandesa KLM, y el PAA 1736, de Pan Am, colisionaron en el aeropuerto de Los Rodeos, provocando 583 muertes.

Fue un cúmulo de sucesos y errores lo que provocó el fatal desenlace. La principal de ellas fue la explosión de una bomba —puesta por el MPAIAC (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario)— en la floristería del aeropuerto de Gran Canaria, lo que obligó a cerrar la terminal y redirigir el flujo de aviones a otro aeropuerto cercano: el de Los Rodeos (ahora Aeropuerto Internacional de Tenerife Norte).

Fotografía del accidente de Los Rodeos.

Aunque cercano, Los Rodeos no estaba preparado para una afluencia tan grande debido a su reducido tamaño. Además, las condiciones meteorológicas (ese día había niebla), impedían el correcto funcionamiento de las comunicaciones. Y ahí fue donde surgió el problema.

El comandante del avión de KLM, Jacob Veldhuyzen Van Zanten, consultó con la torre de control que, saturada, dio orden para su plan de vuelo. Esto no implicaría el despegue inmediato, pero así lo entendieron en el avión, que informaron de su despegue inmediato. La mala comunicación y comprensión de los mensajes hicieron que entre la cabina y el aeroplano no llegasen las informaciones correctas, por lo que el avión de KLM avanzaba dispuesto a despegar mientras había otro aparato en pista: el de Pan Am. Este tenía órdenes de avisar cuando abandonase el lugar, pero la maniobra efectuada por el avión de KLM no les permitió hacerlo. Los dos aviones chocaron aunque los comandantes de ambos intentaron evitarlo: uno despegando, el otro apartándose. No hubo éxito. El aeroplano de KLM se estrelló y explotó. Su alta carga de combustible hizo imposible que sobreviviera ninguno de los pasajeros. El de Pan Am tuvo más suerte, ya que más de 70 pasajeros lograron salvarse gracias a un agujero del fuselaje.

Spanair y Barajas en 2008

Uno de los accidentes aéreos más recientes (y con mayor número de víctimas) en nuestro país se dio en 2008 en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Fue el vuelo JK5022 de la aerolínea Spanair, ya inexistente, que viajaba a Gran Canaria. Como en el anterior accidente mencionado, el avión no llegó a salir del aeropuerto.

Tras despegar, el avión volvió a pista, donde avanzó rápidamente hasta que cayó por un terraplén junto al Arroyo de la Vega. La caída provocó una explosión que acabó con la vida de 154 personas, la mayoría de ellas calcinadas, de las 172 que iban a bordo.

El aparato sufrió un error técnico por sobrecalentamiento antes de su despegue, lo que hizo que varios trabajadores de la compañía intentasen solventarlo en el menor tiempo posible para no retrasar el vuelo. Esta fue uno de los motivos contemplados en el juicio posterior que se hizo para averiguar la causa del accidente. Otro, el que finalmente se aceptó como verdadero, fue el de que la catástrofe se debió a un error de los pilotos, que olvidaron desplegar dos partes de las alas fundamentales para el despegue. El informe que emitió la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) así lo certificó.

Mapa del lugar del accidente de Spanair.

Como consecuencia del accidente, se creó la Asociación Afectados del Vuelo JK5022, que denunció la mala gestión que hicieron de la tragedia tanto el aeropuerto como la aerolínea. Algunas de estas acciones fueron la lentitud a la hora de iniciar el protocolo de emergencia y las más de 30 horas que la compañía del vuelo tardó en ofrecer la lista de pasajeros.

Las mayores catástrofes del mundo

Encabezadas por el ya mencionado accidente de Los Rodeos, a nivel mundial ha habido otras tragedias aéreas de gran calado. En 1985 se produjo la más grave con un solo avión involucrado. Fue en Japón, cuando el vuelo 123 de la compañía Japan Airlines se estrelló tras 44 minutos de vuelo, dejando 520 víctimas. Lo sorprendente fue que cuatro personas sobrevivieron al impacto. La causa de esta catástrofe fue la dudosa reparación de la aeronave, que superó los despegues estimados que se podrían hacer con seguridad.

Accidente vuelo Japan Airlines en 1985.

El 19 de febrero del mismo año, una nueva tragedia de la aviación conmovía al País Vasco y al mundo. Se trata de la muerte de 141 pasajeros y siete miembros de la tripulación en un Boeing 727 de Iberia en su trayecto Madrid-Bilbao. El avión se estrelló contra el monte Oiz tras chocar contra un repetidor de EiTB, cuando se aproximaba al aeropuerto de Sondika. Según los informes, el accidente se produjo por un error de cálculo en la altitud del avión, que volaba 300 metros por debajo de lo recomendado. El siniestro fue calificado como la mayor catástrofe de la historia de Euskadi.

Unos años más tarde, en 1996, el Boeing 747 de la aerolínea Saudi Arabian Airlines y el Ilyushin Il-76 de Kazakhstan Airlines colisionaron en pleno vuelo. Los aviones seguían la misma ruta en direcciones opuestas y su choque provocó la muerte de todos los pasajeros, un total de 349. La causa del accidente no se aclaró. Se barajaron las opciones de que uno de los dos aviones estuviese volando a menos altura de la indicada, la falta de comunicación debido al escaso nivel de inglés y la infraestructura obsoleta de Nueva Delhi, que no indicaba la altitud de los aviones.

En 1974 otra catástrofe aérea acabó con la vida de 346 personas que viajaban en el vuelo el vuelo 981 de Turkish Airlines. El origen del accidente fue la apertura de una escotilla de carga (cuyas patillas, supuestamente, habían sido limadas para poder cerrarla correctamente) en pleno vuelo, lo que provocó una explosión. Los restos del avión se encontraron en el bosque francés de Ermenonville.

COMPARTIR: