16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La coordinación de los detectives, junto a la policía e instituciones se ha saldado con 29 personas denunciadas y siete eventos clausurados

Detectives privados, la nueva 'arma' de Ibiza para desactivar la organización de fiestas ilegales

La labor de los detectives privados ha permitido desactivar siete fiestas ilegales.
La labor de los detectives privados ha permitido desactivar siete fiestas ilegales.
La colaboración entre los detectives privados y las autoridades policiales e instituciones en Ibiza ha permitido desactivar siete fiestas ilegales en las que 29 personas han resultado denunciadas por su presunta implicación en la organización y logística de estos eventos clandestinos. La Asociación Profesional de Detectives Privados de España celebra el trabajo conjunto que, tal y como señalan, "abre una vía para la detección de todos los casos de intrusismo profesional".

Un grupo de detectives privados ha desarticulado una red de organización de fiestas privadas en la Isla de Ibiza. Según ha anunciado el Vicepresidente Primero de Consell de Ibiza, Mariano Juan, el  Plan Piloto de Apoyo a los Ayuntamientos iniciado el pasado mes de julio ha sido "un éxito". Tras haber sido contratada por el Consell, la investigación realizada por la agencia balear de detectives privados, cuyo responsable es socio de la APDPE, ha consistido en la infiltración en un total de siete fiestas ilegales celebradas durante el pasado mes de agosto en varias localidades de la isla.

Los detectives baleares que han realizado esta labor de "rastreadores" están acreditados y habilitados para ejercer la profesión investigadora. En este sentido, desde la APDPE muestran su satisfacción ante la posibilidad de que se apruebe una normativa que regule y refleje la contratación de detectives privados por parte de las administraciones públicas.

Los detectives, un activo para la sociedad

La presidenta de la APDPE, Francisca Cáceres, ha destacado la importancia del éxito de esta colaboración público-privada, "que supone la evidencia de que los profesionales de la investigación privada somos un activo para la sociedad y de manera complementaria a la labor policial, ayudamos a que las personas no sean ni timadas ni engañadas, y a que se cumpla la legislación vigente".

De las siete fiestas han salido denunciadas 29 personas implicadas en su organización  y logística, con actividades ilícitas como la venta de entradas y el trasporte de los clientes hasta la vivienda. Las denuncias se han presentado en los ayuntamientos implicados, en el Govern balear y en la Agencia Tributaria, por tratarse de una actividad económica sin declarar.

"El trabajo de los detectives privados puede ser determinante ante la falta de efectivos policiales". 

Precisamente estas denuncias demuestran el éxito de la colaboración entre los detectives privados y las autoridades policiales e instituciones en materia de intrusismo profesional. Allí donde por falta de efectivos policiales, como es el caso de los ayuntamientos insulares, o por delimitación de actuaciones de las autoridades, la colaboración y el trabajo de los detectives privados puede ser determinante, por lo que en opinión de la APDPE y los profesionales del sector, "se abre una ventana para la investigación sobre intrusismo y fraude en diversos ámbitos profesionales".

En este sentido, el vicepresidente de la máxima institución insular, Mariano Juan, ha calificado  la prueba piloto de "muy satisfactoria" y ha adelantado que vistos los resultados "todos los ayuntamientos, por unanimidad, han pedido su continuidad el próximo año" por lo que el Consell volverá a recurrir a este servicio de "rastreadores", si bien lo hará mediante un contrato mayor y durante más tiempo.

La actividad de estas fiestas ilegales suponía un grave caso de intrusismo profesional para los profesionales  del sector hotelero y turístico de la noche ibicenca, quienes disponen de licencia y pagan su tarifas tributarias, y que han visto anulada o restringida su actividad debido a la normativa sanitaria para frenar la pandemia de COVID 19.

Además, la organización de estas fiestas ilegales, en las que los detectives han descubierto que incluso participaba una trabajadora del servicio de salud balear apodada "Anita Dinamita", se saltaban todas las restricciones sanitarias y la legalidad vigente en materia de seguridad, lo que supone un desprestigio de las Islas Baleares en general, e Ibiza en particular, como lugares de vacaciones seguros para el turismo internacional.

COMPARTIR: